viernes, 15 febrero 2019
00:58
, última actualización
Local

El penúltimo bache de Cobre Las Cruces

El primer aniversario de producción en la mina se conmemora con un accidente laboral y con una citación judicial a la vista. La empresa está generando riqueza y puestos de trabajo en el área metropolitana.

el 13 jun 2010 / 18:33 h.

TAGS:

Los dueños de la mina posan con los alcaldes de la zona en junio de 2009.

Cumplido el primer año de funcionamiento a pleno rendimiento de Cobre las Cruces -la producción del mineral comenzó el 3 de junio de 2009- la mina sigue todavía enfrentada a sus propios fantasmas -la sombra que siempre se cernirá sobre un proyecto de este tipo en una provincia que sufrió en 1998 el vertido tóxico de Aznalcóllar- y a dos crudas realidades: su primer accidente laboral grave, con un muerto, y la citación que ante el juez tienen sus directivos por la posible contaminación del acuífero Niebla-Posadas.

El accidente laboral se produjo apenas 10 días antes de cumplirse el primer aniversario, el pasado 25 de mayo, cuando la rotura de una tubería provocó un escape de una mezcla que contenía ácido sulfúrico, con lo que tres trabajadores sufrieron importantes quemaduras. Uno de ellos con el 99% del cuerpo quemado, murió días después el hospital Virgen del Rocío. Todavía hay una investigación en marcha para esclarecer lo ocurrido en este siniestro, lo suficientemente grave como para que la mina, situada a caballo entre tres municipios del área metropolitana (Gerena, Guillena y Salteras) no haya hecho todavía balance de su primer año.

En medio de esta vorágine, un respiro, ya que la citación del Juzgado de Instrucción número 19 de Sevilla, prevista también para el mes pasado, se pospuso finalmente hasta septiembre. Los que tendrán que declarar entonces, y en calidad de imputados, son el director general de la compañía y tres miembros de su gabinete a cuenta de la querella formulada en su contra por la Fiscalía de Medio Ambiente.

La Fiscalía de Sevilla detectó hace un par de años posibles delitos medioambientales después de que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) descubriese 20 perforaciones no autorizadas en el acuífero y un desequilibrio en el sistema de drenaje e inyección que los responsables de la mina pusieron en marcha para el uso del agua en la explotación.

Nadie en Cobre las Cruces quiere hablar del tema, mientras se ultima su defensa y sobre todo porque, al menos, las correcciones realizadas en su día tras la denuncia permitieron poner en marcha la actividad, después de que el mismo juzgado lo autorizara, y llevar un año de rentabilidad, si bien menor de la prevista porque también el invierno, el más lluvioso de los últimos años, obligó a paralizar la extracción de mineral mientras se vaciaba el agua acumulada en la corta.

La planta hidrometalúrgica produjo 4.514 toneladas de cátodos en los primeros tres meses del año, con la materia prima de la que hizo acopio antes de las lluvias, de manera que la producción no cesó, pero fue menor de la prevista.

Por todo ello, el primer balance con los datos más optimistas manejados por la multinacional no llegará quizá hasta dentro de otro año. Eso tras recorrer la mina un periplo de casi 20 años no exentos de escollos, con cambios de dueños, expropiaciones complicadas, denuncias, frentes en contra y paralizaciones de obras incluidos hasta que hace poco más de un año pudo empezar a producir.

En estos momentos son ya 320 las empresas vinculadas con la explotación, pero desde que se inició el proyecto rondan el millar. Toda una revolución para el mercado laboral que suma a los 500 empleos del complejo, además de los 1.500 puestos de trabajo inducidos por todas estas contrataciones. Una parte importante los ocupan vecinos de los municipio de Gerena, Guillena, Salteras y La Algaba. desde que se inició el proyecto, 958 han tenido algún contrato con la misma, hasta un total de 1.433.

  • 1