Local

El paro logra el primer aumento de alumnos de FP y Bachillerato desde 1993

La crisis ha logrado lo que todos los planes de choque del Gobierno aún no han conseguido: que aumente por primera vez en 15 años el número de alumnos que sigue estudiando tras la ESO. Los jóvenes se han resguardado en la FP para huir del desempleo, pero el repunte, de 30.000 alumnos más (3%) que el año pasado se da en toda la postobligatoria.

el 16 sep 2009 / 04:49 h.

TAGS:

La crisis ha logrado lo que todos los planes de choque del Gobierno aún no han conseguido: que aumente por primera vez en 15 años el número de alumnos que sigue estudiando tras la ESO. Los jóvenes se han resguardado en la FP para huir del desempleo, pero el repunte, de 30.000 alumnos más (3%) que el año pasado se da en toda la postobligatoria.

Mientras ha durado la bonanza económica en España, tutelada por el sector inmobiliario y su necesidad de empleos poco cualificados, el sistema educativo se ha resentido. Los jóvenes decidían abandonar los estudios con 16 años al acabar la ESO. Así es como se acuñó un concepto para nombrar una de las mayores preocupaciones del Gobierno: el abandono escolar prematuro, que en España ascendió hasta el 34% y en Andalucía hasta el 37%.

El Ministerio de Educación y las comunidades se han volcado para tratar de frenar esa sangría de estudiantes, con becas para evitar que los jóvenes se vieran forzados a abandonar la escuela para ayudar en casa con un sueldo (becas salario, becas de compensación y las famosas becas 6000 de Andalucía...); se flexibilizó, primero, la FP, creando un catálogo nacional de cualificaciones profesionales, de modo que el ministerio se comprometió a oficializar cualquier tipo de empleo e integrarlo en una familia educativa.

Así los trabajadores podían convalidar su experiencia en el taller o en la oficina por tiempo de estudio de un ciclo de FP. Después se flexibilizó el Bachillerato, la etapa previa a la Universidad, porque estaba perdiendo alumnado a marchas forzadas, en favor de la FP. Primero se diseñó un curso puente, para que los alumnos pudieran compaginar asignaturas suspensas de primer curso y nuevas de segundo, pero el Supremo no lo aceptó. El último recurso fue crear un Bachillerato en el que un alumno con 4 suspensos no tenía por qué repetir el curso entero, sino matricularse sólo de las asignaturas que no había aprobado.

Además de eso se potenció la educación de la FP y el Bachillerato a distancia o de forma virtual (on line). Todo para convencer a los jóvenes de que regresaran a la escuela y se formasen mejor. Esta batería de medidas puede haber influido en el repunte de 30.000 alumnos más este curso, pero ninguna ha sido tan convincente como el estallido de la burbuja inmobiliaria y el inicio de la crisis económica. El desempleo ha terminado con el trabajo fácil y rápido, y muchos jóvenes se han resguardado en la escuela postobligatoria, sobre todo en FP. El ministro de Educación, Ángel Gabilondo, reconoció este factor ayer durante la comisión del Senado.

Andalucía, con más de 8.000 alumnos nuevos en la postobligatoria respecto al curso pasado (2%), ha sido una de las comunidades que más ha tirado de la media hacia arriba. También es la que más parados jóvenes aporta y la que más estudiantes de Secundaria pierde -8.148 menos, de los 19.578 que abandonaron la ESO en toda España-.

Los ciclos de grado medio de FP, que en Andalucía tienen un porcentaje de inserción laboral del 67%, han triplicado en número de alumnos respecto al aumento del curso pasado (5,9%). También Bachillerato experimenta una leve subida de 1,2%, algo que no sucedía desde el curso 1993/1994, y que, al tratarse de estudios preuniversitarios, no tiene una explicación directamente relacionada con el mercado laboral.

  • 1