Local

El paisaje urbano histórico

Toma fuerza el concepto de paisaje urbano histórico. La capacidad del paisaje de integrar la apreciación de la realidad habilitó el concepto genérico de paisaje cultural y ahora lo hace respecto a la valoración y protección patrimoniales en cualquiera de los niveles posibles, hasta los bienes culturales, naturales o mixtos inscritos en la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco.

el 15 sep 2009 / 18:48 h.

Toma fuerza el concepto de paisaje urbano histórico. La capacidad del paisaje de integrar la apreciación de la realidad habilitó el concepto genérico de paisaje cultural y ahora lo hace respecto a la valoración y protección patrimoniales en cualquiera de los niveles posibles, hasta los bienes culturales, naturales o mixtos inscritos en la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco. En las ciudades, áreas urbanas o conjuntos monumentales, la noción de entorno, como espacio circundante, se considera insuficiente y se considera necesario desarrollar el nuevo concepto de paisaje urbano histórico.

¿Cómo conciliar la salvaguarda de los conjuntos históricos y su función en la vida contemporánea? Está cuestión viene siendo un rompeolas en los debates patrimonialistas. En 1976 la Unesco estableció una recomendación al respecto y ahora, con vistas a la 35 Conferencia General que tendrá lugar en 2009, se propone que aquella recomendación sea revisada, precisamente dada "la importancia creciente que se atribuye al concepto de paisaje urbano histórico como estratificación de dinámicas urbanas pasadas y actuales, con una interacción entre el medio natural y urbano".

El Centro del Patrimonio Mundial e Icomos organizaron en Viena, en 2005, la conferencia Patrimonio mundial y arquitectura contemporánea. Ordenar el paisaje urbano histórico, en la que se aprobó un memorando a favor de "una relación integrada y armoniosa entre la conservación y la evolución arquitectónica y urbana a fin de preservar la integridad de los paisajes históricos". Desde entonces se vienen multiplicando las reflexiones y tomas de posición.

Primero habría que dirimir cual es el límite "histórico" de un paisaje urbano en una "estratificación dinámica". Luego, qué se entiende por relación integrada y armoniosa o, dicho de otra manera, cuáles son las características de las intervenciones contemporáneas en ese paisaje urbano. Me temo que seguimos instalados en la vieja querella entre "antiguos y modernos".

Como es evidente, traigo este comentario al hilo del enésimo pulso acerca de la torre de 178 metros que Cajasol levantará en Sevilla, ciudad cuyo heterogéneo núcleo monumental, formado por la Catedral, el Alcázar y el Archivo de Indias, está integrado en la lista del Patrimonio Mundial. Con precedentes como Colonia, Viena o Praga, la amenaza de que ese "complejo monumental" pueda entrar en la denominada lista de "patrimonio en peligro" radica en el simple hecho de construir un rascacielos que pueda invadir visualmente el perfil de lo protegido, sea cual sea su distancia.

Pero, la "contextualización adecuada" entre la conservación y la evolución arquitectónica y urbana, ¿puede reducirse a una composición visual "antes y después"? Sin negar la posible inconveniencia de esa altura, me parece más importante que ese edificio singular sea de calidad excelente y que resuelva, y no genere, problemas urbanos. Los informes que se anuncian deben ser publicados y debatidos, y no sólo por la Unesco.

Catedrático de Arquitectura de la Hispalense

vpe@us.es

  • 1