Local

El paro de larga duración se ha quintuplicado en España por la crisis y afecta al 40% de los desempleados

el 10 ene 2012 / 12:40 h.

TAGS:

El paro de larga duración se ha quintuplicado en España desde el  inicio de la crisis en 2008 y afecta ya a alrededor del 40% de los  desempleados. La tasa de paro de larga duración se sitúa en el 8,6%,  la tercera más alta de la UE (sólo superada por Eslovaquia y Letonia)  y el doble que la media comunitaria, según el informe trimestral  sobre el empleo publicado este martes por la Comisión Europea.

Bruselas prevé que "en 2012 la destrucción adicional de puestos de  trabajo aumentará la presión al alza sobre la tasa de paro, aunque  ello se verá limitado por un descenso de la población activa por la  considerable salida de trabajadores inmigrantes". Por ello, mantiene  su previsión de que la tasa de paro se situará de media en el 20,9%,  tal y como anunció en sus previsiones económicas de otoño.

Debido al débil crecimiento, el empleo caerá en 2012, aunque a un  ritmo (-0,4%) inferior al de años anteriores, y sólo empezará a  recuperarse en 2013. El nivel de empleo ha caído más de un 10% (2,3  millones de personas) en los últimos tres años y la tasa de ocupación  se sitúa en el 61,7%, muy lejos del objetivo del 74% que contempla la  estrategia 2020 de la UE.

El aumento del paro de larga duración se traduce en un incremento  de la pobreza y la exclusión social. En 2010, el 25,5% de la  población española se encontraba en riesgo de pobreza (2 puntos más  que el año anterior), y entre los niños el porcentaje asciende al 30%  (4 puntos más). La tasa de personas que viven en hogares donde nadie  trabaja se ha duplicado entre 2007 y 2010: para adultos del 6,2% al  12% y para niños del 5,3% al 10,8%.

También aumenta el porcentaje de trabajadores pobres, desde el 10%  en 2006 hasta el 12,7% en 2010, el tercero más alto en toda la UE.

La Comisión se hace eco de un informe de Manpower según el cual el  81% de los empresarios no prevé hacer ningún cambio de plantilla  durante el primer trimestre de 2012, lo que a su juicio "es una buena  noticia teniendo en cuenta el incierto clima empresarial". Sólo el 5%  pretende contratar a nuevos trabajadores , frente al 13% que planea  despidos.  

El Ejecutivo comunitario ha vuelto a atribuir los problemas a la  segmentación del mercado laboral español, y en particular a la  prohibición de encadenar contratos temporales más allá de dos años  (periodo que en agosto de 2011 se amplió a cuatro), plazo tras el  cual se tiene que ofrecer al trabajador un contrato indefinido o  despedirlo.

"Esto provoca una continua rotación de trabajadores temporales con  la consiguiente pérdida de motivación y acumulación de  cualificaciones, y con un efecto potencial sobre el paro de larga  duración"
, afirma el estudio.

"Esto plantea preocupaciones sobre la calidad del empleo en  España, en particular por las menores oportunidades de encontrar  empleos indefinidos para los que tienen contratos temporales",  prosigue la Comisión. La tasa de temporalidad en España duplica la  media comunitaria (25,5% frente al 14,2%) y es la segunda más alta de  la UE.

  • 1