viernes, 22 febrero 2019
00:32
, última actualización
Economía

El plan de ajuste fiscal generará más paro y menos crecimiento

El Gobierno empeora las previsiones del cuadro macroeconómico hasta 2013

el 28 may 2010 / 12:38 h.

Las vicepresidentas María Teresa Fernández de la Vega y Elena Salgado, ayer antes de comparecer en rueda de prensa.

El ajuste fiscal al que el Gobierno se ha visto obligado para acelerar la reducción del déficit público ha obligado al Gobierno a revisar a la baja la mayoría de sus previsiones, y ahora calcula más paro y menos crecimiento económico de aquí a 2013.

El ajuste fiscal ya se plasma también en la previsión presupuestaria para 2011, de manera que el Gobierno calcula que gastará 122.256 millones ese ejercicio, el 7,7% menos que en 2010 una vez descontada la financiación de las administraciones territoriales. Un recorte que, según prometió la vicepresidenta segunda, Elena Salgado, será mayor en el gasto de los ministerios, y se situará en el 15% o más.

El Consejo de Ministros revisó los objetivos de estabilidad presupuestaria hasta 2013 y las previsiones en que se basa, en las que admite que los ajustes provocarán un mayor deterioro en la actividad y, especialmente, en el empleo. Así, el Gobierno eleva al 19,4% la tasa de paro de este año -cuatro décimas por encima de su último pronóstico- y al 18,9% el que viene (cinco décimas más).

Para 2012 espera que el paro baje considerablemente, hasta el 17,5%, estimación también peor que la anterior (17%) y en 2013 calcula que el desempleo bajará al 16,2% de la población activa -siete décimas por encima-.

Los augurios también empeoran en lo que a creación de empleo se refiere y sólo se mantiene la previsión de este año, para el que espera un retroceso del 2%. Para 2011 prevé un aumento de puestos de trabajo del 0,3% frente al 0,6% anterior. En 2012, se confía en un alza del 1,7%, una décima menos, y un año después estima un avance del 1,8%, frente al 2,2% previsto.

Mientras, el ajuste hará más lenta la recuperación, y aunque se mantiene una previsión de caída económica del 0,3% para este año, empeoran las estimaciones de crecimiento de los tres siguientes: el 1,3% en 2011 -como ya se anunció la semana pasada-, el 2,5% (frente al 2,9% de la estimación anterior) en 2012 y del 2,7% en 2013, cuatro décimas inferior de lo calculado.

La mayoría de los componentes del PIB empeoran, especialmente la inversión, que no crecerá hasta 2012. El Gobierno sólo se muestra optimista con el gasto de los hogares para este año, que espera que crezca, aunque apenas despegará entre 2011 y 2013, y con la aportación del sector exterior al crecimiento.

Salgado reconoció que el presupuesto contempla una "pequeña" disminución en el gasto previsto para prestaciones por desempleo, pero porque para 2011 se espera un paro menor, aunque eludió pronunciarse sobre la posible retirada o no de las ayudas a desempleados.

Con esa previsión de gasto y un cálculo de ingresos de 104.539 millones para 2011, el Ejecutivo espera incurrir en un déficit del Estado del 2,3% del PIB ese ejercicio, y del 6% en el conjunto de administraciones.

El objetivo, ir reduciendo el déficit para cumplir con el mandato europeo, de forma que siga bajando hasta el 4,4% del PIB en 2012 y se sitúe bajo el 3% en 2013.

El techo de gasto y los objetivos de déficit y crecimiento, que se presentarán a las comunidades y los ayuntamientos, están en la línea de la "necesaria austeridad" a la que está obligado el Ejecutivo, aseguró la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, que subrayó el "gran esfuerzo de contención" que se está haciendo, y confió en conseguir una mayoría "lo más sólida posible" para el techo de gasto y para los presupuestos, a pesar de la soledad parlamentaria de los socialistas, plasmada en la votación del decreto el jueves.

La vicepresidenta recordó que los Gobiernos deben decidir "en momentos de bonanza" y de "dificultad" y que Zapatero aprovechó los primeros para desarrollar "más y mejor política social" y "repartir riqueza" mientras que ahora hay que tomar decisiones "duras" pero "necesarias". "Estamos haciendo lo que toca hacer, no lo que nos gusta hacer, y lo estamos haciendo por responsabilidad con los ciudadanos y con el país".

El Consejo de Ministros también aprobó la aportación de 53.900 millones de España al mecanismo de estabilización financiera de la UE, al que se podrá recurrir hasta finales de 2013.

Fitch rebaja la nota a la deuda española y al ICO 

La agencia de medición de riesgo Fitch rebajó ayer la calificación de la deuda de España desde la categoría AAA a AA+ con perspectiva estable porque considera que la vuelta a la recuperación será más difícil, prolongada y lenta que para otras economías con la misma nota.

Aunque Fitch admite que el proceso de estabilización económica está en curso, advierte de que el mercado laboral "inflexible" y el proceso de reestructuración de las cajas de ahorros dificultarán la mejora.

Sobre las cajas, la agencia alude especialmente al impacto que ha tenido la crisis inmobiliaria sobre sus balances.

Fitch avisa de que la deuda pública podría elevarse hasta el 78% del PIB en 2013, si bien señala que el perfil del crédito soberano español mantiene una posición fuerte, y se apoya en una economía diversificada, un sector financiero cuyo núcleo es sólido, una tasa de ahorro relativamente alta y un historial de finanzas públicas "responsable".

Por eso, aunque rebaja la nota, la agencia otorga una perspectiva estable a la deuda española, por lo que no es previsible una bajada adicional a corto plazo.

Además, Fitch anunció la rebaja de la calificación crediticia del Instituto de Crédito Oficial (ICO) de "AAA" a "AA+ por ser un organismo del Estado, cuya actividad está en consonancia con la política económica y social del Gobierno.

 

  • 1