Cofradías

El paso de la Resurrección gana medio metro de altura

La primera fase de ampliación de las andas incluye esquinas y maniguetas nuevas así como un monte para dejar visible el sepulcro.

el 27 feb 2013 / 19:07 h.

El tallista Francisco Verdugo y el hermano mayor Miguel Ángel Pérez. / Estefanía González (Atese)

La iglesia de Santa Marina custodia ya el que será el último gran estreno de la Semana Santa de 2013. El paso del Señor de la Resurrección ha dado el estirón después de más de tres décadas de procesiones, primero desde el colegio de La Salle y últimamente desde el templo de la calle San Luis en la inhóspita madrugada del Domingo de Resurrección. Las andas han pasado por el taller de Francisco Verdugo donde han adquirido nuevas dimensiones con el objetivo de ensalzar el misterio en la calle dotando al paso "de un carácter más pasionista".

En primer lugar se ha realizado una nueva parihuela en el taller de Juan García Casas, de la localidad cordobesa de La Rambla. La pieza tiene siete centímetros más de altura con respecto a la anterior. Además se han ampliado también los respiraderos en 20 centímetros en laterales, delantera y trasera. Ello ha motivado la realización de cuatro nuevas esquinas talladas con sus respectivas maniguetas, estas últimas de un tamaño mayor y en color caoba para destacar sobre el resto de la fábrica, toda dorada.

Las nuevas esquinas ejecutadas por Francisco Verdugo saldrán en madera, a la espera de que sean doradas y estofadas el próximo año en una segunda fase de ampliación del paso, en la que también se contempla la elaboración de nuevos candelabros de guardabrisas con más puntos de luz (de nueve brazos en las esquinas y de cinco en los laterales).

De momento, esta primera actuación no ha afectado al canasto, donde sólo se le ha añadido un moldurón en la parte inferior de unos 4,50 centímetros de alto. En la mesa del paso, los trabajos se han encaminado a dejar más visible la estructura del santo sepulcro sobre el que se alza la imagen del Señor de la Resurrección. En este sentido, se ha colocado un monte de carpintería que será cubrirá de flores durante la estación de penitencia y sobre la que se eleva la famosa losa.

Con todas estas mejoras la cabeza del Señor sube medio metro más con respecto a la altura de estos últimos años. Las andas de la Resurrección ganan pues en presencia aunque de momento queda descartado cualquier proyecto de ampliar el actual misterio, más allá del ángel anunciador y el Señor de la Resurrección: "No tenemos previsto añadir ninguna figura más, el misterio así está cerrado", ha precisado el hermano mayor, Miguel Ángel Pérez.

Estos nuevos volúmenes del paso han permitido la incorporación de una trabajadera, por lo que se eleva a 40 el número de costaleros que se requiere abajo. En este sentido, desde la hermandad se ha señalado que estas primeras actuaciones tratan de suplir las carencias que tenía el paso, con una medidas propias para salir de un colegio, "dotándolo ahora de un carácter más pasionista".

Esta primera fase de ampliación del paso se completa con nuevos faldones en terciopelo rojo burdeos y nuevos juegos de paños de bocina para ambos pasos, todo ello obra del bordador jerezano Ildefonso Jiménez. Asimismo, el apartado de estrenos para esta Semana Santa incluye también una nueva saya de tisú de plata para la Virgen de la Aurora, realizada en el taller de José Ramón Paleteiro con bordados del antiguo estandarte de la corporación. La pieza ha sido posible gracias a la donación de un importante número de hermanos.

El cotejo rendirá homenaje al Año de la Fe. Todos los cirios de los nazarenos llevarán grabados el logotipo del Año de la Fe, además de varios de los codales del paso del Señor y de parte de la candelería del palio. Todo ello en un año en que se estrenará por los callejones del barrio al tomar por Inocentes e Infantes a la ida.

  • 1