Local

El pacto entre la Azucarera y el Consistorio garantiza todos los empleos

La nueva planta de Ebro Puleva estará dedicada a la investigación.

el 18 ene 2010 / 19:53 h.

TAGS:

El alcalde de La Rinconada, Javier Fernández, y el presidente de Ebro Puleva, Antonio Hernández Callejas, firmaron ayer un convenio que tiene como objetivo el mantenimiento de los puestos de trabajo, la actividad empresarial y la eliminación de los problemas medioambientales tras el cese de actividad de la Azucarera. Durante el encuentro, estuvieron acompañados por el consejero de Empleo, Antonio Fernández, y la titular de Agricultura y Pesca, Clara Aguilar, que coincidieron en señalar que "lo que hace casi dos años y medio se visualizaba como una situación de crisis se ha convertido en una auténtica oportunidad económica y social". Asimismo, mostraron su satisfacción al ser un convenio que cuenta con el respaldo de todos los agentes sociales y políticos.

 

Según el documento, Ebro Puleva instalará en los próximos meses en parte de los suelos de la Azucarera una planta de 1.500 metros cuadrados para producción e investigación de ingredientes funcionales ligados a la línea de I+D que la empresa lleva tres años desarrollando con ayudas públicas andaluzas. Así, La Rinconada entra en el mapa de la innovación aplicada a la alimentación, concretamente en harinas modificadas de alto valor añadido procedentes de la transformación de cereales y leguminosas. Además, el cierre de la Azucarera permitirá liberar suelo para casi 1.300 viviendas.

La planta piloto rinconera requerirá de una inversión inicial próxima a los cuatro millones de euros y producirá temporalmente en estos suelos porque el acuerdo recoge su traslado antes de ocho años al Cáñamo IV, donde la actividad empresarial y el número de empleos podrían crecer al prever el convenio más espacio.

Ayuda europea. Al compromiso de la multinacional, se unen los nueve millones de euros extraordinarios que la Consejería de Agricultura destinó de fondos europeos como ayuda específica para la reindustrialización y la diversificación económica, un paquete de incentivos al que se acogieron más de 150 empresas.

Ante esta situación, la localidad no pierde capacidad empresarial tras el obligado cierre azucarero, puesto que "Ebro Puleva seguirá produciendo made in La Rinconada, desde la ciudad del empleo y seguirá generando puestos de trabajo", como resumió el alcalde, para quien el mantenimiento de la actividad productiva de los empleos han sido desde el primer momento uno de los objetivos irrenunciables.

Así lo entendieron también la Junta y los sindicatos UGT y CCOO, cuyas cúpulas organizadas con el Ayuntamiento en un frente común, consiguieron que la situación de incertidumbre desembocara en la salida pactada de todos los trabajadores fijos: 30 se prejubilaron, otros 34 de ellos en activo pasaron a la planta de Puleva en Alcalá, y los 29 restantes permanecerán en la alcoholera mientras esté activa.

  • 1