sábado, 17 noviembre 2018
16:30
, última actualización
Local

El parque de San Jerónimo sigue sin luz nueve meses después

El Ayuntamiento afirma que ya se tramita la instalación eléctrica, pero no concreta fechas.

el 27 feb 2012 / 19:51 h.

El parque de San Jerónimo sigue sin iluminación desde que se inauguró, el pasado mes de mayo.

En septiembre de 2011, cuatro meses después de su inauguración, el nuevo parque de San Jerónimo estaba en la penumbra. Así lo denunciaron los vecinos. Y hoy sigue igual.

El Ayuntamiento no precisa cuándo tendrá luz y desde el Distrito Norte sólo se informó a los vecinos de que lo primero en ponerse en marcha sería la iluminación de la pasarela que une el parque del Alamillo y el de San Jerónimo. Por ahora, fuentes del Consistorio indican que ya se tramita la conexión eléctrica y que estará en breve, pero no concreta si será en días o semanas.

Lourdes Moreno, portavoz de la Asociación de Vecinos San Jerónimo-Alamillo, advirtió que es "un peligro" pasear o hacer deporte en una nueva zona verde que registra ya una gran afluencia de público. "Dado que sustituyeron las escaleras por rampas, el parque es perfecto para patinadores o ciclistas, pero por la noche da miedo", lamentó.

La portavoz vecinal también apuntó que el parque debió estrenarse antes de las pasadas elecciones municipales y que, por tanto, habría que pedirle responsabilidades al anterior gobierno de PSOE e IU, pero añadió que tras ocho meses de la nueva gestión del PP la "falta de papeles y la tramitación administrativa larga" tampoco han posibilitado que el parque esté equipado como debiera. "Se inauguró sin bancos, sin papeleras y sin farolas, fruto de la precipitación", criticó Moreno que sí reconoció la buena labor de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir en la regeneración de esta zona junto al río.

Mientras, nueve meses después de la inauguración de esta orilla del Guadalquivir, hay quien sigue haciendo footing con el móvil en la mano para no chocar con un árbol o meter el pie en un agujero.

Y es que la falta de dinero del Consistorio es más que evidente. A finales de julio del pasado año, el delegado de Urbanismo y Medio Ambiente, Maximiliano Vílchez, ya anunció que el Consistorio no tenía dinero para el cuidado de 16 zonas verdes de la ciudad (209 hectáreas, seis veces el parque de María Luisa), que necesitaría tres millones de euros para ello y que sólo podría "parchear" ese verano. Entonces, Vílchez anunció que la decisión del Gobierno municipal era atender los tres grandes parques nuevos: Tamarguillo, Miraflores y Guadaíra, así como Jardines de Hércules.

Porque mantener un parque es caro. Un ejemplo: poner a punto los escasos 7.692 metros cuadrados del parque de la antigua fábrica de Contadores, entre las calles Alternador y Estornino, cuesta 8.000 euros y su mantenimiento mensual, otros 4.000, según el anterior gobierno.

Esta situación no es nueva, ya que el anterior gobierno local ya tuvo problemas al recibir de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir los nuevos parques de Miraflores II (34,8 hectáreas), Tamarguillo (96 hectáreas) y Guadaíra (36). De hecho, recurrió al Plan Proteja de la Junta (750.000 euros, en total) para poder abrirlos tras un largo periodo de abandono.

La presión vecinal entonces fue clave. En el caso del parque del Guadaíra (donde se invirtieron 10,5 millones de euros) debió abrirse a principios de 2010, pero no lo hizo hasta cerca de un año después. El de Jardines de Hércules (4,4 hectáreas), Parques y Jardines lo tuvo que cerrar en marzo durante unos quince días ante la falta de dinero para pagar a la empresa de mantenimiento.

El proyecto que abre San Jerónimo al río costó algo más de nueve millones de euros, amplía la zona verde de San Jerónimo un 30%, ofrece una densa red de caminos (2.928 metros de longitud) y puso fin al muro en la avenida José Galán Merino. Es un rincón cada día menos desconocido y no exento de peligros por la falta de iluminación. De día, la nueva pasarela sobre el tapón o la corta de la dársena ofrece una vista inédita desde la que se puede observar alguna que otra focha, patos, serpientes, rapaces nocturnas de todo tipo e incluso cotorras o conejos.

  • 1