Un auto “insólito” que recupera la figura del “señalado” sin imputar

Estudiará medidas legales por el “daño personal” y descarta dimitir de sus cargos

el 12 sep 2013 / 10:43 h.

Griñán_parlamento El expresidente de la Junta, José Antonio Griñán, compareció ayer ante la prensa para valorar el auto de la jueza Mercedes Alaya, que abre la vía de su posible imputación en el presunto fraude de los ERE. Lo dejó claro. Lamentó, parafraseando al dirigente del PP andaluz, Juan Ignacio Zoido, que la magistrada que instruye el presunto fraude de los fondos de Empleo recupere la figura del “señalado” y defendió que el auto es “irrelevante” y que él no está imputado ni acusado de nada. Griñán lamentó reiteradamente que todavía no tiene notificación oficial de un auto que ha leído por la prensa y que, remarcó, fue “difundido por el PP” mientras que el nuevo Gobierno andaluz tomaba posesión. Calificó el paso dado por Alaya de “inclasificable” e “insólito” y aseguró que el auto es “irrelevante en lo jurídico”, puesto que no imputa a los siete aforados que menciona, pero sí ocasiona un gran “daño personal”. “Sin indicios, sin pruebas, se nos coloca a siete personas en una situación muy difícil, en total indefensión”, dijo. Junto a Griñán, el auto plantea la posible imputación del expresidente Manuel Chaves y cinco exconsejeros, Antonio Ávila, Carmen Martínez Aguayo, José Antonio Viera, Manuel Recio y Francisco Vallejo. Junto a él en la sala de prensa estaban los exconsejeros Ávila y Aguayo, así como miembros de la cúpula del PSOE andaluz y algunos diputados socialistas. “El auto no aporta nada, otro caso en lo mediático y lo político, donde ha dado mucho juego”, aseguró, tachándolo de “ruidoso”. Griñán insistió en varias ocasiones en que ha leído el auto descargándolo de la web de un periódico. Sobre su designación como senador, que se produjo ayer en el Parlamento andaluz y que le blindará como aforado ante el Tribunal Supremo, denunció que es una “mezquindad” decir que se va al Senado para estar aforado, puesto que ya lo estaba como diputado autonómico ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. Asimismo descartó dimitir como presidente del PSOE. Sobre las medidas que adoptará y preguntado acerca de si piensa acudir ante la jueza Alaya a declarar voluntariamente como ésta ofrece en su escrito, el expresidente andaluz se preguntó: “¿Qué tengo que ir a autoimputarme? Por Dios”. Griñán aseguró que no tiene abogado ni línea de defensa, remarcando que no está imputado de ningún delito, y declaró que esperará a estudiar el escrito de Alaya para decidir si adopta medidas legales. El presidente del PSOE se mostró durante toda su comparecencia, cargada de preguntas retóricas, atónito por el paso procesal dado por la magistrada Mercedes Alaya. “¿Para qué y por qué este auto?”, inquirió, “se limita a utilizar la palabra imputados con reiteración sin imputar a nadie, permitiendo cualquier tipo de especulación”. “¿Qué hay? Una oferta para que los mencionados como aforados declaremos voluntariamente y nos autoimputemos”, agregó. Asimismo, se refirió a que Alaya hable de los efectos negativos de la repercusión mediática de este asunto, dejando claro que, en su opinión, es la propia magistrada y no los medios de comunicación la responsable de ese eco. Preguntado sobre si se siente responsable de lo ocurrido en el presunto fraude de los ERE insistió en que se colocan en Hacienda “hechos que ocurrieron en la Consejería de Empleo”. Sostuvo que todas las ampliaciones presupuestarias que aprobó, y que según la jueza sirvieron para alimentar el presunto uso ilícito de fondos públicos una década, se hicieron con “informes a favor de la Intervención General”.

  • 1