Local

El parlamento del futuro

200 estudiantes participan en la ‘II Simulación del Congreso Español' de la UPO.

el 06 abr 2010 / 19:20 h.

TAGS:

El comité organizador del SICE rodea al ‘presidente’ Santiago Rivero.

¡Quieto todo el mundo!". Hasta el más valiente de los diputados daría hoy un respingo si el histórico momento protagonizado por Tejero se volviese a repetir. Pero no en Sevilla. Durante estos días, en vez de un mal recuerdo, la frase lograría arrancar del graderío poco menos que una carcajada: desde ayer se celebra en la Universidad Pablo de Olavide la II Simulación del Congreso Español SICE 2010. Durante una semana, más de 200 estudiantes de las distintas universidades españolas recrearán con todo lujo de detalles las sesiones de la Cámara Baja.

¿Podría Rajoy abrazar el socialismo, y Zapatero hacerse conservador? Este planteamiento es con el que ha jugado la organización del SICE a la hora de conformar las distintas agrupaciones del hemiciclo: cada participante defiende las causas opuestas a las que habían elegido. Y esto propicia situaciones tan extrañas como que el presidente de este Gobierno simulado esté afiliado a las Juventudes Socialistas en su día a día, pero que en el SICE esté al frente de la ALCE, la Alianza Liberal Conservadora Española.

"Eso nos reafirma más en nuestros ideales", apunta Santiago Rivero, el recién investido presidente, de 21 años. "En nuestra licenciatura tenemos que saber defender las posturas contrarias". De Ciencias Políticas, con o sin alguna de sus múltiples combinaciones -Derecho o Administración-, es la mayor parte de los estudiantes. Pero este particular cambio de papeles no siempre refuerza las tesis previas, y da lugar a algún que otro cambio de chaqueta entusiasmado: "¡Levantad la derecha, la derecha!", insistía ayer durante las votaciones una voz en la bancada liberal, ocupada por quienes en su vida real manifiestan ser progresistas. "ALCE no es el PP ni totalmente de derechas", justifica su presidente. El portavoz de su grupo, Javier Callejón, lo aclara: "Es más como el centro derecha europeísta del CDU alemán".

El rizo del rizo se dio ayer cuando una reportera de televisión pidió al presidente un breve simulacro de su discurso de investidura. "¿Ya?", lamentó pronto Rivero, tras ser interrumpido en pleno éxtasis discursivo. Pero a pesar de las "buenas intenciones" y del "sano e inocente compromiso" de los participantes, son conscientes de que la actividad es tan sólo una ilusión. El Partido Transversalista de José María Gavira lo confirma: "Esto lo hacemos por amor al arte". Orgulloso, asegura ser de los pocos en el SICE que no milita en ningún partido real, lo que le da una "mayor independencia" para regir el destino de una formación que bien pudiera haber reclutado a la mismísima Rosa Díez.

No faltaron las ovaciones para los propios ni las pataletas y toses contra los ajenos. Ni tan siquiera se pudo evitar la crispación política: "Actos como el de anoche en el albergue no pueden volver a repetirse", amenazó el coordinador, Pedro González. Y no fue un conato de guerra civil lo que les hizo alzar la voz. Fue un simple problema de distribución en las habitaciones.

  • 1