El otro billete al extranjero

75 andaluces inician una aventura formativa de dos años de la mano de Extenda.

el 15 feb 2012 / 20:32 h.

Uno de cada dos jóvenes españoles menores de 25 años que quiere trabajar no puede hacerlo. Al menos en España. Esta realidad ha provocado en los últimos meses un éxodo -variante moderna del fenómeno de la emigración- en busca de una oportunidad que aquí no acaban de encontrar.

Ésa es una cara de la moneda. La otra está en aquellos jóvenes que, de forma más sosegada y consciente, acabarán compartiendo destino con los primeros, pero con la tranquilidad y estabilidad que otorga dar el salto al exterior sin riesgo alguno, al calor de una empresa o institución de la que se nutrirán para completar su formación en un ámbito tan pujante como es el comercio internacional. A lo largo de estas próximas semanas serán 75 los andaluces que comenzarán a disfrutar de su beca Extenda , convocada por la agencia andaluza de promoción exterior, que les arropará durante dos años y les abrirá unas puertas laborales sin fronteras. En un 80% de los casos así ocurre.

Al pensar en una beca Extenda el perfil que se viene a la cabeza es el de un joven licenciado, que ha concluido recientemente sus estudios y que apenas ha tenido tiempo de pisar una oficina de desempleo para empezar a buscar trabajo. Coincide con la realidad, aunque no al 100%. Para empezar porque para optar a una de estas becas no existe un límite de edad, aunque sí la limitación del idioma. 1.539 licenciados universitarios se presentaron para optar a una de las 75 becas de la segunda convocatoria de 2011. Más de 20 personas peleando por cada uno de los sitios.

Pero también hay algunas excepciones. Como la de José María Jurado, cordobés de nacimiento pero residente en Sevilla que, a sus 37 años, va a emprender una nueva aventura en su vida profesional. La crisis le pasó factura como a tantos y tantos andaluces. Durante siete años ocupó un cargo directivo en una empresa promotora hasta que en 2010 se quedó en paro. Comenzó entonces a buscar trabajo sin éxito. Y es que su experiencia como director comercial de un grupo especializado en formación, como asesor de inversiones en Mónaco y en servicios financieros de una firma francesa representaba "demasiada cualificación" para algunos puestos.

En ese tiempo, y como ya dominaba el inglés gracias a cursar una beca Erasmus y estudiar un máster en el Reino Unido, decidió atreverse con el idioma chino y ampliar perspectivas. Estos días cogerá un vuelo con destino Pekín, su primera elección. "Estaba informándome de temas de voluntariado cuando di por casualidad con las becas Extenda". Cuál fue su sorpresa al comprobar que, al contrario que las del ICEX (Instituto de Comercio Exterior), no tienen límite de edad. Ahora pretende "aprender todo lo que pueda y aprovechar para retomar una carrera que siempre me gustó, la internacionalización".

Inquietudes y trayectoria se repiten. La mayoría ha vivido una experiencia Erasmus, ha perdido el miedo a salir y desenvolverse fuera y está abierto al aprendizaje de cosas nuevas.

"Somos unos afortunados. Viendo cómo está todo y que hay gente muy formada en paro, podemos decir que nos ha tocado la lotería. Es una oportunidad estupenda". En efecto, Rocío Losada (Sevilla, 28 años), licenciada en Administración y Dirección de Empresas, valora el diploma que tiene entre las manos. Es un billete con destino a Casablanca (Marruecos), donde aprenderá el primer año las claves en la oficina de Extenda allí radicada para, en el segundo año de la beca, intentar quedarse trabajando en alguna empresa andaluza. Carmen Torrella, sevillana de 23 años, coincide en destino. Estudió Traducción e Interpretación y cursó un máster en estudios europeos. Tenía clara su vocación por el comercio exterior y le alivia saber que, con la que está cayendo, "estoy cubierta durante dos años".

A David Valero, (24 años, malagueño de Rincón de la Victoria) la beca le llevará hasta Praga. Al igual que sus compañeros la exigencia para esta convocatoria era contar con dos idiomas. Él, además de inglés, tiene nociones de francés y checo. Su idea es empezar una carrera profesional vinculada a las nuevas tecnologías, pero con la idea de volver a Andalucía y devolver, desde aquí, todo lo aprendido. Preguntado si cree que la mayoría regresará, responde rotundo: "Siempre que tengan algo que hacer aquí".

  • 1