El palé es el último grito de la artesanía

Dos creadores autodidactas de Brenes consiguen convertir estas plataformas de madera en una tendencia decorativa a nivel nacional

francisco munzon pales brenes Francisco Munzón se asoma a la cámara en su taller de la plaza del Pelícano. En la era de comprar y tirar, sin dejar siquiera que las cosas se hagan viejas, de repente aparece un oasis en el desierto. Son algunos de los efectos que tienen los movimientos económicos a la baja, o, dicho más brevemente, la crisis. A alguien se le ocurre hacer una mesa de centro con un palé, de esas plataformas industriales de madera sobre las que se transportan todo tipo de mercancías. Así nació Apaletarte Sevilla, un proyecto creativo que aprovecha "materiales de desecho, fundamentalmente de madera, para la elaboración artesanal de mobiliario, ambientes y elementos de diseño". Así lo definen sus creadores, Francisco Munzón y su pareja; el uno de Lora del Río y la otra de Brenes. Un psicólogo y una técnico sociocultural que derrochan su arte transformando cosas en su taller del corral de artesanos de El Pelícano. Ambos explican los orígenes de tan genuina empresa. "La idea original nació en 2012 de un taller de carpintería para personas sin hogar en Sevilla", donde tenían que aviárselas con la madera de palés que desechaban en una obra contigua. Un paseo por el madrileño barrio de La Latina terminó de encender la chispa para que se propusieran a "hacer realidad las potencialidades de este material". Ahora es todo un movimiento en España. Actualmente es solo una forma de focalizar sus inquietudes artísticas aunque, a la luz del éxito obtenido, aspiran a poder llegar a algo más. Porque hasta los políticos se han apuntado a esta moda, como Susana Díaz, que participó en Sevilla en el Día de la Persona Emprendedora de Andalucía. El evento contó con una escenografía hecha de palés ensamblada con un "estupendo espectáculo audiovisual", en cuyo montaje colaboró Apaletarte Sevilla. No obstante, el panorama lo ven "difícil" porque es un trabajo "poco reconocido por mucha gente y devaluado por las características de la sociedad en la que vivimos". Son “autodidactas, observadores, investigadores e ilusionistas” y se empapan “de cada persona” que pasa por sus vidas. En este momento están proyectando una colección de marcos creativos elaborados de manera artesanal y diseñando una “cama abatible de palés”, haciendo gala de su lema “everything is possible, what not?”. Cualquier cosa que responda a la filosofía DIY (Do It Yourself –traducido del inglés, hazlo tu mismo), tan en auge últimamente, la influencia de estilos nórdico e industrial y la vocación por personalizar espacios aportan también razones para que el palé se lleve. Su taller se puede visitar en la citada plaza del Pelícano 4, local 16, donde está asegurado el asombro al ver las piezas que se pueden hacer con tan burda materia prima. Ellos describen “su centro de operaciones” como un “lugar mágico”, dado que es un espacio compartido por otros artesanos y artistas donde la creatividad se huele desde la puerta.

  • 1