Local

El parón de la biblioteca le cuesta a la Hispalense 8.000 euros al día

Hasta el dictamen del Supremo pueden pasar dos años sin que se retome la obra.

el 29 may 2010 / 17:31 h.

TAGS:

Éste es el estado que presenta la obra de la biblioteca del Prado mientras se resuelve el litigio que iniciaron los vecinos.

La indignación que provoca a muchos sevillanos ver la Encarnación a medio hacer y con un proyecto que va a costar a las arcas públicas 25 millones más de los inicialmente presupuestados no se ha traslado al Prado de San Sebastián, donde el próximo 28 de julio hará un año que se pararon por orden judicial las obras de la biblioteca universitaria.

Cada día, el parón del edificio proyectado por Zaha Hadid le cuesta al bolsillo del contribuyente 8.300 euros. Y es que la paralización de los trabajos por un plazo mínimo de dos años (lo que se espera que el Supremo tarde en dirimir este asunto) supondrá un desembolso de 6.109.920 euros, según los cálculos de la Universidad de Sevilla, promotora de la biblioteca.

En el Prado de San Sebastián, a las puertas del Centro histórico de la ciudad, hay un solar a medio construir, vallado y donde los jaramagos y el polvo campan a sus anchas. Similar al estado de la Encarnación. Con una notable diferencia, eso sí, que la Justicia decidió parar la obra de la biblioteca después de un recurso vecinal mientras que en la Encarnación no ha habido una demanda ante los tribunales y los informes municipales que pedían su paralización fueron desoídos por parte de los poderes políticos.

El pasado 16 de junio, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) tumbaba la decisión de Urbanismo y la Hispalense de construir en los jardines del Prado una biblioteca universitaria. Entonces, el proyecto había supuesto ya un gasto de cuatro millones de euros. Los jueces entendieron que el proyecto no estaba justificado en una zona verde pese a que en la revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) se especificó esa posibilidad. "La nueva calificación supone una distonía con la opción del planificador en el PGOU de 1987, que no fue otra que la de recuperar el Prado para uso y disfrute de los ciudadanos, liberando su espacio central de amenazas rentabilizadoras o especuladoras y cristalizando a nivel de planeamiento, por primera vez y con carácter definitivo, una de las grandes conquistas urbanísticas de los sevillanos: el Prado como espacio libre para todos". A este argumento jurídico, el entonces consejero de vivienda y ya candidato del PSOE a la Alcaldía de Sevilla, Juan Espadas, replicó: "Me preocupa esta reflexión porque significaría tanto como asumir que un ayuntamiento no tiene capacidad para cambiar en un PGOU las determinaciones de un plan anterior y, por tanto, una limitación en las potestades municipales".

El hacer una biblioteca -pública- universitaria "no favorece los intereses generales de la ciudad, antes al contrario los debilita en un claro retroceso para favorecer intereses educativos universitarios que no pueden primar sobre los generales", llegaba a decir la sentencia.

Al conocerse el auto, la Universidad anunció que seguiría con las obras hasta que el fallo fuera firme. Los vecinos, claros vencedores de esta batalla, decidieron dar un paso más y reclamaron ante la Justicia la paralización total de los trabajos. El TSJA volvió a darles la razón el 28 de julio cuando ordenó frenar toda actividad en el solar alegando que, en caso de que finalizara la construcción, el daño sería "irreparable". Los magistrados no ordenaron la demolición porque no se había pedido y, por ello, no impusieron tampoco una fianza.

El caso está ya en manos del Supremo, aunque aún queda el último pronunciamiento del TSJA sobre la novena demanda que interpusieron los vecinos. Mientras tanto, la Universidad tiene permiso judicial para hacer las labores de conservación oportunas en la parcela, donde un guarda de seguridad vigila que no haya robo de materiales ni destrozos. La Hispalense también espera una resolución que le permita invertir los tres millones de euros de la UE que recibió para la biblioteca en otro proyecto de infraestructura. Un proyecto para el que había dinero y que habría estado terminado a finales de este año, es hoy por hoy un solar a medio hacer e inutilizado tanto para los vecinos como para todos los sevillanos.

  • 1