jueves, 21 febrero 2019
21:47
, última actualización
Local

El parón del ponemultas le sale al Ayuntamiento por 1,6 millones

Bloqueado desde febrero por los trámites burocráticos iniciados para adquirirlo en propiedad, ha dejado de poner 8.000 multas.

el 17 may 2010 / 20:05 h.

TAGS:

Las multas son supervisadas por los policías que conducen el vehículo.

El coche ponemultas ha dejado de recaudar más de un millón y medio de euros en los tres meses y medio que lleva sin patrullar, después de que caducara el sistema de renting por el que el Ayuntamiento lo había adquirido. Aunque el Consistorio asegura que no tiene una media de las multas que este vehículo impone al día, las estadísticas municipales recogen que el ponemultas denunció el año pasado unas 27.500 infracciones. Y eso, restando los fines de semana en los que el coche no suele salir, ofrece una media de un centenar de sanciones diarias, en concreto 105.

Esas 105 multas diarias supondrían unas 8.085 en los tres meses y medio que el vehículo ha estado aparcado en las instalaciones policiales de La Cartuja sin poder salir a patrullar. Y multiplicarlas por 200 euros, la sanción habitual por la doble fila, implica que las arcas municipales han dejado de ingresar la nada despreciable cifra de 1.617.000 euros en este tiempo. El vehículo también impone sanciones por estacionar sobre la acera obstaculizando el tráfico, normalmente de 150 euros, lo que podría rebajar levemente esta estimación.

El Ayuntamiento reitera que, una vez vencido el alquiler del coche el pasado mes de febrero, la intención municipal era la de adquirir el vehículo en propiedad. El ponemultas costó 72.000 euros porque fue necesario adaptar el Renault Clio que lleva instalado el sistema, al que se le colocaron dos cámaras exteriores y el equipo informático que registra las matrículas, pero se hizo con un coche adquirido mediante el sistema de renting, como toda la flota de la Policía Local. Ese sistema consiste en una especie de alquiler que permite cambiar los coches por otros nuevos cada cierto tiempo, en este caso cuatro años, de forma que siempre están en perfecto estado.

Pero en el caso del ponemultas, cambiar de vehículo supondría una gran inversión porque habría que adaptarlo de nuevo, de ahí la idea de comprarlo. Lo que ocurre es que desde la primera semana de febrero, cuando se renovó toda la flota de vehículos de la Policía Local, no se ha avanzado en su compra. Y sigue aparcado bajo un techo de uralita en un aparcamiento de La Cartuja. Fuentes del área de Seguridad y Convivencia admitieron ayer que continúan a la espera de noticias por parte de la Delegación de Gobierno Interior, a la que le corresponde librar la partida económica para su adquisición.

En estos momentos el vehículo no pertenece ya al Consistorio, al haber acabado el periodo de renting; pero además ni siquiera cuenta con la documentación necesaria para poder circular, puesto que los papeles se preparan para el tiempo del alquiler.

 El coche ponemultas fue adquirido a finales de 2006. Su tecnología de última generación permitía poner hasta un máximo de 4.000 multas diarias, según informó en su día el Ayuntamiento. Sin embargo, su puesta en marcha fue muy dificultosa, ya que precisó de numerosos ajustes en su software para adaptarse a las calles de Sevilla con la precisión suficiente para que las multas no pudieran ser impugnadas, lo que supuso meses de estancia en el taller. De hecho, tardó más de un año en poner su primera multa. En 2008 comenzó a funcionar a pleno rendimiento.

En la misma situación que el ponemultas -incluso físicamente, porque de hecho están aparcados a su lado- están el coche radar y las furgonetas con los dispositivos para realizar controles de alcoholemia. Su alquiler tampoco fue renovado, aunque el Consistorio no ha anunciado qué planes tiene para esos dos vehículos.

El barbecho de estos vehículos, cuyas llaves incluso han sido entregadas a la Jefatura para su custodia ya que no se prevé una pronta puesta en marcha, ha sido duramente criticados por los sindicatos Sppme y UGT, que creen que se están desperdiciando los medios materiales con los que cuenta la Policía Local.

  • 1