Local

El Parlamento Europeo aprueba retener 18 meses a los inmigrantes

Pese a la intensa polémica que ha rodeado a la directiva para el retorno de inmigrantes de la UE, el Parlamento Europeo la aprobó el miércoles sin aceptar ninguna de las enmiendas de los grupos de izquierda. Los países comunitarios podrán a partir de ahora retener a los inmigrantes ilegales hasta 18 meses.

el 15 sep 2009 / 06:34 h.

TAGS:

Pese a la intensa polémica que ha rodeado a la directiva para el retorno de inmigrantes de la UE, el Parlamento Europeo la aprobó el miércoles sin aceptar ninguna de las enmiendas de los grupos de izquierda. Los países comunitarios podrán a partir de ahora retener a los inmigrantes ilegales hasta 18 meses.

Pese a que había sido calificada por muchos de excesivamente dura, la Cámara comunitaria aprobó sin cambios el proyecto de directiva de retorno de inmigrantes ilegales, que prevé internar a los sin papeles por un período máximo de hasta 18 meses en casos excepcionales.

El texto recibió 367 votos a favor, 206 en contra y 109 abstenciones. La delegación socialista española en el Parlamento Europeo (PE) votó a favor, menos los eurodiputados Josep Borrell y Raimon Obiols, que se pronunciaron en contra, y Martí Grau i Segú que se abstuvo.

Los miembros del PSOE que votaron sí al texto, lo hicieron a pesar de que finalmente no salió adelante ninguna de las enmiendas propuestas por su grupo. Se desmarcaron de la línea del Partido Socialista Europeo (PSE), que se decantó oficialmente por el no.

Junto a los miembros del PSOE votaron a favor de la directiva un puñado de socialistas alemanes y la mayoría de los parlamentarios de los grupos Popular, Liberal, de la Unión por la Europa de las Naciones (UEN). Además, respaldaron el texto parte de los no inscritos y de los euroescépticos Independencia y Democracia.

En contra, votaron en bloque Los Verdes y la Izquierda Unitaria, junto a la mayoría de los socialistas y algunos eurodiputados de otras formaciones. Los británicos de los grupos Popular y Socialista -los dos mayores del hemiciclo- se abstuvieron dado que la directiva no afectará al Reino Unido.

La votación del miércoles escenificó de nuevo la fractura existente en la Eurocámara respecto al texto, que para algunos grupos supone un progreso y un marco para salvaguardar los derechos de los inmigrantes, mientras que para otros las garantías que ofrece son insuficientes. El compromiso de los países respaldado por el PE establece un período de retorno voluntario para los inmigrantes ilegales de entre 7 y 30 días.

También prevé que los irregulares puedan ser internados un máximo de seis meses antes de su expulsión, período que puede extenderse por otros 12 en los casos en que el irregular no coopere en su identificación o haya problemas para obtener la documentación de países terceros.

Nueve países -Reino Unido, Suecia, Grecia, Dinamarca, Finlandia, Estonia, Irlanda, Malta y Holanda- no tienen ningún período máximo de retención de los indocumentados, por lo que pueden estar internados de forma indefinida. Además, la directiva establece para los expulsados una prohibición de retorno a la UE de hasta cinco años.

En cuanto a los menores no acompañados, se acepta la posibilidad de que puedan ser devueltos a tutores que no sean familiares directos o a instituciones adecuadas de su país. Mientras, la asistencia jurídica será gratuita según estipulen las leyes nacionales y la ayuda gratuita en las apelaciones a las decisiones de expulsión sólo se dará cuando haya posibilidades reales de éxito y tendría límites de tiempo.

La cumbre . Los jefes de Estado y Gobierno de la Unión Europea (UE) recalcarán en la cumbre que comienza hoy "la necesidad" de lograr "urgentemente" más acuerdos de readmisión de inmigrantes sin papeles con los países de tránsito u origen.

En el borrador del texto de conclusiones que será aprobado el viernes, el Consejo Europeo "se felicita" por la aprobación de la directiva de retorno de irregulares y reitera que "hace falta una política efectiva de retorno y readmisión". La UE tiene ya varios acuerdos de readmisión de inmigrantes indocumentados, pero no con países africanos o del Magreb -los principales lugares de procedencia- , sino con varios países de los Balcanes, así como Rusia, Ucrania, Moldavia y Pakistán.

La cumbre apostará acuerdos piloto de movilidad con Cabo Verde y Moldavia y por el inicio del diálogo con Senegal y Georgia para lograr acuerdos similares. El texto insiste en que "en los próximos meses habrá que dedicarse a intensificar los esfuerzos" en la cooperación con países terceros.

Además, los jefes de Estado y de Gobierno pedirán que se intensifiquen los trabajos en el seno del Consejo de Ministros para adoptar varias propuestas migratorias concretas: admisión de ciudadanos de terceros países altamente cualificados; sanciones a los empleadores de inmigrantes ilegales y procedimiento único de solicitud y establecimiento de un conjunto común de derechos para los trabajadores inmigrantes. Los líderes comunitarios insistirán también en la "necesidad" de proseguir los avances hacia un sistema europeo común de asilo para que esté listo antes de 2010.

España puede mantener sus plazos . El objetivo de la nueva norma es armonizar los procedimientos que siguen los estados miembros en la repatriación de inmigrantes irregulares, ya que en la actualidad cada país puede hacer lo que quiera y aplicar los plazos que considere oportunos. Por ejemplo, en estos momentos, un total de nueve países no contemplan en su legislación ningún límite para la retención de inmigrantes.

Estos estados se verán obligados a cambiar su normativa para introducir el nuevo límite de seis meses, ampliables a 18. A España no le afectaría este límite porque en la actualidad el periodo máximo de retención es de 40 días y la directiva de retorno no le obliga a ampliarlo, aunque el Gobierno ha anunciado que pretende hacerlo. Los inmigrantes sólo podrán ser devueltos a su país de origen o a aquellos países con los que los Estados miembros o la UE hayan concluido acuerdos de repatriación.

Por otro lado, el pacto sobre inmigración que España y Francia prevén firmar el próximo día 27 en una cumbre bilateral en Zaragoza reflejará el rechazo de ambos países a llevar a cabo regularizaciones masivas en el futuro. El secretario de Estado para la UE, Diego López Garrido, aseguró que la negativa a este tipo de regularizaciones es un objetivo "compartido" y que el texto final es "satisfactorio".

  • 1