Local

El PGOU quiere transformar en "suelo público" las fincas de los dólmenes

el 01 ene 2013 / 18:06 h.

TAGS:

El avance del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de  Valencina de la Concepción (Sevilla) reconoce que los dólmenes de La  Pastora y Matarrubilla, legado de las antiguas culturas del  calcolítico y declarados bien de interés cultural (BIC), sufren  "problemas" de accesibilidad y conservación, así como otras  "deficiencias", al pertenecer a manos privadas los suelos donde  descansan. El nuevo documento de ordenación apuesta por la "vocación  pública" de tales terrenos y, a tal efecto, propone la creación de un  sistema general de espacios libres para "transformar en suelo  público" el entorno de los dólmenes.

Valencina de la Concepción, como es sabido, es uno de los  municipios más importantes de la provincia de Sevilla en materia de  patrimonio histórico, dado que en su término municipal, así como en  el de Castilleja de Guzmán, descansan los vestigios arqueológicos de  lo que hace milenios fue un gran asentamiento prehistórico que habría  alcanzado su máximo esplendor durante la Edad del Cobre. Buena prueba  de ellos son los famosos dólmenes de La Pastora, Matarrubilla y  Ontiveros, que vienen a ser los principales monumentos megalíticos de  la provincia de Sevilla y a los que se suman diferentes yacimientos  arqueológicos ya descubiertos y otros tantos detectados por sondeos  geofísicos pero aún pendientes de investigación.

RECONOCIMIENTO DESDE 1931


Abundando en los dólmenes de La Pastora y Matarrubilla, cabe  señalar que su construcción corresponde al conocido modelo de  'tholos', --esto es, una cámara circular comunicada con el exterior a  través de un corredor o galería--, fueron declarados monumentos en  1931 y actualmente son visitables después de haber sido objeto de  diferentes investigaciones por parte del mundo científico. Tanto  estos monumento megalíticos, como el resto de activos pertenecientes  al antiguo asentamiento calcolítico de Valencina de la Concepción, de  cualquier modo, figuran en la declaración de Zona Arqueológica que  pesa sobre 779,16 hectáreas de este término municipal y del término  del municipio vecino de Castilleja de Guzmán, que guarda el dolmen de  Montelirio.  

Pues bien, el Ayuntamiento de Valencina de la Concepción,  gobernado por Antonio Manuel Suárez, aprobó el pasado 18 de diciembre  en el marco de un pleno de su Corporación el documento  correspondiente al avance del nuevo Plan General de Ordenación  Urbana. El documento de avance del nuevo PGOU, recogido por Europa  Press, presta como es natural un amplio capítulo al patrimonio  histórico y, entre diversos aspectos, profundiza en el futuro de los  dólmenes de La Pastora y Matarrubilla. La propuesta del nuevo PGOU,  en concreto, señala que ambos monumentos megalíticos gozan de "buen  estado de conservación", pero a la vez incide en que "ambos enclaves  presentan una serie de problemas tanto en lo relativo a su  accesibilidad, como a su conservación y musealización".

"DEFICIENCIAS" SOBRE TODO POR LA TITULARIDAD

Estos problemas derivan, "principalmente", del hecho "de estar  ubicados" ambos dólmenes en terrenos privados "pese a que como  recogen la Ley de Patrimonio Histórico Español y la Ley de Patrimonio  Histórico Andaluz, los bienes que forman parte del patrimonio  arqueológico son de dominio público". El avance del nuevo PGOU, entre  muchos otros aspectos, avisa de que, en el caso de estos dólmenes,  "resulta evidente que la titularidad privada de los terrenos y la  falta de ordenación del suelo, con un plan director específico, son  las causas principales de las deficiencias observables". "La  conservación de estos frágiles elementos difícilmente es compatible  con el aprovechamiento de las fincas, incluso en su vertiente  agropecuaria más liviana", concluye directamente el texto, que pone  de manifiesto que los suelos donde se alzan los dólmenes de La  Pastora y Matarrubilla "son terrenos de vocación pública".

Es por esto que el documento de avance del nuevo PGOU de Valencina  de la Concepción aboga por la creación de un sistema general de  espacios libres (SGEL) en torno a estos monumentos megalíticos, pues  esta herramienta de ordenación y protección "posibilitará la  transformación en suelo público de algunos de los terrenos en que se  ubican los monumentos y su entorno".

  • 1