Local

El Plan de Calidad hace aguas

Las buenas ideas no sólo deben estar cargadas de buenas intenciones, sino de planteamientos convincentes y de oportunidad política. Justo lo contrario de lo que acaba de hacer la Consejería de Educación, a la que un 65% de la comunidad docente andaluza le ha rechazado -por acción u omisión- su oferta para acogerse al Plan de Calidad...

el 15 sep 2009 / 02:39 h.

Las buenas ideas no sólo deben estar cargadas de buenas intenciones, sino de planteamientos convincentes y de oportunidad política. Justo lo contrario de lo que acaba de hacer la Consejería de Educación, a la que un 65% de la comunidad docente andaluza le ha rechazado -por acción u omisión- su oferta para acogerse al Plan de Calidad, una iniciativa presentada en su día como la herramienta para alcanzar los objetivos que exige la OCDE, organismo que impulsa el informe PISA, que deja malparado el nivel educativo andaluz. Es cierto que un 45% de los maestros, frente a un 39%, ha apoyado el Plan, pero la decisión de los claustros -mayoritariamente en contra- será la vinculante. Es lastimoso que este esfuerzo político y económico -se propone incentivar al profesorado con 7.000 euros en cuatro años a cambio de mejorar los resultados de los alumnos- no vaya a ser aplicado mayoritariamente en los colegios e institutos. En éstos últimos el fracaso de la iniciativa ha sido clamoroso: sólo 120 de unos 850 han dicho sí. El plan, comprobado está, se ha gestionado precipitadamente y se ha explicado peor. Se forzó a los docentes a decidir con una Navidad de por medio, la campaña electoral y las elecciones al vuelta de la esquina, a la vez que los centros tenían que renovar sus planes educativos ordinarios, coincidiendo con la autoevaluación de las pruebas de diganóstico y al tiempo que arrancaba el periodo de escolarización. Puro desasosiego. Una buena parte de los que han rechazado el Plan consideran que la Junta pretendía "comprarlos". Muchos de los que lo han aprobado creen que en realidad les van a pagar por algo que ya vienen haciendo. Ni lo uno ni lo otro. El plan demandaba la aplicación de una cultura y un esfuerzo común en los centros que hoy se antoja imposible. Ante una situación de claustros divididos y colegios en los que se impondrán estrategias docentes distintas, urge adoptar soluciones.

  • 1