Local

El Papa alienta a los católicos "a ser santos como Dios"

el 01 nov 2011 / 17:16 h.

TAGS:

El Papa Benedicto XVI ha alentado a los católicos "a ser santos  como Dios", durante el rezo del Angelus en la Solemnidad de Todos los  Santos, celebrado este martes en El Vaticano.

Así, en su saludo a los peregrinos de lengua española desde la  Plaza de San Pedro, el Papa ha destacado que esta liturgia "invita a  contemplar el amor infinito de Dios, que se refleja en la victoria de  los que ya gozan de su gloria en el cielo".

"Es el amor del Padre que nos llama a ser hijos suyos, nos entrega  a su propio Hijo para redimirnos con su sangre purificadora. Por eso  nos proclama dichosos aun cuando sufrimos tribulación, porque en El  tenemos nuestra esperanza", ha añadido.

Según el Santo Padre hay que responder "con generosidad y  coherencia ese don, que ha sido derramado en nuestros corazones,  siendo Santos como Dios es Santo, para que también en nosotros se  manifieste su gloria".

Ya en italiano, Benedicto XVI ha subrayado que la Fiesta de Todos  los Santos "recuerda que la santidad es la vocación originaria de  cada bautizado". "Cristo, de hecho, que con el Padre y con el  Espíritu es el sólo Santo, ha amado a la Iglesia como su esposa y se  ha dado a sí mismo por ella, a fin de santificarla", ha indicado.

"Por esta razón todos los miembros del Pueblo de Dios están  llamados a ser santos, según la afirmación del apóstol Pablo: 'La  voluntad de Dios es que sean santos'"
, ha añadido el Pontífice, que  ha precisado que no hay que mirar la Iglesia "en su aspecto temporal  y humano, marcado por la fragilidad, sino como Cristo la ha querido,  esto es 'comunión de los Santos'".

"Hoy veneramos propiamente esta innumerable comunidad de Todos los  Santos, los cuales, a través de sus diferentes recorridos de vida,  nos indican diversos caminos de santidad, unidos por un único  denominador: seguir a Cristo y conformarse a El, hasta lo último de  nuestra realidad humana", ha asegurado.

El Papa también ha recordado que este miércoles, 2 de noviembre,  se celebra la fiesta de todos los Fieles Difuntos que "ayuda a  recordar a los seres queridos que nos han dejado y a todas las almas  en camino hacia la plenitud de la vida, propiamente en el horizonte  de la Iglesia celeste, a la que la Solemnidad de hoy nos ha  elevado".

Por último, Benedicto XVI ha insistido en que la oración por los  muertos es "no sólo útil sino necesaria, en cuanto ella no sólo los  puede ayudar, sino que al mismo tiempo hace eficaz su intercesión en  nuestro favor". "También la visita a los cementerios mientras  custodian los lazos de afecto con quienes nos han amado en esta vida,  nos recuerda que todos tendemos hacia otra vida, más allá de la  muerte", ha concluido.

  • 1