domingo, 17 febrero 2019
20:04
, última actualización
Local

El Papa tilda el registro en el arzobispado de Bruselas de "deplorable"

La Policía acudió a las oficinas tras una denuncia por pederastia.

el 27 jun 2010 / 18:48 h.

TAGS:

Benedicto XVI saluda ayer a los fieles durante el Ángelus.

El Papa calificó ayer de "deplorable y sorprendente" la forma en que se han efectuado los registros en el arzobispado de Malinas-Bruselas y en la sede donde se reunía el obispado belga en una sesión plenaria.
Los registros fueron llevados a cabo por la Policía y agentes judiciales el pasado jueves en el marco de una investigación abierta a la Iglesia católica de Bélgica tras las denuncias de abusos sexuales a menores por parte de miembros del clero.


El Pontífice manifestó su "solidaridad con los obispos belgas" en una misiva remitida al arzobispo de Malinas-Bruselas, André-Joseph Léonard, en la que además reiteró que "hechos graves como éstos (la pederastia) deben ser tratados por el ordenamiento civil y el canónico, en el respeto de la recíproca especificidad y autonomía". "En ese sentido espero que la Justicia siga su curso y garantice los derechos de las personas y de las instituciones en el respeto de las víctimas, en el reconocimiento sin prejuicios de todos los que se comprometen a colaborar con ella en el rechazo de todo cuanto oscurezca el noble desempeño de esta obligación", agregó el Papa. Precisamente, el pasado mes de marzo, a raíz del descubrimiento de que también en Irlanda algunos sacerdotes habían cometido abusos sexuales, Benedicto XVI garantizó que los culpables de tales actos responderán "ante Dios y los tribunales".


El pasado jueves agentes de la Policía belga y funcionarios judiciales efectuaron registros en la sede del arzobispado de Malinas-Bruselas -localidad flamenca situada al norte de Bruselas- y en la vivienda de un cardenal en busca de documentos que corroboraran una denuncia de abuso sexual a menores por parte de miembros de la Iglesia católica. Además, el Vaticano denunció el viernes la profanación de las tumbas de dos cardenales durante lo registros.


protesta oficial. El pasado viernes el secretario para las Relaciones con los Estados del Vaticano, monseñor Dominique Mamberti, convocó al embajador de Bélgica ante la Santa Sede, Charles Ghislain, para protestar por el incidente. La Secretaría de Estado del Vaticano expresó "vivo estupor" por "las modalidades" en que fue realizado el registro, así como su "indignación" por el hecho de que "hayan sido incluso violadas las tumbas de los cardenales Jozef-Ernest Van Roey y Léon-Joseph Suenens, difuntos arzobispos de Malines-Bruselas".


El registro en la sede del arzobispado, la mayor circunscripción administrativa de la Iglesia católica belga, se realizó de forma simultánea a una reunión de la Conferencia Episcopal nacional, a la que asistía el nuncio apostólico. Los responsables eclesiásticos fueron retenidos durante horas mientras se llevaba a cabo la investigación. Los investigadores, según un portavoz de la Fiscalía belga, no encontraron ningún documento en la catedral, aunque sí se incautaron de 475 expedientes, ordenadores, CD y DVD en otras dependencias inspeccionadas de la Iglesia belga.


Además, los agentes procedieron a inspeccionar la llamada comisión Adriaenssens, encargada de investigar las quejas por abusos sexuales cometidos por eclesiásticos.


En los últimos meses el Vaticano ha tenido que hacer frente a numerosos escándalos relacionados con la pederastia, especialmente en Irlanda, donde ya han dimitido varios obispos por ocultación de los casos, Alemania, Australia, EEUU y México.

  • 1