El plaguicida que mató a la familia de Alcalá no cumplió la cadena de custodia

La juez tomó hoy declaración a tres imputados, uno de ellos representante de la empresa de gestión de residuos que debía reciclar los envases y el de la chatarrería que se los compró.

el 21 jul 2014 / 18:08 h.

Los botes de plaguicida que en diciembre pasado mataron a tres miembros de una misma familia en Alcalá de Guadaíra (Sevilla) no cumplieron la cadena de custodia, según las declaraciones realizadas hoy ante la juez instructora. Fuentes del caso han informado a los periodistas de que la juez de instrucción 2 de Alcalá de Guadaíra ha tomado hoy declaración a tres imputados, uno de ellos representante de la empresa de gestión de residuos que debía reciclar los envases y el de la chatarrería que se los compró. Los responsables de la empresa de gestión de residuos, Alansu, (cuyo representante legal de la empresa sale de declarar) (d), y de la chatarrería, que presuntamente no reciclaron de forma adecuada los envases. Los responsables de la empresa de gestión de residuos, Alansu, (cuyo representante legal de la empresa sale de declarar) (d), y de la chatarrería, que presuntamente no reciclaron de forma adecuada los envases. Según las fuentes, las declaraciones han demostrado que fallaron los mecanismos de control y que se rompió la cadena de custodia, pues en lugar de eliminar o desintoxicar los envases de plaguicida, la empresa de gestión de residuos se los vendió al peso a una chatarrería. El chatarrero pago 308 euros por mil kilos de envases que creía que eran de aluminio y de los que desconocía que eran tóxicos, según su declaración.

  • 1