Local

El Papa sigue sin convencer a la comunidad judía

El origen alemán del Papa Benedicto XVI le está pesando como una losa en su viaje a Israel, donde su discurso sobre el Holocausto ha sido calificado de "corto", por no mencionar ni las palabras perdón ni remordimiento.

el 16 sep 2009 / 02:39 h.

TAGS:

El origen alemán del Papa Benedicto XVI le está pesando como una losa en su viaje a Israel, donde su discurso sobre el Holocausto ha sido calificado de "corto", por no mencionar ni las palabras perdón ni remordimiento.

"No pidió perdón", "no recordó (la responsabilidad) de los nazis" y "se quedó corto", son algunos titulares de ayer en los principales periódicos de Israel, que se volcaron en sus portadas con la visita del Papa. El diario Haaretz, el más progresista y segundo más influyente del país, indicó que Benedicto XVI "no recordó la responsabilidad de los nazis en el Holocausto", lo que consideró importante teniendo en cuenta el origen alemán del Papa y su pasado en las juventudes hitlerianas y en la Wermacht, las fuerzas armadas del Tercer Reich, algo que negó ayer el Vaticano.

El Museo del Holocausto fue la segunda parada del Pontífice tras su llegada el lunes a Israel y, quizás, la más importante de toda su peregrinación debido a las susceptibilidades que despierta en este país el genocidio de seis millones de judíos a manos de los nazis. En torno a este mismo asunto también se interpone entre Israel y el Vaticano una polémica foto en el Museo cuya leyenda acusa al Papa Pío XII de no ayudar a salvar judíos de los nazis, así como la reciente readmisión en la Iglesia del obispo lefebvriano Richard Williamson, negacionista del Holocausto.

El diario de mayor tirada, el Yediot Aharonot se centró en el mismo tema bajo el titular de "No pidió perdón al pueblo judío", mientras en páginas interiores advirtió al Papa de haber "perdido una oportunidad". También criticó que "no pidiera perdón por el silencio de la Iglesia" y en su lugar hablara de "memoria, olvido y sufrimiento", pero "sin mencionar el negacionismo del Holocausto", lo que sí hizo en un acto anterior y en otro posterior.

Muy similar, el subtitular del Maariv, más conservador y el segundo en ventas, que trajo ayer a colación que "El niño de las juventudes hitlerianas y el soldado de la Wermacht no recordó a los nazis, ni lamentó (el Holocausto)".

El aún más conservador Jerusalem Post tituló "El Papa se quedó corto al no pedir perdón en su discurso en el Museo del Holocausto", en el que, puntualizó, "no hubo ni remordimiento".

El severo escrutinio había comenzado en la misma ceremonia, con los medios electrónicos analizando cada uno de los movimientos y palabras del Pontífice.

A pesar de estas críticas, ayer Benedicto XVI reafirmó el irrevocable compromiso de reconciliación con los judíos. En una jornada que tuvo tres momentos significativos, casi históricos, Benedicto XVI visitó tres lugares santos y venerados por los musulmanes, judíos y cristianos: la mezquita del Domo de la Roca, el Muro de las Lamentaciones y el Cenáculo, donde Jesús celebró la Última Cena. Además, celebró una misa en el valle de Josafat, en las faldas del Monte de los Olivos, otro lugar relacionado con la historia de la Salvación.

Benedicto XVI también ha sido el primer pontífice en la historia que pisa -descalzo, como es preceptivo en la liturgia musulmana- la mezquita del Domo o cúpula de la Roca. Ante el Gran Mufti (máxima autoridad religiosa musulmana) de Jerusalén, Mohamed Ahmed Husein, el Papa abogó por un "diálogo sincero para construir un mundo de justicia y paz para las generaciones venideras".

Luego, el Papa se trasladó al Muro de las Lamentaciones -el lugar más sagrado para los judíos-, donde rezó durante unos minutos y colocó una petición. Después aseguró ante los Grandes Rabinos de Jerusalén que la Iglesia Católica está comprometida "de forma irrevocable" en el camino marcado por el Concilio Vaticano II para una "auténtica y duradera reconciliación entre cristianos y judíos".

Además, Benedicto XVI visitó el Cenáculo, el lugar de la Última Cena de Jesús, donde dijo que los cristianos de Oriente Medio están contribuyendo "de manera responsable a la consolidación de la paz" en la región. La jornada concluyó en el Valle de Josafat, donde denunció que la paz sigue amenazada en Tierra Santa.

  • 1