Local

El patrimonio activo

Cerca de 600 personas mayores de 55 años de nueve localidades participaron ayer de forma activa en el I Encuentro Deportivo para Mayores del Bajo Guadalquivir celebrado en Lebrija

el 24 abr 2014 / 22:30 h.

TAGS:

Imagen DSCF2554aa Llevan 60, 70 y hasta 80 años trabajando por una vida mejor. Pero lejos de retirarse de la sociedad, quieren vivirla con más ganas que nunca. Y es que las personas mayores son «el mejor patrimonio de los pueblos», tal como indicaba ayer durante el acto de inauguración del I Encuentro Deportivo de Mayores del Bajo Guadalquivir la alcaldesa de Lebrija, María José Fernández, localidad que acogió el evento. Unas 600 personas, mayores de 55 años, de localidades como El Palmar de Troya, Los Palacios y Villafranca, Utrera, Montellano, Dos Hermanas, El Cuervo, Las Cabezas de San Juan, Los Molares y Marismillas y de la anfitriona Lebrija participaron en una veintena de actividades que tenían un fin: promover la participación activa de las personas mayores a través del ejercicio físico. Tras muchos años de trabajo, para algunos ayer era la primera vez que podían disfrutar en compañía de otros vecinos de un rato de ocio y deporte. Ejemplo como el de Dolores Guisado. Con 70 años esta mujer de Las Cabezas de San Juan repartió vitalidad en cada prueba. «Es la primera vez que salgo a un encuentro de este tipo», confesaba. Amante del baile, como bien demostró durante la actividad de aeróbic, asegura que el deporte con el que más disfruta en el grupo de mantenimiento físico de su localidad es la de bádminton. Guisado siempre se ha hecho cargo de su casa y lo sigue haciendo. Desde las siete de la mañana esta mujer se dedica a cuidar a una de sus nietas, riega sus plantas, se va a hacer «los mandaos» y cuando las agujas del estómago marcan la hora tiene la comida preparada para todos los suyos. Aunque muchos de los participantes estaban en su edad de jubilación, las difíciles circunstancias económicas que hoy viven muchas familias obligan a estas personas mayores a seguir trabajando para sacar adelante incluso a tres generaciones, apuntó el delegado del Gobierno de la Junta de Andalucía en Sevilla, Francisco Javier Fernández, en la presentación Saben lo que es el hambre. «Tenía que entrar a los campos para robar membrillo», por eso Pepe San Palo asegura que está tan ágil. A sus 78 años, sus acompañantes destacaban la rapidez de este hombre para salvar los obstáculos de las pruebas de fútbol que el medio centenar de voluntarios tenían preparadas. Juegos de habilidad, baloncesto, ejercicios acuáticos en la piscina cubierta o petanca fueron algunas de las actividades de las que pudieron disfrutar estos jóvenes de espíritu. Detrás, el «paseo del colesterol» y un almuerzo saludable. Los lebrijanos fueron los que más disfrutaron al ver que su localidad era la capital del deporte «de la tercera edad». María Bertolé fue una de las vecinas que aprovechó la ocasión para demostrar que los dolores no le impiden ser activa. «Estos encuentros nos dan vida», aseguraba. Una afirmación con la que coincidían mayores, autoridades y monitores.  Según el responsable de mayores de Montellano, Óscar Benítez,  muchos de los participantes no están acostumbrados a salir de sus localidades, por lo que reunirse con vecinos de su comarca en un entorno alejado de la competición les enseña a participar activamente en la sociedad, así como mantener la forma para seguir con agilidad en las articulaciones. Y es que, como aseguró Fernández, estos encuentros y la promoción de políticas sociales adecuadas a las necesidades de las personas mayores son  los que tienen que velar por el bienestar de los que lo han hecho por las generaciones futuras.

  • 1