Economía

El PIB andaluz encadenó dos trimestres al alza en 2013 por el agro y el exterior

Pese a remontar en el segundo tramo del ejercicio, el conjunto del año se saldó con caída regional del 1,3% y unos 76.000 puestos de trabajo menos.

el 13 mar 2014 / 23:15 h.

Dos trimestres consecutivos de crecimiento enlazó en 2013 la economía andaluza, pero el conjunto del año se saldó aún en rojo. ¿La incógnita? Ver si en los primeros compases de 2014 se asientan esos síntomas –sólo síntomas y todavía leves, a tenor de los minúsculos porcentajes registrados– de recuperación. Jornaleros durante la campaña de la aceituna en la provincia de Jaén. / Foto: Agustín Muñoz Jornaleros durante la campaña de la aceituna en la provincia de Jaén. / Foto: Agustín Muñoz En efecto, en los tres últimos meses del pasado ejercicio, el PIB –Producto Interior Bruto o valor estadístico de los bienes y servicios producidos por un territorio– se incrementó una décima respecto al periodo junio-septiembre, en igual dimensión pues, que entre el tercer y el segundo trimestre del año. Con ello, el balance para todo 2013 ascendió al -1,3 por ciento en comparación con 2012, un ejercicio éste en el que el PIB regional cayó un 2 por ciento –un 0,5 por ciento en 2011, un 1,2 por ciento en 2010 y un 3,7 por ciento en 2009–, indican los datos del Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía publicados ayer. Pero cuidado. Crecerían en tasa intertrimestral, sí, pero en la interanual –comparadas con el mismo periodo del año anterior, es decir, tiempos homogéneos– los tres últimos meses de 2013 arrojaron aún un descenso de dos décimas –un punto en el caso del tercer trimestre–. El comportamiento por las distintas ramas de actividad para todo 2013 revela que aquí lo único que tiró al alza fue la agricultura, pero, lógicamente, no fue capaz de amortiguar el impacto de la caída del resto de sectores. En concreto, el VAB (Valor Añadido Bruto, que no es otra cosa que los ingresos menos los gastos inherentes a una determinada actividad) agrario (campo y pesca) creció un 8 por ciento, y ya se sabe que aquí juega mucho el factor climático en las cosechas. Mientras, para la industria se desplomó el 5,2 por ciento, siendo un porcentaje escalofriante, al acentuar su declive –el revés de 2012 se limitó al -1 por ciento y al -0,2 por ciento en 2011, frente al apreciable ascenso del 7,8 por ciento en 2010, cuando parecía que nos olvidaríamos del varapalo del -11,7 por ciento de 2009–. Por último, el retroceso de los servicios fue de seis décimas, siendo ésta su peor cifra desde que arrancara la crisis económica. Aunque si algo volvió reinar en 2013 fue la exportación, pero suma cautela, pues parece agotarse esta gallina de huevos de oro. En efecto, subieron un 2,1 por ciento, sí, aunque el dato se alejó algo del 3 por ciento del año anterior, y mucho del 8,6 por ciento de 2011 y del 6,3 por ciento contabilizado en 2010. Las importaciones, por su parte, descendieron el 1,3 por ciento, frente al -3,2 por ciento precedente, y esto guarda directa relación con las mermadas economías familiares y empresariales. De hecho, el gasto de los hogares andaluces menguó un 2,2 por ciento –en 2012 lo hizo en un 3 por ciento y el 1,6 por ciento un año antes–, y un 1,9 por ciento el de las administraciones públicas (4,9 por ciento en 2012, siendo éste el ejercicio de los grandes recortes). Y ahora, las empresas. En la llamada formación bruta de capital –léase, la inversión, básicamente la empresarial– afloró un 4,8 por ciento de disminución, severo porcentaje pero nada que ver con el -7,6 por ciento de 2012, el -17,2 por ciento de 2009 o el -7,1 por ciento de 2011. Sin inversión no hay creación de empleo, he ahí la importancia de este indicador. Llegamos al empleo. Se perdieron en 2013 en Andalucía 75.965 empleos (el 2,8 por ciento), hasta 2,67 millones de ocupados –esa pérdida en 2012 fue del 5,1 por ciento–. La remuneración de los asalariados se recortó el 4,5 por ciento –8,5 por ciento un año antes y el 0,9 por ciento en 2011–. Dos datos más. El primero: el PIB regional de 2013 cayó una décima más que el promedio de España (-1,2 por ciento). Y el segundo: sus 141.853,93 millones de euros representaron un 16,86 por ciento del conjunto del PIB nacional (1,022 billones).

  • 1