jueves, 15 noviembre 2018
03:40
, última actualización
Local

El paro y los recortes monopolizan el debate del último Presupuesto

"Es cruel prometer que con un cambio de Gobierno los parados van a encontrar trabajo y felicidad", advierte la Junta al PP

el 09 nov 2011 / 22:19 h.

TAGS:

La consejera de Hacienda en el Parlamento.

El debate de Presupuestos en el Parlamento estaba llamado a ser un alto en la campaña electoral del 20-N pero no fue así. Junta y Gobierno dejaron claro que en la pelea partidista no hay descanso y ambos usaron la Cámara para contraponer los dos modelos políticos que los ciudadanos podrán apoyar con su papeleta en once días.

La consejera de Hacienda, Carmen Martínez Aguayo, defendió que las cuentas de 2012, que blindan los servicios sociales, son "coherentes" con la opción de un gobierno socialdemócrata mientras que el líder del PP, Javier Arenas, tildó el Presupuesto de un "eslogan electoral" que tiene "los días contados".

El paro y los recortes centraron el debate del último Presupuesto de este Gobierno, en primavera hay elecciones autonómicas.

Por segundo año consecutivo, Arenas se subió a la tribuna con el discurso de un futuro presidente de la Junta. Ya se ve en San Telmo -todas las encuestas le dan la mayoría en Andalucía-, de ahí que haya anunciado que derogará este Presupuesto y hará uno nuevo. ¿Cómo sería el modelo del PP? Para intentar contrarrestar las críticas del PSOE a la falta de concreción del programa económico popular, Arenas presentó su alternativa de gobierno pero sólo leyó enunciados y no dio ninguna cifra.

Promete una ley que fije un techo de gasto, eliminará tres impuestos (Donaciones y Sucesiones, bolsas de plástico y canon del agua), reformará la administración y el sector público, establecerá un plan de pagos a los proveedores y un plan de guarderías. Qué dinero destinará a cada cosa y, sobre todo, de dónde ahorrará sigue siendo una incógnita. El programa de Mariano Rajoy está lleno de ambigüedades y todo apunta a que el de las autonómicas también.

El "programa oculto" del PP y los recortes públicos en sus comunidades fueron los principales reproches de la consejera, que tuvo que encajar duros golpes por paro (más de un millón), una cifra "inaceptable", admitió Martínez Aguayo. La titular de Hacienda, en una primera intervención muy técnica, esbozó las claves del último Presupuesto de la legislatura -puede ser el último de un gobierno socialista- que, por primera vez en crisis, crece un 1%, hasta los 30.020 millones. Sacrifica aún más la inversión (cae un 9,9%) para blindar sanidad, educación y dependencia (cuatro de cada cinco euros se destinarán a políticas sociales). La Junta agota el margen de endeudamiento -Arenas criticó la "herencia" que le va a dejar- y sube los impuestos a los que más tienen.

El dirigente popular denostó todos los puntos del Presupuesto y concluyó que "1,2 millones de parados no merecen este gobierno". Aseguró que no incluyen ni una sola reforma, que se basan en previsiones "no creíbles", que son "opacos" porque no se especifica la inversión provincializada y que acuden a lo "más cómodo", o sea, subir los impuestos pero no tocar el "gran monstruo de la administración paralela".

Arenas se cebó con el caso de los ERE, que investiga los Expedientes de Regulación de Empleo irregulares pagados con fondos públicos, y, anticipándose a las críticas del PSOE, denunció que la Junta recorta los servicios sociales porque "nunca ejecuta lo que presupuesta inicialmente".uso "cruel" del paro. La consejera, en una réplica más incisiva, repitió el argumento central de los socialistas en campaña: que la receta del PP allá donde gobierna es "atacar lo público".

Martínez Aguayo contrapuso el dinero que destina Andalucía en educación, sanidad y dependencia del que aportan comunidades populares como Madrid, Valencia, Galicia o Murcia y reprochó que las regiones populares no hayan elaborado sus Presupuestos -alegan que no tienen previsiones de ingresos porque el Estado no ha prorrogado sus cuentas- porque "o no saben qué hacer o no lo quieren contar".

Además, la titular de Hacienda afeó a Arenas, a quien recordó que es el político mejor pagado de Andalucía, que "utilice de forma cruel e injusta el paro". Le reprochó que es "cruel prometer que con un cambio de gobierno los parados van a encontrar trabajo y felicidad" y dijo que eso es "aprovechar el dolor de las familias para alcanzar el poder".

"No hay recetas mágicas", afirmó Martínez Aguayo, que defendió, en la recta final de la legislatura, el "esfuerzo" del Gobierno andaluz para luchar contra la crisis. Desde 2008 ha aprobado 59 medidas anticrisis por un montante de 14.000 millones de euros. Al margen de la pelea PP-PSOE, desde IU Ignacio García calificó los Presupuestos de "restrictivos, electoralistas, tramposos y poco creíbles". "Siguen la línea de los anteriores y se intentan maquillar con una pátina de izquierdas, pero contienen recortes sociales", apuntó.

Las cuentas pasaron el trámite en la Cámara al rechazarse las enmiendas a la totalidad de la oposición.

Quedó claro que los partidos están inmersos en la campaña de las autonómicas de la primavera. Hasta entonces, no habrá hueco para el consenso, pese a que Arenas dijera que ahora debe ser un "tiempo para la concordia y la esperanza y no para la pelea". Con las encuestas a favor, cerró su turno asegurando que "nunca ha visto un deseo tan contundente de cambio". "Lo viviré con la mayor humildad", dijo anticipándose a las urnas.

  • 1