Local

El Papa saluda a los participantes en el acto 'Por la familia cristiana'

El papa Benedicto XVI ha saludado hoy durante el tradicional Ángelus dominical en la Plaza de San Pedro a los participantes en el acto "Por la familia cristiana", que se desarrolla en Madrid. Una de las ausencias más señaladas a dicho acto ha sido la del cardenal de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo (Foto: Efe)

el 14 sep 2009 / 22:06 h.

TAGS:

El papa Benedicto XVI ha saludado hoy durante el tradicional Ángelus dominical en la Plaza de San Pedro a los participantes en el acto "Por la familia cristiana", que se desarrolla en Madrid.

El saludo de Joseph Ratzinger, más largo de lo habitual en este tipo eventos religiosos, se produjo antes de la oración del Ángelus, momento que el Papa suele dedicar a una breve catequesis.

Benedicto XVI comenzó en italiano su referencia a la Fiesta de la Sagrada Familia, que hoy celebra la Iglesia Católica en todo el mundo, y recordó su doctrina al respecto.

"Siguiendo los evangelios de Mateo y de Lucas, fijamos la mirada en Jesús, María y José y adoramos el misterio de un Dios que ha querido nacer de una mujer, la Virgen Santa, y entrar en este mundo por la vía común de todos los hombres", dijo el Pontífice.

El Papa explicó que de esa forma, Dios "ha santificado la realidad de la familia, colmándola de gracia divina y revelando plenamente su vocación y su misión".

Recordó que también el Concilio Vaticano II dedicó una gran atención a la familia: "Los cónyuges son uno para el otro y los hijos testimonio de la fe y del amor de Cristo".

Después recordó además a su antecesor, Juan Pablo II, cuando recogió sus palabras en las que afirmaba que "el bien de la persona y el bien de la sociedad está estrictamente conectado con la 'buena salud' de la familia".

"Por ello, la Iglesia está empeñada en la defensa y la promoción de la 'dignidad natural y el altísimo valor sacro' -son palabras del Concilio- del matrimonio y de la familia", comentó justo antes de cambiar de idioma y dirigirse en castellano a los participantes del acto en Madrid.

Ratzinger insistió entonces en la doctrina de la Iglesia Católica según la cual la familia está "fundada en la unión indisoluble entre un hombre y una mujer" y "constituye el ámbito privilegiado en el que la vida humana es acogida y protegida, desde su inicio hasta su fin natural".

Por ese motivo, según el líder religioso, "los padres tienen el derecho y la obligación fundamental de educar a sus hijos, en la fe y en los valores que dignifican la existencia humana".

Benedicto XVI rezó después el Ángelus y continuó después con su tradicional saludó a los peregrinos en la Plaza de San Pedro en diferentes lenguas, entre ellas de nuevo el castellano, y les deseó: "Feliz domingo".

El Papa cerraba así sus actos públicos en la Plaza de San Pedro en 2007, a los que han acudido durante todo el año medio millón de personas menos que en 2006, según cifras del Vaticano.

  • 1