Local

El paro local saca al inmigrante del campo

La vuelta de desempleados autóctonos a las campañas agrícolas condena a los extranjeros a los asentamientos de chabolas.

el 09 abr 2011 / 20:27 h.

TAGS:

Miles de inmigrantes que se han quedado sin trabajo en las campañas agrícolas este año por la mayor afluencia de trabajadores parados de otros sectores, habitan infraviviendas en los campos andaluces, según las ONG. Muchos siguen llegando, engañados con la promesa de un contrato, y acaban en estas chabolas en espera de una oportunidad, mientras los asentamientos temporales se consolidan como campamentos estables.

 

En Huelva más de 2.000 personas han acudido a la fresa y no han sido contratadas, entre otros factores, porque la mano de obra española se ha incrementado "al menos en un 10%" respecto a otros años, según explicó a Europa Press el responsable de Inmigración de COAG-A, Eduardo Domínguez. La campaña ha comenzado con un mes de retraso y no ha creado tanto empleo.
Los llegados de Rumanía "seguirán siendo los más numerosos, porque se vienen por su cuenta, engañados desde allí". Según denunció "cualquier listillo" les ofrece un autobús y un contrato de trabajo falsificado de una empresa agrícola española a cambio de "150 ó 200 euros" y les traslada hasta España por carretera. Cuando llegan a Huelva les paran el autobús y les dicen que esperen que en seguida llega el empresario "pero nadie aparece".

Sin sitio donde ir acaban en campamentos donde "no hay ningún tipo de recurso", subraya desde Cáritas Huelva Javier Rodríguez, quien afirma que en estos asentamientos son cada vez más estables y ante la presión policial están diseminados en muchos pueblos. Reconoce que junto a los recién llegados ha retornado gente "que había dejado de acudir a la campaña agrícola porque estaba ya en la industria o en la construcción, con su vida más o menos encaminada" e inmigrantes regulares a los que la crisis ha dejado sin techo.

En Almería, el coordinador de Cruz Roja Francisco Vicente estima en 6.000 personas la población de estos campamentos. En los grandes invernaderos, los hijos del agricultor que dejaron el campo cuando las cosas iban bien han vuelto "desplazando al inmigrante". En los asentamientos ya no está solo el inmigrante sin papeles llegado en patera sino "el que ha perdido su casa" y "familias enteras". Se organizan en comunas y quien logra trabajo da su sueldo a un fondo común.

  • 1