Local

El padre de Marta agradece la recompensa

Antonio del Castillo espera que "por fin" se recupere el cuerpo de su hija y que toda la familia "pueda descansar ya" y "hacer una vida normal".

el 16 mar 2010 / 08:58 h.

TAGS:

Antonio Del Castillo, el padre de la joven sevillana Marta del Castillo, asesinada en enero de 2009, ha mostrado hoy su agradecimiento al ciudadano anónimo que ha ofrecido una recompensa de un millón de euros a quien dé "una pista fiable" que conduzca a la localización del cuerpo de la joven. Del Castillo ha calificado "de película" que un anónimo ofrezca un millón de euros al que ayude a localizar el cuerpo de la joven, cantidad que ha calificado como una "fortuna".

El padre ha recibido hoy en su casa al abogado Adolfo Jiménez-Castellanos, colegiado en Córdoba, que tiene el encargo de un cliente para ofrecer la compensación económica a quien aporte información sobre el paradero de la joven.

"El cliente actúa movido por un interés puramente humanitario y en apoyo de la familia de la chica desaparecida", para lo cual "ha efectuado un depósito bajo el control del abogado por la cantidad comprometida", afirma en una nota la empresa de comunicación que gestiona este ofrecimiento.

El abogado no ha querido hacer declaraciones y no las hará, según ha dicho el letrado tras visitar al padre de Marta. El letrado no informará "en ningún momento" de la identidad del comunicante y "se limitará a trasladar a la Policía la información sobre la posible localización del cuerpo" de la adolescente, según el comunicado.

Tras reconocer que se ha emocionado con este ofrecimiento, el padre de Marta ha subrayado a los periodistas que ha sentido una inyección de "ánimo" y de "esperanzas" por este gesto anónimo, que agradecerá "eternamente", según ha manifestado a los periodistas. "Desgraciadamente, el mundo se mueve por el dinero", ha afirmado Antonio del Castillo, quien ha agregado que "por dinero, se mata".

Con esta oferta, Antonio del Castillo espera que "por fin" se recupere el cuerpo de su hija y que toda la familia "pueda descansar ya" y "hacer una vida normal".

Cuando acabe el plazo de un mes en el que estará activo el teléfono, el padre ha expresado su intención de conocer a esa persona "pase lo que pase" para agradecerle lo que está haciendo y "darle un abrazo".

 

  • 1