viernes, 19 abril 2019
22:25
, última actualización
Local

El Parque Guadaíra se abre este mes sin luz, fuentes, bancos ni papeleras

El Ayuntamiento recepcionará en pocos días la obra de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir. Los vecinos piden mejores accesos y aparcamientos, más arbolado y que el vallado perimetral se complete.

el 07 ene 2014 / 00:05 h.

TAGS:

Sevilla  Parque Guadaira.4/1/14Foto: Manuel R.R.El proyecto arrancó hace ya seis años en los despachos, pero no será hasta dentro de unos días cuando los vecinos puedan disfrutar del nuevo Parque del Guadaíra, una histórica escombrera al Sur de la ciudad, que será la segunda zona verde más grande tras el Alamillo. Tras 17,23 millones de inversión, más de dos años de obras y una media de 70 contrataciones laborales al mes, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) da por terminada la obra. De hecho, desde el Ayuntamiento de Sevilla confirman que será recepcionada “en breve” y que “pronto” se abrirá al público. Eso sí, sin equipamientos. El equipo de Juan Ignacio Zoido (que puso el 30% del presupuesto) ya ha contratado el mantenimiento para los próximos dos años, pero nada se sabe de bancos, farolas, papeleras o fuentes. Este parque, pues, se abrirá sin equipamientos, como ya ocurrió con el del Charco de la Pava o San Jerónimo. La intención del Gobierno es rematar el parque con luz, agua, bancos y papeleras lo antes posible, pero el equipo municipal no da fechas ni plazos. En el caso del parque del Charco de la Pava, rebautizado como Vega de Triana, en octubre de 2012 se abrió al público sin equipamientos. Su inauguración oficial se retrasó casi un año porque el mantenimiento le costaba a las arcas municipales 480.000 euros anuales que no se habían previsto. En el caso del parque de San Jerónimo, muchos meses después de su apertura los vecinos tenían que caminar o circular a la luz de mecheros cuando caía el sol para no tropezar. En cuanto al nuevo pulmón verde del Sur, su construcción no ha estado exenta de polémica. En primer lugar, aunque la obra se adjudicó hace cuatro años, no se hizo nada hasta el año pasado, cuando el proyecto se volvió a adjudicar con bastantes cambios. Fue entonces cuando los vecinos denunciaron que se estaba construyendo un viario con unas dimensiones exageradas, y con hasta ocho rotondas. En septiembre de 2012 las rotondas desaparecieron del proyecto y el viario se estrechó. Antonio Fajardo de la Fuente, portavoz de Asociación Parque Vivo del Guadaíra, comentó en una entrevista a este periódico que por ahora las administraciones no han atendido las propuestas de los vecinos para mejorar el parque que, por ejemplo, sólo está parcialmente vallado. “Tampoco hay arbolado suficiente pese a los casi 20 millones que ha costado adecentar la zona. Además algunas de las especies utilizadas no son precisamente las más adecuadas, y hay muchos ejemplares que van a tener que ser sustituidos al no haber arraigado”, vaticinó. Además, alertó de que hay una zona próxima a las Tres Mil Viviendas que conduce a los huertos sociales, muy transitada, que no tiene ni accesos ni aparcamientos. El vallado es tubular, de manera que desde el exterior pueda verse todo el parque, sin sombra que pueda servir de refugio. La transformación de estas 60 hectáreas pretende dar un nexo de unión a zonas del Polígono Sur, Heliópolis, Bermejales, Pedro Salvador y Elcano, favoreciendo la integración de los barrios más desfavorecidos con el resto de la ciudad. El nuevo parque pondrá en valor una amplia parcela que se extiende a lo largo de algo más de tres kilómetros, desde la Avenida de la Paz hasta la Avenida de la Raza. Además, estará conectado con el parque de Los Bermejales –con unas 30 hectáreas – y con el parque Riberas del Guadaíra –con alrededor de 40–, constituyendo una gran zona verde perimetral de más de 117 hectáreas.

  • 1