martes, 26 marzo 2019
22:37
, última actualización
Economía

Andalucía no logra bajar del millón de parados

Era el objetivo de la Junta para el verano. La reducción de agosto fue de 1.067 personas, apenas el 0,10 por ciento, pese al récord del turismo. En la provincia de Sevilla, incremento del 0,81 por ciento, hasta 248.789

el 02 sep 2014 / 09:07 h.

TAGS:

Desempleados esperando a que abra una de las oficinas del SAE en la capital hispalense, en concreto en Sevilla Este. / José Luis Montero Desempleados esperando a que abra una de las oficinas del SAE en la capital hispalense, en concreto en Sevilla Este. / José Luis Montero La Junta de Andalucía se encomendó al verano para que el paro registrado en esta comunidad autónoma bajara del nivel del millón de personas. No era un objetivo muy ambicioso, admitía, pero sí capaz de romper con una de esas barreras que llaman psicológicas. Tras un agosto frustrante, puesto que se redujo el desempleo, sí, aunque en nimio porcentaje (apenas una décima respecto a julio), esa meta no se ha cumplido. Cierto es que la región encadenó en agosto su quinto mes consecutivo de recorte del paro, pero no es menos cierto que, ante perspectivas turísticas que hablaban de récord, se esperaba un mejor comportamiento del mercado laboral. No ha sido así, y el 31 de agosto trajo, otro año más, la avalancha de ceses de los contratos estivales. Es más, si no hubiera sido por la vendimia adelantada –ojo, no sólo aquí, sino también en Francia, y quede constancia de que Andalucía es la comunidad que más temporeros envía a las viñas galas–, hoy estaríamos escribiendo sobre una nueva subida del desempleo. En concreto, el número de personas inscritas en los listados del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) se redujo al cierre del mes pasado un 0,1 por ciento respecto al anterior, porcentaje equivalente a 1.067 personas, hasta 1.018.432. Suele decirse que agosto es tradicionalmente malo porque finaliza la mayor parte de las contrataciones turísticas. Sin embargo, no cabe olvidar tampoco que en agosto del año pasado, en plena crisis económica, el recorte fue de 4.674, cuatro veces y media más que en este 2014 en el que se canta por doquier la recuperación. Y hay otro dato más que pone los pies sobre el suelo. La afiliación media de agosto –media mensual, y no a día 31– bajó un 0,18 por ciento sobre julio, esto es, 4.760 cotizantes andaluces menos a la Seguridad Social, hasta 2.677.768. Esta tijera revela la temporalidad del escaso empleo que se generó. En el último año, el desempleo registrado en las oficinas del SAE retrocedió un 2,68 por ciento, porcentaje equivalente a 28.051 parados menos, mientras que la Seguridad Social ganó 53.931 cotizantes, o un 2,06 por ciento. ¿Cómo se comportaron en agosto los distintos sectores de actividad? El campo fue el único que restó desempleados respecto a julio, un 4,49 por ciento (4.048 personas) gracias a la adelantada vendimia. En cambio, en la construcción subió un 0,76 por ciento, hasta 137.230 parados, el 0,68 lo hicieron los servicios, a 592.702, y un 0,66 por ciento, la industria, donde se contabilizaron 72.701 operarios sin trabajar. Y en el colectivo sin empleo anterior, el desempleo se redujo en 2.613 personas, el 0,97 por ciento, y aquí se encuadrarían también los contratos estivales, de aprendizaje, etcétera. Pero las tornas cambian al analizar el conjunto del último año: donde el paro más se incrementó fue en la agricultura, un 14,88 por ciento, y un 0,49 por ciento marcaron los servicios. En cambio, descendió un 18,36 por ciento en la construcción –se nota el efecto del plan rescate concebido por la Junta de Andalucía para el ladrillo– y un 14,18 por ciento en la industria. En el colectivo sin empleo anterior, alza del 0,58 por ciento. Primero, paro. Segundo, Seguridad Social. Y tercero, contrataciones. Son los tres indicadores a analizar de las estadísticas del SAE y del Ministerio de Empleo. 247.656 contratos se rubricaron en agosto, 83.603 menos que en julio, una caída del 25,24 por ciento. De aquella cantidad, tan sólo 8.001 fueron indefinidos, con un descenso del 36,94 por ciento en comparación mensual. Si ésta la convertimos en interanual, las cosas cambian: aumento del 6,75 por ciento en el conjunto de la contratación (15.663 relaciones laborales más), del 19,97 por ciento en la indefinida (1.332) y del 6,36 por ciento en la temporal (14.331). El porcentaje más contundente del mercado de trabajo en Andalucía: apenas 3,23 de cada 100 contractos acordados en agosto fueron fijos. Por provincias, la reducción del desempleo se concentró en las costeras, a excepción de la almeriense. Precisión: es la menos vitivinícola, y eso explica mucho. El recorte lo encabezaron Cádiz y Málaga –fueron 2.600 y 1.305 personas menos inscritas en el SAE, respectivamente–. Las subidas la lideró Sevilla con un 0,81 por ciento, o 1.994 personas más sin poder trabajar, hasta 248.789. Tercer mes consecutivo en ascenso, y esta evolución laboral resulta ya muy preocupante. Desde agosto de 2013, son 3.535 sevillanos menos en el paro, un 1,40 por ciento. Sólo se libraron la agricultura y la construcción, mientras que se incrementó con fuerza en servicios y algo en la industria. La Seguridad Social restó 4.484 cotizantes, un 0,70 por ciento mensual, si bien ganó con respecto a hace un año 6.712, un 1,07 por ciento, hasta 633.373 trabajadores afiliados. Se firmaron 52.697 contratos, 31,39 por ciento menos mensual y un 8,37 por ciento más interanual, de los que 1.843 fueron suscritos con carácter indefinido (38,89 por ciento menos con respecto a julio y 20,54 por ciento más que en agosto del año pasado). Reacciones. La Junta de Andalucía valoró el descenso del paro aunque mostró preocupación porque esa reducción está siendo «más moderada» de lo necesario, ya que a la economía española «le falta tensión». Sus políticas económicas, sentenció, están dando frutos. La patronal CEA consideró esperanzadora la mejoría del empleo en Andalucía y la achacó «al buen comportamiento del sector agrícola con el comienzo de nuevas campañas, frente al resto de los sectores donde el desempleo aumenta». Los sindicatos insistieron en la precariedad del poco empleo creado y reclamaron un cambio de rumbo en las políticas. SE ROMPEN SEIS MESES DE RACHA En el conjunto del Estado, el desempleo registrado en los Servicios Públicos de Empleo (SEPE) apenas subió un 0,18 por ciento (8.070 personas) en agosto, para quedar en 4.427.930 parados.  Se rompió, así, la racha a la baja que se iniciara hace seis meses. En un año, 270.853 españoles han abandonado esa lista, un 5,76 por ciento. La afiliación a la Seguridad Social, que también llevaba seis meses consecutivos de incrementos, perdió en agosto 97.582 personas, el 0,58 por ciento respecto a julio, y colocó  el número total de ocupados cotizantes en 16.649.521. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha reconocido que agosto «siempre es un mes malo para el empleo» si bien ha recordado que, en términos interanuales, la tasa de afiliación a la Seguridad Social sigue aumentando.  

  • 1