El Parque Logístico de Carmona rebaja las exigencias de uso para captar nuevas empresas

El pleno en su totalidad aprobó la modificación de las normas subsidiarias de 2003 para flexibilizar el suelo y atraer a negocios de sectores diferentes al original

el 15 ago 2014 / 10:51 h.

El Parque Logístico de Carmona sigue siendo la esperanza de creación de empleo para el Consistorio. Foto: Alberto Méndez El Parque Logístico de Carmona sigue siendo la esperanza de creación de empleo para el Consistorio. Foto: Alberto Méndez El Consistorio carmonense ha comenzado a trabajar en distintas propuestas encaminadas a hacer más atractivo para las empresas el Parque Logístico de la localidad, una superficie de más de 630.000 metros cuadrados ubicada junto a la autovía A-4, a 15 kilómetros del centro urbano de la ciudad. El pleno del Ayuntamiento carmonense ya acordó en la última sesión de julio formular una modificación de las normas subsidiarias municipales –un cambio en el uso de la zona, con el objetivo de facilitar la instalación de nuevas empresas y propiciar el desarrollo industrial–, las cuales datan del año 2003, dos años antes del inicio de su construcción. Entre las principales modificaciones que se pretenden realizar tras el acuerdo unánime de todos los grupos políticos de la ciudad con representación en el Consistorio (PP, IU, PSOE y UPCarmona) en las citadas normas está la de flexibilizar los usos y actividades que pueden desarrollarse en el mismo. Con este cambio, pretenden abrir la posibilidad de implantar actividades industriales independientes que sean compatibles con el uso logístico del parque, así como suavizar la implantación de actividades complementarias vinculadas directamente a las de carácter terciario y logístico. Para el alcalde de la localidad, Juan Ávila (PP), «de esta manera nuestro objetivo es que el Parque Logístico de la ciudad no se restrinja únicamente a empresas relacionadas con el sector del almacenamiento y distribución de mercancías, sino que atraiga a nuevas empresas de carácter industrial o comercial interesadas en instalarse en Carmona pero que finalmente se ven frenadas o buscan otros municipios por las limitaciones urbanísticas de este parque». El Ayuntamiento pretende también reducir el tamaño actual de las parcelas mínimas pasando de los 15.000 a 7.500 metros cuadrados para el uso logístico y de los 5.000 a 2.500 metros cuadrados para el terciario. Esta modificación atiende a la actual demanda de negocios que requieren una superficie menor para iniciar su actividad. Asimismo, el pleno municipal propuso una reordenación de algunas zonas interiores del parque, en concreto de las superficies de uso comercial y de los aparcamientos. Con este cambio se prevé una mayor demanda para esta dotación comercial, según las previsiones realizas de los técnicos municipales. Por último, se instó a que se mejoraran diversas infraestructuras del parque logístico de Carmona que necesitan un buen lavado de cara, como el suministro de energía eléctrica, la red de agua potable y la depuración de aguas residuales del complejo. Para garantizar la viabilidad de estas modificaciones y aprobarlo definitivamente, el Ayuntamiento solicitará informes a las distintas administraciones y entidades como las Consejerías de Economía, Innovación, Ciencia y Empresa y de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía; al Consorcio de Aguas del Huesna y la compañía eléctrica Endesa. El PSOE afirmó que estos acuerdos plenarios se han producido para «atender a una vieja propuesta» de su grupo municipal «para aumentar el atractivo del parque logístico». Para los socialistas, con este sí unánime, la zona se convertirá en un «nuevo motor de empleo para la ciudad». Asimismo, en un comunicado, el grupo municipal socialista afirmó que «ya propuso en su día esta compatibilidad de usos, para conseguir que el parque aglutine el máximo número posible de empresas y genere un mayor número de puestos de trabajo». El Parque Logístico de Carmona empezó a construirse en el año 2005, durante el mandato de Sebastián Martín Recio (IU), y ya entonces se preveía que podía ser una importante fuente de riqueza económica y de generación de empleo para la localidad. Sin embargo, la ocupación empresarial del mismo ha estado en torno el 30 por ciento de la superficie del parque, si bien, antes del estallido de la crisis, se preveía una ocupación del 50 por ciento con la llegada de firmas procedentes del sector automovilístico, el alquiler de coches, electrodomésticos o de la construcción. Por todo ello se espera que las modificaciones propuestas supongan un impulso al parque y una medida para captar la atención de nuevas empresas. Además se une su gran extensión y su ubicación estratégica junto a la autovía A-4 y cercana a la SE-40, apenas a 15 kilómetros de la capital hispalense y a escasos minutos del aeropuerto de San Pablo y de la estación de trenes de Santa Justa. NEGOCIACIONES. Durante este mandato, el actual equipo de gobierno está manteniendo numerosas reuniones con varios empresarios que han mostrado su interés en asentarse en el centro logístico carmonense. El máximo edil popular, Juan Ávila, confirmó en declaraciones a El Correo de Andalucía que está «convencido» de que estas nuevas medidas «facilitarán la ubicación en nuestro parque de nuevas empresas». De hecho, aseguró que «ya están muy avanzadas las negociaciones con tres de ellas de distintos sectores económicos y, si estas negociaciones se cierran, como parece previsible, no sólo serán por su importancia un reclamo para el parque, sino que podrían generar más de 300 puestos de trabajo y un importante ingreso económico para las arcas municipales».

  • 1