lunes, 17 diciembre 2018
03:26
, última actualización

El plan contra las riadas de Almadén de la Plata llega tras 15 meses de tramitación

La Junta iniciará ahora las expropiaciones para empezar las obras durante la próxima primavera.

el 18 nov 2011 / 20:40 h.

Javier Fernández.

El proyecto contra las riadas en Almadén de la Plata culmina su proceso de tramitación después de casi año y medio tratando de que saliera adelante y evitar nuevas inundaciones en este rincón de la Sierra Norte. La Consejería de Medio Ambiente aprobó  de forma definitiva el plan después de azarosos trámites, que empezaron en verano de 2010 y que incluso obligaron a rehacer el proyecto. Así, se anunció la conclusión del período de exposición pública y alegaciones, por lo que se procederá a la consignación de 139.000 euros en concepto de depósitos previos para la expropiación de terrenos para el inicio de la actuación, prevista para la primavera de 2012.

"Se están cumpliendo los plazos previstos y cuenta con todas las garantías del proceso administrativo para los bienes y derechos afectados", señaló el delegado provincial de Medio Ambiente, Javier Fernández, que destacó que las expropiaciones se acometerán a partir de diciembre, como ya trasladó en una reunión reciente al alcalde de Almadén de la Plata, José Luis Vidal (PP), que llegó a reclamar más celeridad, hasta el punto de pedir la colaboración ciudadana para agilizar las expropiaciones.

Las obras de defensa contra las inundaciones en Almadén de la Plata, que los vecinos reclaman desde 1992, cuentan con un presupuesto que supera los 1,2 millones y su plazo de ejecución es de 11 meses. Las actuaciones se centran en la sustitución del colector actual, que hasta la fecha se ha mostrado insuficiente para evitar episodios de inundaciones en las calles, por otro de mayores dimensiones, de manera que se consigue la capacidad hidráulica necesaria. Por otro lado, también se instalará un depósito justo a la entrada del pueblo, en el punto donde entra el arroyo Calzadilla, cuyo fin es almacenar el agua para su laminación, es decir, la eliminación de caudales que drenen las lluvias de manera dosificada hacia el nuevo colector, de forma que se evita el riesgo de inundaciones.

Por último, el nuevo sistema de defensa contra inundaciones incluye la ejecución de sendos canales perimetrales que también contribuirán a recoger las aguas pluviales y derivarlas a la salida del pueblo, evitando igualmente una subida excesiva de nivel.

Sobre las ayudas a los afectados -la última tromba se produjo a finales de octubre y dañó 50 viviendas-, el alcalde ya indicó a Europa Press que las ayudas irían de 2.500 a 5.000 euros, dependiendo de la renta de los afectados y los daños registrados en los inmuebles. En ese sentido, Vidal aseguró que son unas ayudas a las que "probablemente puedan acogerse el medio centenar de vecinos que quedaron afectados".

  • 1