viernes, 22 febrero 2019
18:57
, última actualización
Local

El parón de VPO deja colegios vacíos en Pino Montano y Los Bermejales

Se construyeron centros en las zonas de crecimiento, pero la crisis lo paralizó todo.

el 06 jun 2010 / 18:25 h.

TAGS:

El colegio de Bermejales, con dos años de vida, aún no ha llenado todas las aulas.
Cada año la escolarización en Sevilla empieza de la misma manera y termina de un modo distinto. Hace dos meses empezó con una oferta inicial de 24.400 plazas para niños de 3 años -975 más que el curso anterior- y terminará esta semana con la matriculación de muchos menos niños de los previstos.

En la capital, las solicitudes han bajado en todas las zonas escolares, excepto en dos [ver cuadro], algo inusual hasta este año. En total ha habido 66 peticiones menos. Sería muy útil para los padres y para la administración educativa conocer esta información antes de elegir el colegio para su hijo, y antes de planificar el reparto de plazas por zonas. Pero es imposible.

Cuántos niños nacen y a qué barrios se mudan las familias
Hace cinco años, el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, envió una carta personal a la entonces Consejera de Educación, Cándida Martínez. Ésta acababa de hacer público un ambicioso plan para construir colegios en Andalucía, con un mapa detallado indicando dónde estarían ubicados.

Monteseirín le echó un vistazo al mapa, lo comparó con su plan urbanístico -el Ayuntamiento tenía previsto hacer cientos de VPO- y pensó que la Junta había olvidado planificar escuelas en las zonas de expansión de Sevilla. Así se lo hizo saber el alcalde en aquella carta: ¿Por qué Educación no ha previsto colegios en Palmete, Bermejales y Pino Montano? A la consejera le sentó fatal. Monteseirín fue llamado a consultas a su despacho y recibió un tirón de orejas y una consigna: "La escolarización no funciona así".

Una de las obligaciones de Educación al planificar con antelación la escolarización consiste en estudiarse el padrón municipal cada año, ver cuántos niños nacen, y pensar si será necesario construir un colegio en el barrio de esos críos antes de que cumplan tres años y sus padres empiecen a buscar colegio. Tres años para organizarse.

Ésa es más o menos fácil. Hay otra más complicada, que es hacer una predicción del movimiento poblacional y adivinar a qué barrios se mudarán las familias con niños. Cinco años atrás el Ayuntamiento de Sevilla planificó muchas urbanizaciones de VPO con facilidades de compra para familias jóvenes.

Se empezaron a asignar por sorteo los pisos antes de que se construyeran -el boom inmobiliario estaba en lo más alto- y la Junta ordenó hacer colegios en Pino Montano y en Bermejales, escuelas que este año han quedado vacías o semivacías. Porque las constructoras colapsaron, el crédito bancario desapareció, las hipotecas se congelaron y los pisos no se terminaron o no se compraron. "Tengo un colegio vacío en Pino Montano y uno semivacío en Bermejales", se queja el delegado de Educación, Jaime Mougan.

El coste de una escuela funcionando para la mitad de alumnos es tremendo. Pero Educación está obligada a cubrir una zona de potencial demanda. "Parecía que en Bellavista íbamos a necesitar más escuelas porque construyeron los bloques enormes en Jardines de Hércules, pero esos pisos se venden por 50 millones, y una familia joven con niños no tiene dinero para pagar algo así", explica Mougan. De todas las zonas de crecimiento, sólo la de Sevilla Este y la de La Negrilla han cuajado. "A los bloques nuevos de La Negrilla ya se han mudado familias, es la única proyección de VPO que necesitará escuelas. Aunque aún no ha crecido el padrón, allí haremos el próximo colegio", dice Mougan.

Centro y Nervión, menos censados de los que se matriculan
Aún así con saber esto no basta. En los barrios con más demanda de Sevilla -el Casco Antiguo, Nervión y Los Remedios- hay menos niños censados de los que luego se escolarizan. Llega mucha gente de fuera, lo cual distorsiona la planificación, y al final hay que abrir más aulas en los colegios de la zona y subir la ratio de alumnos por aula.

Los Remedios es un barrio sin colegios públicos, habitualmente colapsado porque en los últimos años no paraba de recibir alumnos del Aljarafe. El 50% de población de Tomares y Gelves, según datos de la delegación, solía pedir plaza en Los Remedios. Había sobredemanda en esta zona de Sevilla, mientras los colegios del Aljarafe estaban vacíos. Este año se ha invertido la tendencia, y ahora son los municipios de Tomares y Gelves los que no dan a basto.

En Sevilla suele haber más demanda que oferta en colegios concretos, pero no en zonas. Este año es el primero en el que no se sube la ratio en ningún barrio de Sevilla. En el Casco Antiguo esto es especialmente significativo, y ha sido así gracias a que se ha abierto un nuevo colegio -en la calle Recaredo- que se ha llenado de inmediato (75 plazas).

"El colegio del Valle ya no es una prioridad", dice Mougan, refiriéndose a la escuela que iba a construirse en la calle Sol, y que iba a solucionar los eternos problemas de plazas en el Casco Antiguo (antes de que la crisis le pusiera freno).
 
Dos imprevistos repuntes: Heliópolis y Los Pajaritos
Sólo hay dos zonas que han tenido más solicitudes este año que el curso pasado: Bami-Heliópolis-Bermejales-Bellavista (128 más) y Cerro-Pajaritos-Candelaria-Rochelambert-Palmete (119 más). Ambas han crecido mucho por razones muy distintas. La primera por el efecto llamada de haber concertado una línea más al colegio Claret, en Heliópolis, que ha disparado la demanda. Además en 2009 desapareció otro concertado en esta zona, el Santa Ana, que al no recibir el concierto en los cursos que pedían, se privatizó.

El caso de Los Pajaritos es distinto. Aquí la ampliación de la zona ha hecho que las familias tengan más colegios donde elegir, y las que viven en barrios más desfavorecidos, como Los Pajaritos, Candelaria o Rochelambert han llevado a sus hijos a las escuelas más alejadas de sus casas, como el Juan XXIII o el Pablo XI.

Los hermanos se reunifican en Infantil , no en Primaria
El nuevo baremo escolar ha puesto este año el criterio de hermanos por encima del resto. Así es como 2.602 niños de 3 años han entrado en los colegios donde estudian sus hermanos. Educación cambió el baremo para resolver el problema de la conciliación familiar, algo que saltaba por los aires cuando los padres tenían que llevar a sus dos hijos a escuelas distintas.

Sólo un niño en Sevilla ha quedado fuera del colegio de su hermano, en una escuela del Centro donde el resto de alumnos admitidos también tiene hermanos dentro. Pero la prioridad al criterio de hermanos tiene doble lectura: por un lado, no funciona igual en Primaria, porque los niños de Infantil pasan de nivel con su plaza consolidada, y no suelen quedar vacantes para los de fuera. Aunque tengan hasta 25 puntos.

Por otra parte, hay niños escolarizados en Sevilla con medidas cautelares, que fueron acusados de fraude escolar, y un juez les devolvió al centro hasta que se resuelva el juicio. Esos chicos han metido a sus hermanos con sus puntos, y si llegara a resolverse el juicio en su contra y son expulsados en unos años... Educación no sabe aún si también hay que echar a sus hermanos.

A los tribunales, la familia monoparental.
Educación cree que el criterio de familia monoparental, muy decisivo para lograr plaza, está mal definido. Muchas madres solteras han reclamado sus puntos por un recurso administrativo. En el concepto no caben todos los tipos de familias que hay, y la picaresca innata a la escolarización tampoco ayuda a buscarle solución. La Junta prevé redefinirlo para el próximo curso.

  • 1