Local

El pajarito de San Pedro nunca se fue, lo tapó una pegatina

La Hermandad Sacramental analiza si es necesario una restauración e investiga la autoría de la ‘broma’, que ha dañado el esmalte del azulejo.

el 05 jun 2014 / 00:23 h.

TAGS:

Estado en el que ha quedado el azulejo después de retirar la pegatina que ocultó al pajarito deSanPedro. / José Luis Montero Estado en el que ha quedado el azulejo después de retirar la pegatina que ocultó al pajarito deSanPedro. / José Luis Montero El misterio ya está resuelto. Ni voló ni fue robado. El pajarito que lleva décadas regalando esperanza a las solteras y solteros de Sevilla sigue intacto y en el azulejo que decora la fachada de la Iglesia de SanPedro. El martes comenzaron a circular por las redes sociales fotografías de esta cerámica en las que el pequeño jilguero había desaparecido de su escondite habitual. Aunque algunos pensaron primero que se trataba de un fotomontaje, posteriormente se comprobó que no.El pájaro no estaba allí. Las teorías empezaron a sucederse. Desde que la hermandad propietaria estaba restaurando ese fragmento del azulejo, hasta que alguien lo había sustraído y sustituido por otro. Finalmente, ayer quedó resuelto el enigma y el jilguero, que no se había movido de su sitio, volvió a ver la luz. Alguien había colocado sobre él una muy trabajada pegatina, que reproducía al milímetro la cenefa en la que reposaba el ave. La única diferencia era el color, ligeramente más suave que el original. Ayer al fin arrancaron la lámina. Nadie se explicaba el motivo de semejante broma. Tampoco nadie ha reivindicado por el momento este posible acto vandálico, por lo que el misterio continúa. El párroco de la Iglesia explicaba ayer a este periódico que todo ha vuelto a la normalidad. «Habían puesto una cosa tapándolo, ahora se nota como si hubiera un papel arrancado», comenta el sacerdote, que no obstante precisa que el azulejo parece estar «perfectamente». «Yo no he visto ningún deterioro», añadió. Sin embargo, el teniente de hermano mayor de la Hermandad Sacramental de San Pedro, propietaria del azulejo, Ernesto Martín, informó a El Correo de que tras retirar la pegatina «se ha venido parte del esmalte y se ha descascarillado parte del pajarito», por lo que ahora estudiarán si es necesario acometer una restauración. Esto supondría un riesgo, ya que en caso de que la losa en cuestión quede muy diferenciada del resto, se perdería la gracia del azulejo, que consiste en encontrar el escondido jilguero. Si se da con el ave, se reza a las ánimas y se da una limosna, la leyenda dice que te casas en un plazo corto. En cuanto a los posibles responsables de este acto, asegura que un vecino atestigua que la persona que puso la pegatina es la misma que hizo una primera foto. Por ello, están investigando en las redes sociales la primera aparición de la broma. También han conservado la pegatina a fin de extraerle las huellas dactilares en caso de ser necesario. Este no es el primer ataque que sufre el azulejo de las Ánimas Benditas del Purgatorio de la Parroquia del Señor San Pedro, obra de Juan Oliver Miguez, del año 1960.

  • 1