Local

El pato de la Pila tiene un gemelo

Si Sevilla paga el pato, se lo va a pagar a Miñarro: en su taller está la única copia conocida del pato de la Pila del ídem, robado la semana pasada y que también era una réplica, porque en Sevilla el examen práctico para obtener el carnet de vándalo ha consistido siempre en destrozar esta fuente. (Foto: P.Cazalla).

el 15 sep 2009 / 00:34 h.

TAGS:

Si Sevilla paga el pato, se lo va a pagar a Miñarro: en su taller está la única copia conocida del pato de la Pila del ídem, robado la semana pasada y que también era una réplica, porque en Sevilla el examen práctico para obtener el carnet de vándalo ha consistido siempre en destrozar esta fuente.

No se sabe cuánto costaría hacerle un seguro a la Pila del Pato ni si al Ayuntamiento le pedirían por ello menos que a Pocholo por poner un lamborghini a todo riesgo, pero lo que se sabe es que la pérdida del otro día tiene remedio fácil y barato: lo que valgan hoy 20.000 pesetas del año 2003. Eso fue lo que cobró Manuel Mazuecos, artista escultor del estudio de Juan Manuel Miñarro, por hacer en un solo día una copia en bronce del tristemente célebre animalito.

"El Ayuntamiento no se ha puesto en contacto con nosotros para nada", comentaba ayer el propio Miñarro a este periódico, "y lo mismo le podía interesar saber que estamos en condiciones de hacer todas las copias que hagan falta, porque tenemos el modelo". Todas las copias que hagan falta pueden ser un buen negocio, como se mantengan los derroteros actuales. Ni siquiera la estrategia de cambiar la fuente de sitio desde su creación, en 1850 (Plaza de San Francisco, Alameda de Hércules, Prado de San Sebastián, Plaza de San Leandro), ha logrado evitar los continuos daños sufridos por este símbolo de la Sevilla flamenca y cañí, que como tal símbolo dota de valor tanto a la pila como al pato, dondequiera que éste se encuentre.

"Después de que otros artistas le dijeran que lo que pedía era imposible, el arquitecto que estaba restaurando la fuente se presentó aquí un día preguntando si se podría sacar una copia del pato de bronce que él traía, y Manolo Mazuecos le dijo que sí. Si lo que trajo era o no el original, eso lo ignoramos. Se llevó la que traía, más la pieza obtenida y el molde de silicona del que se sacó, pero nosotros nos quedamos con un modelo que se puede usar para hacer la réplica", explica Miñarro.

"Pero no nos han pedido nada", remata el artista. Lo mismo están pensando en hacerlo, aunque a día de hoy lo único que se sabe es que la policía sigue buscando el objeto robado por el mercado negro de obras de arte y que el Ayuntamiento está a la espera de ver si aparece, antes de tomar ninguna decisión.

Los 158 años de la fuente han transcurrido hasta hoy con abundantes sobresaltos. Aparte de pintadas y deterioros varios, el destrozo mayor se produjo en agosto de 2003, lo que obligó a acometer una restauración integral de este elemento que ha sido fuente de inspiración de las sevillanas y del rock andaluz, de los turistas que vienen a pasar una noche flamenca y hasta de los punkis y litroneros que se han venido juntando desde la Transición en la Plaza de San Leandro. De hecho, el pato también acabó siendo transitorio.

  • 1