lunes, 10 diciembre 2018
17:11
, última actualización

El último presupuesto de PSOE e IU da paso a un año de pulso electoral

El Parlamento aprueba las cuentas de 2015 con 29.625 millones para lograr la recuperación económica. Los socios consolidan la estabilidad del Gobierno de coalición a cinco meses de las municipales.

el 23 dic 2014 / 13:18 h.

parlamento-presupuestoEl Parlamento andaluz ha aprobado este martes, con los votos de PSOE-A e IU y el rechazo del PP-A, los Presupuestos autonómicos para 2015, los primeros que rompen la tendencia de caídas en el gasto público que ha imperado durante los últimos siete años de crisis. La cifra para que el año que viene la Junta pueda hacer “politicas alternativas a las del Gobierno central”, en palabras de Susana Díaz, asciende a 29.635 millones de euros, un poco más que en el presente ejercicio (dos millones más). El presupuesto se ha cuadrado sin descontar los 426 millones de euros que Andalucía debe al Estado por el dinero de más que recibió de la liquidación negativa de 2013. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aceptará previsiblemente un aplazamiento a 20 años para la devolución de esa deuda, o al menos así lo espera Díaz, tras entrevistarse con él este lunes. Sin librarse de ese recorte, recorda la consejera de Hacienda, María Jesús Montero, “no habría sido posible hacer estas cuentas”. Éste es el tercer presupuesto que firman juntos PSOE-A e IU, el que consolida definitivamente la estabilidad de un Gobierno de coalición del que muchos dudaban hace tres años. Pero probablemente también será el último de la legislatura, admiten dirigentes de ambos partidos. 2015 será un año convulso políticamente, con tres o cuatro citas con las urnas en las que socialistas y comunistas compiten por el mismo espacio electoral, en el que además se ha colado a empujones Podemos, la formación de Pablo Iglesias. Las municipales serán en mayo, las generales a finales de año, y las autonómicas están previstas para la primavera de 2016, pero no es descartable que se adelanten. Esta confluencia de citas electorales tiene mucho que ver con el presupuesto al alza que este martes ha aprobado el Parlamento, que viene acompañado de un discurso más optimista que otros años: el de la recuperación económica, la devolución de derechos recortados en años anteriores (las pagas extras de los funcionarios) y el modelo socioeconómico alternativo al del Gobierno de Mariano Rajoy. También en el Congreso se defiende un discurso similar. La diferencia es que Díaz, que gobierna una comunidad con 1,4 millones de parados (el 35% de la población activa) sostiene que no hablará de recuperación hasta que no descienda la cifra del paro y empiecen a notarlo las familias. El presupuesto de 2015 tiene el valor político de haber consolidado la estabilidad del Gobierno de coalición PSOE-IU, a pesar de las tiranteces entre los socios (la última ha sido el órdago de la coalición de izquierdas de someter la continuidad del pacto a un referéndum el próximo junio y de llevar al Parlamento una comisión de investigación sobre los casos de corrupción que salpican al PSOE-A y al PP-A). Díaz pidió al coordinador regional de IU, Antonio Maíllo, “lealtad y madurez” para valorar la “estabilidad” del Gobierno de coalición, que se plasma en la aprobación ayer de las cuentas para el año próximo. El PP-A ha mantenido que el nuevo presupuesto se ha “desperdiciado” y que repite “fórmulas fallidas para crear empleo”. Montero, y los portavoces del PSOE-A e IU, defendieron que las cuentas recogen el blindaje del gasto en educación, sanidad y servicios sociales –ocho de cada diez euros se dedican a políticas sociales–, el aumento de casi un 20% en inversión real y la reactivación de las infraestructuras, la devolución de las pagas extra a los 273.634 empleados de la Junta, la reposición del 100% de la jornada laboral y el salario a los eventuales sanitarios, el mantenimiento «a pulmón y sin ayuda del Estado» de la atención a dependientes, y la reducción del capítulo de gasto corriente. Todo esto, pese a prever una caída en los ingresos del Estado de 606 millones. Aunque en realidad el presupuesto sólo contabiliza un ajuste de 180 millones, porque la deuda de 426 millones con el Estado no se ha consignado en las cuentas del año que viene. La ley más importante del año, la que permite hacer todas las políticas previstas durante 2015, carga a sus hombros más responsabilidad que en ejercicios anteriores: hay al menos una decena de leyes previstas para que el Parlamento las apruebe en el próximo periodo de sesiones, antes del verano: ley de banca pública, de memoria democrática, ley de participación ciudadana, de igualdad y contra la violencia doméstica, ley integral de agricultura, el decreto ley de suministros vitales que garantice agua y luz para todas las familias en riesgo de exclusión, entre otras.

  • 1