Local

El paro y la falta de servicios como vecinos

1,3 millones de andaluces viven en barrios marginados

el 10 dic 2010 / 19:56 h.

TAGS:

Agroláchar lleva a cabo esta iniciativa solidaria por segundo año consecutivo.

Situados en las periferias de las ciudades, creados hace 40 ó 50 años ante el aumento de la población urbana, con pisos inferiores a 50 metros cuadrados, sin centros cívicos, bibliotecas y otros servicios sociales y, sobre todo, con un vecindario en el que la tasa de paro duplica la media de sus ciudades. Con estas características hay 160 barrios en las capitales andaluzas y localidades de más de 50.000 habitantes y en ellos viven casi 1,3 millones de andaluces. Son los barrios marginados, que no marginales, habitados originariamente por gente obrera a quienes la crisis ha azotado con más fuerza en forma de paro y desahucios por el impago de hipotecas y alquileres.

Con motivo del Día Internacional de los Derechos Humanos, la asociación APDH puso ayer el acento en uno de los derechos reconocidos hace 62 años en la Declaración Universal: el derecho a un techo digno. Más allá de la infravivienda extrema, con los núcleos chabolistas tradicionales cuyo número "se mantiene estable" y los nuevos creados en su mayoría por inmigrantes -sobre todo gitanos rumanos-, existen en las ciudades barrios "que hace 50 años vinieron a cubrir las necesidades de vivienda de un momento determinado y luego han sido abandonados", explicó el coordinador del área de marginación de Pro Derechos Humanos, Pablo María Fernández.Almanjaya en Granada, Palma-Palmilla en Málaga y barrios sevillanos como Torreblanca, Polígono Norte, Amate, Polígono Sur, Candelarias, Madre de Dios o Los Pajaritos entran dentro de esta tipología, un problema exclusivo del ámbito urbano.La situación no es nueva "y la administración la conoce", denuncian desde APDH, pero se ha recrudecido con la crisis. "La diferencia principal es que ahora la población en estos barrios, donde la tasa de paro es superior a la media de sus ciudades, tiene problemas para pagar la hipoteca o el alquiler, se suceden los desahuicios y aumenta el delito como forma de subsistencia", señala el responsable de Pro Derechos Humanos, que esgrimió datos del Consejo General del Poder Judicial según los cuales "cada día son desahuiciadas 500 personas en España".En materia de vivienda, APDH asegura que "no falta legislación en Andalucía sino que se cumplan las leyes". La Ley reguladora del Derecho a la Vivienda en Andalucía cumplirá dentro de unos días un año de vigencia pero según esta asociación "se convertirá en papel mojado".

Fernández critica que "se ha dejado que el mercado inmobiliario lo regule la banca" y la crisis del ladrillo no sólo ha llevado a reducir la construcción de VPO sino que los ayuntamientos "están deshaciéndose del parque de viviendas públicas como una forma de obtener recursos. Sólo en Sevilla se han puesto a la venta 400 viviendas públicas en barrios como el Tardón, la Barzola o Torreblanca". La vivienda pública es una figura urbanística de promoción y propiedad municipal destinada al arrendamiento a precios bajos.

Mientras, denuncia Fernández, en Andalucía hay 100.000 casas desocupadas, sobre todo "en los centros de las ciudades, dejando que muchas se caigan para especular" con los solares. De hecho, para el coordinador del área de marginación de APDHA no se trata tanto de que haga falta construir más viviendas en la comunidad como de rehabilitar las casas existentes, una política prevista en el Plan cuatrianual de Vivienda y Suelo y que, al igual que la construcción de VPO, se ha visto frenada por la crisis del ladrillo y los problemas de financiación por parte de bancos y cajas.

  • 1