Local

El paro amedrenta a los españoles

La preocupación de los españoles por el paro se ha disparado en el último año y no logra tocar techo. Desde enero a diciembre de 2008 se ha incrementado en 39 puntos, en la medida en que la percepción sobre la situación económica del país iba empeorando. Foto: Javier Cuesta

el 15 sep 2009 / 21:13 h.

TAGS:

La preocupación de los españoles por el paro se ha disparado en el último año y no logra tocar techo. Desde enero a diciembre de 2008 se ha incrementado en 39 puntos, en la medida en que la percepción sobre la situación económica del país iba empeorando.

En cada nuevo barómetro publicado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), el problema del desempleo ha crecido con más fuerza, especialmente tras las elecciones generales del 9 de marzo, cuando el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero puso nombre a las hasta entonces dificultades económicas: crisis. En la encuesta del CIS de enero de 2008, el paro suponía la principal preocupación para el 43,8% de los españoles, en el barómetro hecho público ayer (correspondiente al mes de diciembre) ascendía al 72,5%, una nueva cota histórica. Casi 39 puntos más en un año. En ese periodo de tiempo en España ha habido un millón más de desempleados, superándose la barrera psicológica de los tres millones de parados.

Únicamente se ha moderado la preocupación sobre los problemas de índole económica, que aunque continúan como la segunda inquietud ciudadana, mencionada por el 54,6%, ha bajado 3,5 puntos respecto al anterior barómetro; pero 15 puntos superior a hace 12 meses. Los problemas económicos han permanecido los segundos de esta relación todos los meses salvo junio y julio, cuando desbancaron al desempleo en la cúspide de la lista rozando el 60% de menciones en las respuestas.

Cunde el pesimismo. No obstante, la visión que los ciudadanos tienen sobre la situación económica continúa deteriorándose, ya que el 66,8% la califica como "mala" o "muy mala" y además un 46,6% pronostica que dentro de un año estará peor. Tanto es así que en enero, tan sólo el 27,4% de los españoles estimaba que la situación era "mala" y un 38,5% creía sería todavía peor un año después.

El muestreo, realizado entre el 3 y el 10 de diciembre, justo después del asesinato del empresario guipuzcoano Ignacio Uría a manos de ETA, sitúa el terrorismo como tercer problema, citado por el 29%, cifra que supone un repunte de 7,3 puntos. Durante siete meses de 2008, el terrorismo se colocó como tercer problema, pero también llegó a estar en cuatro y quinto lugar entre junio y octubre. Estos datos contrastan con los de 2007, cuando este fenómeno arrancó el año en primer lugar tras el atentado de Barajas con el que ETA rompió la tregua, un puesto que repitió en seis ocasiones.

Una alternancia. Tradicionalmente, el paro y el terrorismo se han alternado como las dos principales preocupaciones de los españoles, pero este 2008 se ha roto esta tendencia y el desempleo sólo abandonó el liderato en los meses de junio y julio para cederlo, por primera vez, a los problemas de índole económica.

El barómetro de diciembre señala que tras el paro, los problemas económicos y el terrorismo, la inmigración es la siguiente preocupación de los encuestados, citada por el 19,5%; baja ocho décimas respeto al mes anterior.

La inquietud por la vivienda continúa descendiendo, y queda en quinto puesto, con un porcentaje del 15,5, coincidiendo con la bajada de los tipos de interés y la caída del precio de los pisos. El pasado año el valor de la vivienda libre cayó un 3,2% en España y el metro cuadrado se situó de media en 2.018,5 euros.

Cuando se pregunta a los ciudadanos por las cuestiones que más les afectan personalmente, el 49,2% cita los problemas económicos, el 37,2% el desempleo (2,4 décimas más que en noviembre) y el 14,4% la vivienda.

De la economía en general el 66,8% de los encuestados opina en el barómetro del CIS que está "mal" o "muy mal"; sólo un 3,7% dice que está "bien" o "muy bien" y el 28,8% la define como "regular". Con vistas al futuro, los más pesimistas con la economía, que en noviembre sumaban el 43,7%, suben al 46,6%. Al mismo tiempo se reduce el número de los que confían en una mejoría, al pasar de un 14% a un 12,7; quienes piensan que la coyuntura económica no cambiará son el 32,6%.

Respecto a la situación política, la percepción de los ciudadanos también ha empeorado, al subir el porcentaje de quienes creen que es "mala" o "muy mala" del 36,8 al 41,4 y al reducirse a la vez el número de personas que dicen que es "buena" o "muy buena". Si en noviembre opinaba así el 15,9%, ahora es el 11,9.Hace un año tan sólo un 26,4% pensaban que era "mala".

Dentro de un año, los españoles auguran en su mayoría que la situación política seguirá igual (el 54,6% lo declara así al CIS). Frente a ese dato, sólo un 8,7% vaticina que mejorará, mientras que en el anterior muestreo los optimistas eran el 12,2%.

Hay más católicos. Entre la información recabada por el CIS en sus 2.487 entrevistas que han servido para esta encuesta, se constata que ha crecido el número de personas que se declaran católicas. Si en noviembre esta cifra llegaba al 73,7%, en diciembre ha subido al 78,2%, en tanto que disminuyen los no creyentes, del 15,9% al 11,5, y también los ateos, del 7 al 6,8%.

  • 1