Economía

El paro sube en 207.000 personas y deja la tasa más alta desde 2004

"Malos pero esperados". Fue una de las frases más repetidas el jueves para valorar el aumento del paro en 207.400 personas en el segundo trimestre, con lo que la tasa de desempleo sobrepasa ya los dos dígitos y se coloca en el 10,44%, la más alta en cuatro años. Andalucía, de nuevo, encabeza los datos más negativos, con 56.400 parados más.

el 15 sep 2009 / 08:35 h.

I.C.R.

"Malos pero esperados". Fue una de las frases más repetidas el jueves para valorar el aumento del paro en 207.400 personas en el segundo trimestre, con lo que la tasa de desempleo sobrepasa ya los dos dígitos y se coloca en el 10,44%, la más alta en cuatro años. Andalucía, de nuevo, encabeza los datos más negativos, con 56.400 parados más.

La Encuesta de Población Activa (EPA) del segundo trimestre del año no hizo sino constatar el profundo daño en el empleo como consecuencia de la crisis del ladrillo y el deterioro generalizado del resto de sectores de actividad. De hecho, todos aportaron nuevos parados entre abril y junio, hasta arrojar un aumento del paro de 207.400 personas (un 9,5% más). Ya son 2.381.500 los desempleados en el conjunto de España, la cifra más alta en los últimos ocho años.

Así pues, este nuevo incremento deja la tasa de paro en el 10,44% de la población activa, la más elevada en cuatro años, después de que el desempleo haya crecido en 621.600 personas en el último año -de junio de 2007 a ese mes de este año-, con un incremento interanual del 35,3%.

De nuevo, detrás de esta evolución del empleo se encuentra la construcción, que aportó 87.100 parados (esto es, cuatro de cada diez desempleados llegaron del andamio). Y eso sólo en el trimestre, porque si se mira atrás, en el último año, son 211.600 las víctimas laborales del ladrillo.

En el sector servicios el desempleo aumentó en 39.700 personas, frente a las 19.500 que lo hizo en la industria, y las 7.000 en la agricultura. Además, el número de parados que perdió su empleo hace más de un año aumentó en 29.400 y subió en 24.700 en el colectivo que busca su primer trabajo.

Y, sin embargo, lo peor aún está por llegar. Al menos, así lo vaticinó ayer el vicepresidente económico Pedro Solbes, quien situó la tasa de paro para 2008 en el 10,4% (precisamente la misma alcanzada en el segundo trimestre), pese a que precisó que se producirá un "cierto empeoramiento" del desempleo en la segunda mitad de este año.

Peores pronósticos para 2009, ejercicio para el que elevó hasta el 12,5% la tasa de paro, lo que representa aumentos de seis décimas y de dos puntos y medio porcentuales, respectivamente, en comparación con las estimaciones de abril. Asimismo, estimó que el empleo crecerá un 0,2% en 2008, mientras que en 2009, lo que aumentará será la destrucción de empleo, con un avance del 0,5%.

De vuelta a los datos de la EPA, Andalucía, una vez más, lideró el ranking de datos negativos. Fue la comunidad con un mayor número de parados -56.400 más en comparación con el primer trimestre del año (el 10% más) y 178.500 en los últimos doce meses, lo que representa un incremento del 40,6%-, de modo que su tasa de paro se elevó al 16,27%, la más alta de España, sólo seguida de cerca por Canarias (16%).

El total de ocupados se elevó a 3.180.400, lo que supone 43.600 menos que en el periodo anterior (-1,35%).

El aumento de la población activa en 12.800 personas en el segundo trimestre (0,34 por ciento) no pudo ser absorbida por el mercado de trabajo.

Por provincias, la tasa de desempleo es más alta en Granada (18,44 por ciento), seguida de Cádiz (18,20) y Almería (17,57) y, por sexos, la tasa de paro entre los hombres se eleva al 13,87% y la de las mujeres al 19,70%.

El desempleo se cebó con el colectivo masculino (164.300 hombres frente a 43.100 mujeres), si bien la tasa de paro femenina continúa siendo mayor (12,28% frente al 9,07%). Y afectó a todos los tramos de edad, si bien se acentuó en las personas de entre 25 y 54 años (126.000).

En el segundo trimestre, la población activa -aquella que está en edad y disposición de trabajar- aumentó en 230.200 personas y sumó 22.806.700, de las que 20.425.100 estaban ocupados. Así, la tasa de actividad se situó en el 59,76% y la de ocupación, en el 65,9%. Según el INE, en el segundo trimestre sólo se creó empleo en el sector servicios, con 255.500 ocupados nuevos, mientras que se destruyó en la construcción, industria y agricultura.

Desde Bruselas, el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, consideró que los datos eran "previsibles" y auguró que la desaceleración de la construcción "está llegando al final". Por su parte, el secretario de Estado de Economía, David Vegara, achacó la subida a la caída de la construcción, al cese de los contratos temporales y al crecimiento de la población activa, que aumentó el 3,1% en un año.

  • 1