Local

El parque Catalunya en Miniatura quiere salvar a Andalucía de los Niños

Esta empresa, con 30 años de experiencia y talleres especializados en reparación, visitó el recinto el martes. Está dispuesta a explotarlo si la Junta le ayuda a restaurar las piezas. Hoy lo debate en su consejo de administración

el 26 abr 2013 / 06:30 h.

TAGS:

No todo está perdido para Andalucía de los Niños, el monumental parque de maquetas heredado de la Exposición Universal de 1992, abandonado a su suerte por el Gobierno autonómico desde que en enero de 2012 recuperó su gestión, ya que hasta entonces estaba transferida a Isla Mágica, que lo conservó y mimó mientras lo tuvo bajo su tutela. El pasado 8 de abril este periódico publicó un reportaje en el que se denunciaba el penoso estado en que se encuentra este recinto, que costó 800 millones de pesetas de la época (4,8 millones de euros), así como la falta de vigilancia y cuidados por parte de la Consejería de Hacienda y Administración Pública, responsable del lugar. Jose Carlos cruz ruinas 5Entonces, la Junta aseguró que existían varias empresas interesadas en recuperar y explotar este enclave, situado en la Cartuja, y que les había dado hasta mediados de mes para concretar si querían o no hacerse cargo del parque. Desde entonces, nadie ha vuelto a comentar nada sobre este asunto, pese a que ya ha pasado el plazo inicialmente marcado. No obstante, sí que se están produciendo movimientos para evitar la desaparición de Andalucía de los Niños. El pasado martes visitaron el recinto el consejero delegado y la directora de la empresa propietaria de Catalunya en Miniatura, un parque similar al construido en la Expo 92, donde se recrea a escala mediante maquetas los principales monumentos y accidentes geográficos de aquella tierra. Estas instalaciones, situadas en el municipio de Torrellas de Llobregat (Baix Llobregat), a tan sólo 13 kilómetros de Barcelona, lleva 30 años siendo rentable y creciendo como una de las principales atracciones turísticas de esa comarca. Vista General Vista general del parque de maquetas Catalunya en Miniatura, similar a Andalucía de los Niños antes de su abandono. Catalunya en Miniatura se inauguró en mayo de 1983 y hoy es el único parque temático de maquetas en activo de la península Ibérica –en Tenerife hay otro– y el más grande de Europa. En diciembre de 2008 incorporó a sus instalaciones una zona forestal que permite a los visitantes disfrutar de varias actividades de aventura entre árboles, antes o después de la visita al circuito de miniaturas. Dispone de 60.000 metros cuadrados de superficie, 25.000 para la exposición de más de 150 maquetas y 35.000 para servicios y aparcamiento. Tras la visita a Andalucía de los Niños, los responsables de esta empresa apreciaron el notable deterioro del conjunto sevillano, si bien consideraron factible su recuperación, tarea de la que se encargarían sus propios talleres –esta compañía es experta en rehabilitación y cuenta con los mejores artesanos del sector–, y vieron posible rentabilizar el recinto, importando el modelo de negocio que funciona en Catalunya en miniatura. La rehabilitación de las piezas, muchas de ellas dañadas e incluso incompletas por la falta de mantenimiento y algunos robos, no sería problema para esta empresa, ya que cuenta con un equipo propio, formado por personas con discapacidad auditiva, que se encarga de la conservación artesanal de las miniaturas catalanas. De hecho, son expertos en trabajar con poliuretano, material que ya se ha extendido a los parques de toda Europa, puesto que soporta mejor que ningún otro la erosión del clima. Algunas de las maquetas de la Expo se fabricaron de hecho ya entonces con él. Jose Carlos cruz ruinas 72Tras realizar el recorrido, acompañados por técnicos de la Junta, quedaron sorprendidos por la “magnífica ubicación” del recinto, junto al casco histórico y a Isla Mágica, lo que permitiría establecer colaboraciones turísticas y concertar visitas con centros escolares no sólo de la capital hispalense, sino de toda la comunidad. Y es que la idea que contemplan es ofrecer a los turistas que recalen en Sevilla la posibilidad de recorrer en una hora todos los monumentos de la comunidad autónoma. El interés es tal que el consejo de administración de esta compañía se reúne hoy y figura entre los puntos del orden del día analizar si se opta a la concesión del parque andaluz, porque existe verdadero interés por parte de sus responsables –unos apasionados del arte del maquetismo– por evitar que continúe el deterioro de Andalucía de los Niños. Sin embargo, más allá de esta visita, el proyecto se encuentra en una fase muy incipiente, ya que, aunque hay interés por parte de Catalunya en Miniatura, esta sociedad no sería capaz de afrontar en solitario el coste de la restauración del recinto. Aunque las conversaciones formales todavía no han comenzado, esta empresa necesitaría de apoyo financiero para sufragar la rehabilitación del parque, un dinero que podría aportar la Junta de Andalucía, responsable del actual estado de abandono. Tanto gustó el complejo a la directora y al consejero delegado del parque catalán, que incluso hablaron de la posibilidad de cambiar el nombre al parque en caso de que finalmente se quedaran con su explotación, a fin de no reducir sólo al público infantil las visitas. Así, preferirían la denominación Balcón de Andalucía, que empleó Isla Mágica cuando las maquetas formaban parte de su oferta, frente a la de Andalucía de los Niños. No en vano, las tres décadas de historia de Catalunya en Miniatura les ha enseñado a explorar todas las posibles vías de negocio que ofrece este tipo de parques. De hecho, no sólo encuentran ingresos en las visitas de escolares, familias y los grupos, sino que además han emprendido una original política de patrocinios, ofreciendo a algunas empresas la posibilidad de incluir sus sedes entre el resto de miniaturas. Es el caso, por ejemplo, de TV3, la cadena autonómica catalana, cuyo edificio central aparece reproducido a escala, lo que les ha proporcionado promoción gratuita a través de sus canales. Otras compañías cuentan con descuentos para sus socios e incluso entradas de regalo. Este repentino interés podría suponer una solución para el jardín de miniaturas de la Cartuja, de 10.000 metros cuadrados, cuya idea partió del ya desaparecido arquitecto sevillano Ignacio Aguilar, gran conocedor y enamorado de Andalucía, que quiso enseñar la región como si de un juego se tratara. Entonces se visitaron parques de todo el mundo para inspirar las 72 maquetas andaluzas, entre otros el Parque de Madurodam (La Haya), construido en 1952, que curiosamente también inspiró a Catalunya en Miniatura.

  • 1