Local

El padre asegura que la noche del 24 de enero estaba 'todo oscuro' y 'nadie' respondió en León XIII

El padre de la joven Marta del Castillo, Antonio del Castillo, aseguró que la noche del 24 de enero, día en que desapareció su hija, estaba "todo oscuro" y "nadie se asomó ni salió alertado por los golpes en las ventanas" de la casa de Miguel Carcaño, sita en León XIII, cuando él se acercó para buscar a la menor.

el 16 sep 2009 / 04:26 h.

TAGS:

El padre de la joven Marta del Castillo, Antonio del Castillo, aseguró que la noche del 24 de enero, día en que desapareció su hija, estaba "todo oscuro" y "nadie se asomó ni salió alertado por los golpes en las ventanas" de la casa de Miguel Carcaño, sita en León XIII, cuando él se acercó para buscar a la menor. En declaraciones a Europa Press, Del Castillo, manifestó que la noche del 24 de enero, cuando se acercó a la casa del asesino confesó de la joven, "allí no había nadie", a lo que sumó que "estaba todo oscuro".

En cuanto al proceso judicial, aseguró que "al principio" lo veía todo "bastante bien atado", pero cuando a novia de Francisco Javier Delgado salió de la cárcel y excarcelaron a éste pensó que "no podía ser". Además, temió porque los testimonios que ahora apoyan la coartada de Samuel B., "después de casi cinco meses", otorguen "credibilidad" al imputado. "No quiero pensar que vayan saliendo uno a uno de la cárcel y al final del caso me dé cuenta de que todo haya sido una chapuza porque no se han hecho las cosas bien", manifestó, a lo que sumó que tiene "fe ciega" en la Justicia. Para los imputados, Del Castillo, les deseó que "cumplan con la Ley y la Justicia y todos los años que les caigan" y reiteró que "todos los años que estén allí sean un infierno para ellos".

Deficiencias en las leyes. En este sentido, hizo referencia a las "deficiencias" que a su juicio tienen las leyes y a "lo mal que está la Ley para las personas de a pie". Así, enumeró algunos de los derechos que tiene los imputados y las víctimas que deberían "cambiar" como el "derecho a mentir, la ley del menor o los pocos o ningunos derechos de la víctima y su familia".

Asimismo, señaló que de esta manera "uno se da cuenta de la sociedad en la que vive, la cantidad de delincuencia que hay en la calle y las deficiencias totales que genera la inseguridad ciudadana". Por último, recordó aquel fatídico 24 de enero como un día "muy desagradable" porque, dijo, se llevó una "desilusión, una sorpresa y un golpe con la realidad" después del trato que recibió en comisaría.

  • 1