Local

El parque público de Tablada sigue sin fecha a falta de obtener presupuesto

El conglomerado de empresas Tablada Híspalis estudia solicitar al Ayuntamiento de Sevilla una cita este otoño para vender el terreno. Que «Tablada será un parque» es una de las propuestas más repetidas por los partidos políticos. Pero la dehesa sigue en estado de abandono

el 11 ago 2014 / 12:00 h.

TAGS:

parque-tablada-01Cuando en abril del pasado año el Tribunal Supremo declaró Tablada como zona verde en contra incluso de dos fallos del Tribunal Superior de la Junta de Andalucía (TSJA) y de las explicaciones del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) quedaba blindado su uso como espacio de expansión verde. Más de un año después el silencio sobre esta histórica dehesa sevilla es absoluto. El Gobierno municipal calla ateniéndose a la falta de presupuesto para poner el proyecto en pie teniendo antes además que adquirir los terrenos. Los grupos de la oposición tampoco airean una propuesta que antes fue también de ellos. Y, ante la inacción, incluso grupos como Ecologistas en Acción y otros colectivos como Tablada Verde o Green Sevilla han optado por aparcar el asunto hasta que alguien se decida a tirar hacia adelante por una Tablada verde y pública. Hace un año, cuando el conglomerado de empresas que ostenta la propiedad del terreno, el consorcio Tablada Híspalis, vio definitivamente echado por tierra su proyecto de construir aquí 20.000 viviendas se creyó que serían más proclives a vender a mejor precio. Sin embargo, este pool de 14 inmobiliarias y constructoras andaluzas (entre las que están, Osuna, Sando y Noriega) apenas ha movido ficha dando por hecho que, de la otra parte, esto es, la administración pública, no iba a haber dinero suficiente. En medio de esta larga pausa, Tablada Híspalis parece ahora dispuesta a volver a intentarlo y estudia la posibilidad de pedir una reunión al Consistorio con vista a celebrarse el próximo otoño, previsiblemente entre los meses de octubre y noviembre. En ella, se pondría sobre la mesa una oferta con la que las empresas del ladrillo intentarían desembarazarse de una propiedad que ya no les resulta útil. Con todo, caben otras opciones en el tablero de juego. Tablada Híspalis habría invertido originariamente 82 millones de euros en la adquisición de este suelo rústico. Y en la última valoración realizada por el Ayuntamiento de Sevilla, ya partiendo como suelo rústico tras la sentencia del Supremo, el montante final no superaba los siete millones de euros. Así las cosas y conociéndose que no existe una opinión única en Tablada Híspalis sobre cómo proceder, otra de las opciones que podrían dar por buena es esperar. Aguardar tal vez una próxima revisión del PGOU. Descartada igualmente por el Supremo la expropiación, algo en lo que insistió especialmente Izquierda Unida, el asunto continúa varado. Y con él, todas las pretensiones de mejora que sobre Tablada han existido. La más ambiciosa, sin duda, la presentada por el colectivo ciudadano Tablada Verde y Pública. Su proposición pasó por excavar un lago de alrededor de 40 hectáreas, dotarlo de playa fluvial (cuyo acceso podría gravarse con algún precio testimonial) y crear una escuela de hípica, incardinar el carril-bici, desarrollar actividades de parapente y aeromodelismo, crear huertos urbanos a imagen de los existentes en el Parque Miraflores, entre otras iniciativas. El coste inicial estimado rondaría los 20 millones de euros. Un millón podría llegar a costar el mantenimiento de unas instalaciones de este tipo que, en clave futurible, constituirían uno de los equipamientos verdes más sobresalientes de toda Andalucía. parque-tablada-02Miembro de Tablada Verde, el escritor Antonio Rodríguez Almodóvar, considera que esta «ha sido arrebatada a Sevilla siempre por los gobiernos de derecha», y confía todavía en que pudiera volver a probarse «un nuevo intento de expropiación», para que volviera a ser patrimonio del Estado «comenzando a escribirse entonces una historia mucho más sensata y juiciosa que la que hasta hora ha acaecido». Pero en cualquiera de los escenarios, además del presupuesto para darle forma, hay que tener dinero para negociar o expropiar. En un pleno a comienzos de 2012 el grupo municipal popular aseguró que su prioridad no iba a ser expropiar dehesas, ello a pesar de que el propio alcalde hispalense, Juan Ignacio Zoido, se posicionó claramente en el periodo electoral por que Tablada albergara un gran parque público. La única verdad que puede constatarse tras una visita a la zona en este estío es que Tablada será siempre verde –dada su condición de terreno inundable– pero todo parece sugerir que, por mucho tiempo más, este lugar continuará viéndose como un inmenso y costoso secarral.

  • 1