Local

El Papa Francisco viaja a Corea para llevar «un mensaje de amor»

El Sumo Pontífice se dirige por primera vez a la península asiática con el fin de reafirmar el interés de la Iglesia católica en el enorme continente. Beatificará a Paul Yoon Ji-Chung y a 123 mártires más.

el 13 jul 2014 / 10:09 h.

TAGS:

Por María José Atienza El próximo agosto el Papa Francisco pisará, por primera vez, Corea del Sur. La visita se desarrollará del 14 al 18 de agosto con motivo de la VI Jornada de la Juventud Asiática, que se celebrará en la diócesis de Daejeon. Supone una afirmación de la importancia que tiene para la Iglesia católica el continente asiático, donde los cristianos continúan siendo duramente perseguidos en este siglo XXI. El Papa Francisco beatificará a Paul Yoon Ji-Chung (1759-1791), el primer mártir coreano, y a 123 mártires más. Días históricos Una visita histórica, aunque no la primera, de un papa a tierra surcoreana: Juan Pablo II lo hizo dos veces durante su extenso pontificado. Para Francisco será su primer viaje al continente asiático como sumo pontífice y durante esos días será testigo de la realidad de la Iglesia católica en esta zona del continente asiático. Más de mil voluntarios y 300 empleados trabajan desde hace meses para preparar cada detalle de la visita. Unas jornadas que han contado con el apoyo del Gobierno y que comenzarán el 14 de agosto con una misa privada en la nunciatura apostólica de la capital. Posteriormente, el Papa Francisco se reunirá con la presidenta Park Geun-hye durante una ceremonia de bienvenida en el jardín de la Casa Azul, sede del Gobierno en Seúl. El encuentro con las autoridades surcoreanas está previsto a las 16.30 horas –hora local, siete horas menos en España– de ese mismo día y una hora más tarde el santo padre se reunirá con los obispos en la sede de la Conferencia Episcopal. Francisco se trasladará a Daejeon al día siguiente, 15 de agosto, solemnidad de la Asunción de la Virgen. Allí celebrará la santa misa en el estadio construido para el Mundial de Corea. Esa jornada, el santo padre compartirá almuerzo con jóvenes asiáticos en el Seminario Mayor de Daejeon y por la tarde se encontrará con chicos de todas partes de Asia en el santuario de Solmoe, siempre en la diócesis de Daejeon, donde nació San Andrés Kim Taegon, el primer sacerdote coreano y primer santo natural de esta nación. El sábado, 16 de agosto, está prevista una visita por la mañana a la ermita de los mártires de Seosomun en Seúl. Se trata del santuario más grande dedicado a las víctimas de la persecución religiosa del siglo XVIII, y es uno de los lugares de peregrinación y veneración más conocidos en la Iglesia coreana. La misa de beatificación de Paul Yun Ji-Chung y 123 compañeros mártires se celebrará en la puerta de Gwanghmum, en la capital. Esta plaza, cerca del antiguo palacio imperial, es uno de los lugares más sugestivos de Seúl. La puerta de Gwanghmum, que significa puertas de la luz, era la principal puerta de acceso del Palacio de Gyeongbokgung, residencia principal de la dinastía Joseon, bajo la cual fueron martirizados los futuros beatos. Por la tarde, el papa visitará la Casa de la Esperanza en Kkottongnae, donde se reunirá con las comunidades religiosas de Corea y con los principales miembros del apostolado laico. El 17 de agosto el Papa se reunirá con los obispos de Asia en el Santuario de Haemi, otro de los principales centros del catolicismo coreano, que recuerda a los miles de mártires que murieron en estas tierras durante los siglos XVIII y XIX, entre los que abundaban campesinos, obreros, mujeres y niños. Será en el castillo de Haemi donde Francisco celebre la misa de clausura de la Jornada de la Juventud Asiática. Finalmente, el 18 de agosto, el papa mantendrá una nueva reunión con líderes religiosos en el palacio de la antigua curia de Seúl y posteriormente, a las 9.45 horas –hora local–, la gran misa por la paz y la reconciliación de Corea en la Catedral de Myeongdong, en Seúl. Esta será la última celebración del santo padre en tierras coreanas antes de la ceremonia de despedida que está prevista en la base aérea de Seúl. Imagen papa_FranciscoAAAAunque no se trate de un encuentro programado en la agenda oficial, está previsto que el papa reciba durante estos días a los familiares de las víctimas que murieron en el trágico naufragio del ferry Sewol. Desde la organización apuntan a que el encuentro se realice durante el segundo día de la visita, cuando Francisco presidirá la misa de la Asunción de María en el gran estadio de Daejeon. Allí, los familiares tendrán lugares reservados desde donde podrán seguir la celebración y a los que, muy probablemente, el santo padre se refiera durante la homilía. El buque Sewol se hundió el mes de abril, lo que provocó más de 300 víctimas mortales. De entre ellos la mayor parte eran estudiantes de 16 y 17 años de un instituto de la localidad de Ansan, en la periferia de Seúl. El capitán y otros 14 miembros de la tripulación fueron arrestados tras el accidente por abandonar el barco y descuidar la seguridad de los pasajeros. Preparando la visita papal Han sido múltiples los proyectos y actividades para preparar la visita del santo padre a Corea del Sur. Una de estas actividades ha sido la realización de un documental por la Munhwa Broadcasting Corporation, la cadena de televisión nacional en Seúl, de dos horas de duración y que explica la figura del Papa y los lugares de los mártires coreanos. Durante cuatro meses los enviados han estudiado al Papa Francisco, la Historia de la Iglesia católica de Corea y de la Iglesia universal con la ayuda de la conferencia episcopal y el arzobispo de Seúl. Fruto de ello es el documental que se divide en dos partes. La primera ¿Quién es el Papa Francisco? tiene una duración de 60 minutos y cuenta con una serie de entrevistas con laicos italianos y extranjeros, sacerdotes y obispos, que muestran de su experiencia con el Papa. La segunda parte –En los sitios de los mártires coreanos donde irá el papa– está dedicado a la historia de estos grandes testigos de la fe. La primera parte será transmitida en la televisión nacional el 11 de agosto y la segunda justo antes de la gran misa del papa con los jóvenes asiáticos programadas para el 15 de agosto. Koinonia 36 artistas famosos surcoreanos han grabado además una canción y su videoclip en la catedral de Myeongdong en Seúl. La melodía, titulada Koinonia, quiere expresar la relación entre los miembros de la Iglesia y Dios. Su propio título deviene de la palabra griega que significa comunión. La archidiócesis de Seúl ha producido la canción para transmitir a todos los coreanos que la visita de Francisco «es un regalo de Dios». La ‘Evangelii Gaudium’, un bestseller Una de las anécdotas de este viaje ya ha tenido lugar. El anuncio de la visita pastoral del Papa Francisco a territorio surcoreano suscitó entre la población, incluso de parte de los coreanos no cristianos, un gran interés por la figura y escritos del santo padre. De este modo, su primera exhortación apostólica Evangelii gaudium se ha convertido en un «instrumento privilegiado para comprender mejor al Pontífice y la Iglesia católica», según los editores de la versión en coreano. La publicación de la exhortación apostólica del Papa Francisco tuvo su versión en coreano a principios del mes de marzo, y en las primeras dos semanas se vendieron más de 25.000 copias. Un verdadero récord de ventas si se considera el hecho de que ordinariamente las ventas de documentos papales en este país no superan los 4.000 ejemplares. Los no cristianos, afirman los vendedores, ven la Evangelii gaudium «como una carta que habla de cosas actuales y explica con lenguaje normal cómo vivir bien». Desde una de las pocas librerías religiosas católicas del país destacan que no sólo los cristianos católicos, sino «también protestantes y anglicanos vinieron en masa para comprar el libro». Invitación a Corea del Norte Por encima de las tensiones políticas existentes entre los países hermanos, los obispos de Corea del Sur invitaron a miembros de la comunidad católica de Corea del Norte a participar en la misa que el Papa Francisco celebrará en Seúl. Una invitación que transmitieron a algunos miembros de la Iglesia Católica de Corea del Norte durante una reunión los días 18 y 19 de mayo en Shenyang, China, y también durante la histórica visita que el cardenal Andrés Yeom Soo-jung, arzobispo de Seúl, realizó a Corea del Norte para reunirse con los ciudadanos católicos de Corea del Sur que trabajan como obreros en el parque industrial trasfronterizo de Kaesong. A pesar de las duras restricciones de salida del país que impone la nación comunista liderada por Kim Jong-un, algunos representantes del Gobierno afirmaron que considerarán cuidadosamente la invitación, y que la Iglesia de Corea del Sur espera que se haga realidad. La Iglesia en Corea La República de Corea cuenta con una superficie de 99.720 km2 y una población aproximada de 50,22 millones de habitantes. De éstos, unos 5,40 millones son católicos, lo que supone el 10,7% de la población. En la actualidad, la Iglesia Católica en Corea del Sur cuenta con 16 circunscripciones eclesiásticas, en las que se reparten 1.673 parroquias y 843 centros pastorales. En cuanto a la distribución de la jerarquía eclesiástica, hay 35 obispos y 4.261 sacerdotes en el país, así como unos 400 seminaristas menores y 1.489 seminaristas mayores. Corea del Sur se destaca por su amplia presencia religiosa, especialmente femenina, siendo en la actualidad 9.016 religiosas femeninas las que viven en territorio surcoreano, mientras que los religiosos suman algo más de 500. Además, cuentan con una decena de diáconos permanentes y medio centenar de miembros laicos de institutos seculares, 123 misioneros laicos y 14.195 catequistas terminan el dibujo de la presencia eclesiástica en el país asiático. La Iglesia católica cuenta en la República de Corea con 328 centros educativos de todos los niveles en los que estudian 221.020 niños y jóvenes, muchos de ellos no cristianos. A estos se suman 49 centros de educación especial. Existen también 200 centros asistenciales de propiedad de la Iglesia o dirigidos por eclesiásticos: 40 hospitales, cuatro ambulatorios, nueve leprosorios, 513 casas para ancianos y minusválidos, 277 orfanatos y guarderías y 83 consultorios familiares y centros para la protección de la vida. De hecho, durante este viaje, el papa visitará uno de estos centros, Casa de la Esperanza en Kkottongnae, un centro de recuperación para las personas con discapacidad llevado por religiosas.

  • 1