Local

La provincia de Sevilla, con la capital a la cabeza, prosigue con su destrucción de empleo

El final del tirón de las rebajas comerciales y la ausencia de campañas agrícolas son las claves del nuevo incremento del paro en toda Andalucía. Como datos positivos, que la cifra de desempleados se ha reducido en 55.726 personas en la comunidad en el último año y en 4.579 en la provincia.

el 04 mar 2014 / 09:18 h.

TAGS:

Desempleados entrando en una oficina del SAE en la capital hispalense. Desempleados entrando en una oficina del SAE en la capital hispalense. Febrero cumplió su sambenito de ser un mes tradicionalmente malo para el empleo en Andalucía: ni campañas agrícolas, ni turísticas ni comerciales. Pero el de 2013 trae tres detalles. Primero, con su aumento del paro, la comunidad se alejó de la bajada registrada en el conjunto del país. Segundo, la intensidad con la que todavía se pierden puestos de trabajo en la provincia de Sevilla. Y tercero, el aún más intenso ritmo de sangría laboral que aflora en su capital. Partiendo de ésta y llegando al Estado, la que sigue es la evolución. 91.680 parados registraba la ciudad al finalizar el mes pasado, según los datos de los Servicios Públicos de Empleo –en el caso regional, el SAE–. La cifra es superior en un 0,93 por ciento a la de enero, un porcentaje equivalente a 847 personas, mientras que la diferencia sobre febrero de 2013 fue de 282, o el 0,3 por ciento. Se trata de un volumen desgraciadamente histórico, el peor de la crisis económica. Sirva como referencia el de 2008, ejercicio de arranque de esta ya larga negrura:48.538. El nuevo aumento del paro en Sevilla capital dio pie a la oposición política y a los sindicatos para reclamar por enésima vez al Ayuntamiento un plan de empleo específico, mientras que el alcalde hispalense, el popular Juan Ignacio Zoido, trasladó a la Junta de Andalucía, por enésima vez también, la responsabilidad máxima de la destrucción. Los 847 sevillanos más sin trabajar fueron algo más de la mitad (54,71) de los 1.548 en que creció el paro en la provincia, un 0,60 por ciento más respecto a enero, aunque un 1,73 por ciento menos (4.579 personas) sobre el mismo mes de 2013, hasta 259.932. Por tanto, en la comparación interanual sí salta a la vista un recorte, pero habría que acogerlo con cautela. El motivo: las estadísticas de las afiliaciones a la Seguridad Social no acompañan, señal inequívoca de precariedad laboral que impera.     En efecto, el número de afiliados en la provincia bajó un 0,18 por ciento mensual, hasta 632.559 ocupados, siendo del 0,77 el recorte en el último año. Lectura: no sólo se incrementa el paro, sino que la destrucción de empleo continúa. El quid: la evolución de los pesos pesados de la economía de esta provincia. ¿Se acabó el tirón de las rebajas comerciales de enero? Pues 1.153 sevillanos más al paro. ¿Se terminó la campaña de la aceituna? 470 jornaleros más sin tajo. En cambio, la construcción vio reducirse su desempleo en 296 operarios, y en 142 la industria. El colectivo sin empleo anterior –compuesto en buena parte por los jóvenes que acceden por vez primera al mercado laboral– sumó 363 parados. En el último año, la tendencia descrita es idéntica. Más parados en el campo –un 2,9 por ciento, a 16.125–, en los servicios –1,39 por ciento, hasta 156.777– y en el colectivo sin empleo anterior –el 3,57 por ciento, hasta 29.978–. Mientras, descenso para la industria (7,7 por ciento, con 21.535 desempleados) y la construcción (un 15,31 por ciento, a 35.517). 55.958 contratos (-12,8 por ciento mensual y +7,51 interanual) se firmaron en febrero en la provincia, de ellos sólo 2.973 indefinidos (+ 9,1 por ciento en el mes y +9,66 en un año). Los temporales se redujeron el 13,77 sobre enero y se incrementaron un 7,39 sobre febrero de 2013. Para la patronal sevillana CES, el nuevo repunte del paro evidencia «la dura situación de las empresas», y reclama que «fluya» el crédito. Para los sindicatos UGT y CCOO, revela que el «triunfalismo del Gobierno central no se corresponde con la realidad», y solicitan un plan integral de empleo. Llegamos a Andalucía. 9.674 trabajadores (un 0,91 por ciento) se quedaron sin su puesto en febrero, hasta 1.069.394 desempleados. Aunque, eso sí, 55.726 andaluces abandonaron esta negra lista en el último año, cifra equivalente al 4,95 por ciento. La mejoría interanual estuvo acompañada por un incremento de las afiliaciones: 1,74 por ciento, hasta quedar en 2.676.704 ocupados –respecto a enero, el dato se estancó–. Como en el caso de la provincia de Sevilla, el listado andaluz del SAE escaló para la agricultura, los servicios y el colectivo sin empleo anterior, y menguaron para industria y construcción. Andalucía no se apuntó al buen febrero de España. En el capítulo de las reacciones, la Junta de Andalucía acogió la estadística con «luces y sombras», al recordar que febrero suele ser negativo por razones «estacionales».  

  • 1