Local

El patrimonio rupestre

La semana nos ha traído la buena noticia de que el Arte Rupestre de la Cornisa Cantábrica ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad. Cuando hace 50 años estudiábamos esa materia, tan sólo figuraba como enclave hispánico Altamira; todos los demás eran franceses. Ahora sabemos que una cosa es estar en los libros y otra muy distinta existir realmente.

el 15 sep 2009 / 07:51 h.

La semana nos ha traído la buena noticia de que el Arte Rupestre de la Cornisa Cantábrica ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad. Cuando hace 50 años estudiábamos esa materia, tan sólo figuraba como enclave hispánico Altamira; todos los demás eran franceses. Ahora sabemos que una cosa es estar en los libros y otra muy distinta existir realmente. La belleza y proyección de Altamira generó una corriente de visitantes que, a su vez, ha dado a conocer los otros enclaves.

Sin embargo habría que advertir que la proyección se aceleró, paradójicamente, cuando se cerró la cueva de verdad, abriéndose un gran museo en el que millones de visitantes ven en realidad una magnífica reproducción.

El Arte rupestre de Andalucía se reparte por miles de cuevas y abrigos en todas las provincias y, además, por ciudades trogloditas habitables y una cantidad ingente de monumentos megalíticos, en su mayor parte, sin ser puestos en valor. Pero existen, como existían esas cuevas cantábricas que ahora reciben el galardón aunque antes no estuvieran en los libros.

Seguramente allí hubo menos peleas por los metros de protección ante una carretera y más ahínco a la hora de diseñar la estrategia que consolidara la imagen patrimonial y también su economía. Aquí necesitamos dejar las polémicas y otra "cueva de Altamira", pero la de mentira. Es ésa la que revaloriza y, en realidad, protege.

Escritor e historiador.

antonio_zoido@hotmail.com

  • 1