Local

El paro da un respiro estacional sin frenar la caída de cotizantes

La provincia registró 1.328 desempleados menos que en junio pero aún son 7.592 más que hace un año y sigue bajando la afiliación

el 02 ago 2013 / 20:55 h.

TAGS:

De los 1.328 desempleados menos registrados, 1.033 corresponden al descenso del desempleo en el sector servicios vinculado sobre todo a la actividad turística. De 1.328 desempleados menos registrados, 1.033 corresponden al sector servicios. La provincia de Sevilla cerró el pasado mes de julio con 1.328 personas menos contabilizadas en los registros del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), lo que constituye una reducción del 0,53% en el número de personas desempleadas, una situación –la del paro– en la que no obstante se mantienen un total de 251.293 sevillanos. La bajada del paro se sitúa por debajo de las medias andaluza y nacional y fue inferior al descenso registrado en el resto de las provincias de la comunidad (salvo en Almería, donde el paro creció). El descenso se centró sobre todo en el sector servicios, gracias al empuje del empleo temporal estival, como demuestra el hecho de que de los 2.687 nuevos contratos registrados en julio, solo 109 fueron indefinidos. Con todo, pese al aumento en el número de contrataciones, la Seguridad Social sigue perdiendo afiliados. Se destruye menos empleo pero no termina de crearse en términos netos. De hecho, la estadística interanual refleja que hay 7.592 parados más en la provincia que en julio de 2012, un incremento del 3,12%. En concreto, el paro bajó en 1.033 personas en el sector servicios –el verano no es temporada alta para una provincia como Sevilla en términos turísticos, una de las actividades que más tira del empleo en estas fechas–, en 411 en la industria y en 348 en la construcción, un sector que parece haber tocado techo en cuanto a destrucción de empleo en esta crisis. Sin embargo aumentó en 133 parados nuevos en la agricultura, ante el fin de determinadas campañas, y en 331 personas en el colectivo sin empleo anterior. Este colectivo suma ya 29.367 desempleados y el 35% (10.278) tiene más de 44 años. Además de desempleados sin derecho a prestación, el paro de larga duración hace que 81.687 sevillanos no tengan empleo ni cobren actualmente ninguna prestación, lo que supone el 32,5% de los registrados en las oficinas del INEM. Por sexos, las cifras del paro se van igualando cada vez más. De las 251.293 personas paradas registradas en la provincia 120.967 son hombres (48,14%) y 130.326 mujeres (51,73%). Por edades, 27.651 desempleados tienen menos de 25 años. Contrataciones // Durante el pasado julio, se registraron 71.027 contratos en la provincia de Sevilla, lo que supone 2.687 contratos más que el pasado mes, es decir, un incremento del 3,93%, muy por debajo del registrado en estas fechas en las provincias costeras gracias al empuje de la contratación en el sector turismo. La variación anual arroja también un saldo positivo, 4.837 contratos más que en julio de 2012, un crecimiento de las contrataciones del 7,31%, que en este caso sitúa a Sevilla entre las provincias andaluzas con mejor evolución, por encima de la media andaluza y solo superada por Almería y Jaén, y casi empatada con Córdoba. Eso sí, la temporalidad del empleo sigue siendo el talón de Aquiles del mercado laboral, pese a que ayer el secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, defendiera los “claros signos de avance” a este respecto atribuidos desde el Gobierno central a los efectos de la Reforma Laboral. Menos de cuatro de cada cien contratos son indefinidos. En términos interanuales, mientras los contratos temporales han crecido un 13,94%, los indefinidos han bajado un 58,52%. Así, desde UGT-Sevilla, sus responsables señalaron en un comunicado que “el leve descenso del paro no puede servir para enmascarar los graves problemas de nuestro mercado laboral”, porque “temporalidad, precariedad, desigualdad y paro juvenil se afianzan como los grandes protagonistas tras la reforma laboral del PP”. “Valoramos positivamente la reducción del paro registrado alcanzada durante este mes. No obstante, no podemos pasar por alto la enorme dependencia estacional de esta reducción del paro, condicionada, prácticamente en su totalidad, al incremento de la contratación en el sector servicios para hacer frente al periodo vacacional”, indicaron. El balance del número de cotizantes tampoco permite ser especialmente optimistas. El número medio de personas afiliadas a la Seguridad Social se redujo respecto a junio en 4.507 personas, un 0,71%. Julio terminó con 631.760 sevillanos cotizantes. Sólo Cádiz y Málaga han crecido en afilliados. La situación respecto a julio de 2012 revela que en Sevilla hay actualmente 30.875 personas menos cotizando, lo que supone un descenso interanual del 4,66%. En este caso, ninguna provincia andaluza ha experimentado un crecimiento e incluso hay descensos más acusados que el de Sevilla, que ha perdido menos cotizantes que la media andaluza. Por ello, desde CCOO subrayaron que “este mes de julio ha sido más benévolo que en años anteriores” pero “hay que destacar el dato indicativo de la afiliación, ya que sigue cayendo mes tras mes” por lo que “no podemos tirar las campanas al vuelo”. El sindicato también llamó la atención sobre las personas desempleadas que no reciben ninguna prestación, “encontrándose en graves dificultades una gran cantidad de familias”. Sevilla tampoco puede presumir de espíritu emprendedor. Fue la única provincia andaluza donde en julio bajaron los afiliados al Régimen de Autónomos. Mientras a nivel andaluz en el último mes se dieron de alta 1.638 autónomos, en Sevilla se perdieron 252. La provincia cuenta actualmente con 96.315 autónomos. Eso sí, el balance de los siete primeros meses del año es positivo, con un incremento en 149, el meno de toda Andalucía. Desde ATA, el vicepresidente en Andalucía, Rafael Amor, llamó la atención sobre el hecho de que el dato positivo de julio se debe sobre todo al empleo estacional y reivindicó la necesidad no solo de apoyar el emprendimiento de los nuevos autónomos sino “de actuar en pro de los más veteranos” cuyas posibilidades de superviviencia, y de creación de empleo, pasan por que fluya el crédito, se reactive la economía y con ello el consumo, así como aliviar la carga impositiva de este sector.

  • 1