sábado, 15 diciembre 2018
15:51
, última actualización
Economía

«El PIVE aporta al Gobierno más beneficio que perjuicio»

Entrevista a Nicolás Fernández Tejada, gerente de Kitur Sevilla. La crisis ha servido a Kitur, concesionario de la coreana Kia, para afianzar la marca. En 2014 las ventas en Sevilla y Huelva crecieron por encima del 40%.

el 25 ene 2015 / 16:00 h.

TAGS:

Nicolás Fernández Tejada, gerente de Kitur Sevilla, en el concesionario de Fernández Murube, en el polígono Carretera Amarilla. / Manuel Gómez Nicolás Fernández Tejada, gerente de Kitur Sevilla, en el concesionario de Fernández Murube, en el polígono Carretera Amarilla. / Manuel Gómez —¿Cómo ha sido el año 2014 para el negocio del automóvil en Sevilla? —Hemos dado un salto bastante bueno de 2013 a 2014. El incremento de ventas ha sido razonable y hemos notado más tráfico de exposición, se cierran más operaciones y más rápidamente. En 2013 vendimos 830 coches Kia en Sevilla y Huelva y en 2014 se han superado los 1.200. Y en 2015 queremos mantener el mismo crecimiento. —¿Kia ha ido en línea con el sector en la provincia? —Ha ido por encima, lo que responde a un conjunto de factores: se une la buena imagen de la marca en el mercado, una buena campaña de promoción y publicidad, los siete años de garantía del producto y que hemos acertado con el personal que estamos contratando. —La venta de coches es uno de los termómetros de la economía. Tras siete años de crisis, ¿en qué punto diría que nos encontramos? —Empezando a salir. El Plan PIVE nos ha ayudado bastante. No se pueden lanzar las campanas al vuelo porque nos queda mucho para recuperar lo que teníamos, esa alegría, la confianza del cliente... En una crisis lo primero que pensamos es no cambiar el coche, sino un arreglo y adelante. —¿Esta crisis ha cambiado la manera en que compramos coches? —Ahora miramos mucho más y tenemos muchas más herramientas con internet. Antes ibas a unos cuantos concesionarios, ahora desde el sofá de tu casa puedes ver todos los concesionarios incluso con visitas virtuales. Es otro consumidor mucho más exigente y mucho mejor preparado, alguna veces te sorprenden las preguntas y te quedas fuera de juego. —¿Cómo arranca Kitur? —Empezó en el año 2004 en Dos Hermanas y afortunadamente hemos ido creciendo bastante. Tanto, que después de cubrir Sevilla y bastante bien la provincia, hemos dado el salto a Huelva, donde también tenemos el concesionario exclusivo para la provincia. —¿Cuántos concesionarios? —En Huelva tenemos solo en la capital, en Sevilla tenemos dos (Fernández Murube y Su Eminencia), Dos Hermanas, Los Palacios, Morón, Écija y Lebrija. En 2014 se apostó bastante por la marca y se abrieron tres puntos nuevos, Écija, Lebrija y Su Eminencia. Abriremos en Utrera a finales del mes que viene tenemos pensado abrir otro en Huelva y un par de ellos en la provincia, con lo cual el año pasado abrimos tres y este año abriremos cuatro. —¿Sin Plan PIVE hubiesen sido posibles esos resultados? —Tan altos no. Hubiéramos vendido un 30 por ciento menos seguro. —¿En qué punto están las ayudas? ¿Qué espera el sector? —Estamos con una prórroga del Plan PIVE 6. Esperamos que salga una nueva convocatoria pero creemos que va a ser la última del Plan PIVE. Una vez que ya empiece el mercado a repuntar, el Gobierno seguramente retire las ayudas. España, Grecia y Portugal seguimos teniendo el parque más antiguo de Europa. El Plan PIVE le ha aportado al Gobierno mucho más beneficio que perjuicio, por la rentabilidad que le está sacando en IVA, impuesto de matriculación, impuestos municipales, IRPF porque el Plan PIVE se tiene que declarar en la renta... El negocio es redondo: sube la producción de coches, disminuye el paro y aumenta la recaudación. —¿Qué futuro le ve al coche eléctrico? —Cada vez se irá imponiendo un poco más. Es el gran desconocido. El primer miedo que tenemos es la autonomía del coche y los puntos de recarga que hay en la ciudad, pero cada vez veremos más. Todavía no tenemos la cultura del coche eléctrico. —Un precio de petróleo tan bajo no ayudará... —Ayuda a no comprarlo. Una de las cosas que más valoras de un coche es el consumo y empieza a pesar o no cuando la gasolina baja. —¿Se venden más gasolina o más diésel? —La tendencia es un poquito más de gasolina que de diésel. Hace unos años era al revés porque el diésel estaba a un precio bajo y compensaba, pero ahora hay que sopesar un montón de cosas. Primero, que el coche diésel cuesta más, que paga más impuestos, las averías son mucho más caras frente al gasolina. Y otra cosa, el coche diésel lo que necesita son muchos kilómetros para que el coche coja temperatura, baje la sonoridad y la vibración. Nos hemos comprado tantos coches diésel que el Gobierno ha dicho, vale, voy a empezar a encarecer el diésel. El precio del gasoil y de la gasolina está muy parejo ahora.

  • 1