Local

El Pabellón de la Navegación espera reabrir sus puertas este año como centro expositivo y de congresos

el 26 sep 2011 / 14:46 h.

TAGS:

Enrique Revuelta (Agesa), Vázquez Consuegra, Martínez Aguayo, Adolfo García, gerente de Agesa, y Javier Sanchidrian, director del pabellón.

Si el calendario de ejecución de los trabajos no se incumple, en no más de tres meses Sevilla recuperará uno de los mayores atractivos de la Expo del 92: el Pabellón de la Navegación. Un regalo en vísperas del 20 aniversario de la Muestra Universal que permitirá el descubrimiento para miles de ciudadanos de uno de los principales pabellones temáticos de la Isla de la Cartuja.


La consejera de Hacienda, Carmen Martínez Aguayo (el edificio cae bajo su jurisdicción tras el traspaso de Agesa de la Administración Central a la Junta), no quiso desvelar ayer, durante la visita a las instalaciones, fechas concretas de su reapertura, pero la obra se ha terminado esta misma semana y ya sólo se está pendiente de que la empresa GPD remate el montaje de la exposición permanente habilitada en la parte superior del inmueble y destinada a la navegación atlántica y al denominado mar de leds (una composición hecha con luces que se asemeja a la superficie de los océanos).


Esta mudanza de los contenidos (durante la Expo, el mar de leds estaba en la parte inferior) permitirá utilizar los 2.800 metros cuadrados de la planta baja como superficie destinada a la celebración de exposiciones temporales y congresos y eventos de todo tipo.
Guillermo Vázquez Consuegra, autor del diseño del edificio y también, dos décadas después, de su reforma, destacó ayer durante la visita que se había abordado "la transformación e integración más radical" de cuantas se habían venido haciendo hasta ahora en el edificio" y que, para ello, se había convertido el inmueble "en un contenedor versátil, flexible y abierto a exposiciones" que permite "recuperar la integridad de un magnífico espacio interior".


Las obras de remodelación del Pabellón de la Navegación se adjudicaron en abril de 2009 a la empresa Ferrovial y han requerido de una inversión de 11 millones de euros. El edificio contará además con locales comerciales y de restauración. Los primeros restaurantes han salido ya a licitación, pero en la zona más alejada de las obras de la Torre Pelli, que son, a día de hoy, el principal problema al que se enfrenta la reapertura del pabellón, por las inevitables molestias que ocasiona una obra de tantísima envergadura situada a apenas una decena de metros del inmueble de Vázquez Consuegra.

 

  • 1