Local

El plan del Centro se activa el jueves 21 sin el límite de 45 minutos hasta diciembre

A cuatro días del estreno las rutas ni siquiera están señalizadas, mientras que no habrá multas y la limitación se anula hasta el 10 de diciembre.

el 16 oct 2010 / 19:34 h.

TAGS:

La calle Baños ha sido durante años una de las más colapsadas del Centro.

Tras un debate que se ha prolongado durante todo el mandato, el plan de restricciones al tráfico del Centro entrará en vigor finalmente el próximo jueves 21 de octubre. A cuatro días de esta fecha, y pese al compromiso adquirido por el Consistorio y anunciado en repetidas ocasiones, no hay ni rastro de rutas señalizadas o de informaciones en las principales vías de acceso y salida del casco histórico.

La presión vecinal, empresarial e incluso política ha descafeinado el inicio del proyecto presentado como uno de los grandes retos del Ayuntamiento en este mandato hasta el punto de que no sólo habrá un periodo de transición hasta diciembre sin multas, sino que realmente circular más de 45 minutos por el casco histórico no estará prohibido hasta el próximo 10 de diciembre. Así lo recoge una resolución de Alcaldía difundida por el área de Movilidad a través de la web municipal.

Según el proyecto municipal, a partir del jueves los vehículos sólo podrán acceder al Centro por once calles y tendrán únicamente ocho salidas posibles. Las rutas están trazadas, de forma que los movimientos puedan así ser controlados por una veintena de cámaras conectadas con una base de datos en la que están registrados todos los vehículos autorizados. Una vez dentro del Centro no vale así con cualquier salida. “La señalización vertical le guiará hacia una puerta controlada”, anuncia el área de Movilidad.

Pero no es así. Este periódico realizó ayer dos recorridos posibles. El primero, uno autorizado que se inicia en Calatrava y desemboca en Alfonso XII. Ni rastro de señales o indicaciones ya no sólo de la ruta sino de que exista un plan de restricciones más allá de las cámaras, perfectamente distinguibles. El segundo, uno no permitido: entrada por Trinidad y salida por San Julián, por la Puerta de Córdoba. Ni una indicación tampoco de que se trata de una ruta no autorizada.

Desde antes del verano, el Ayuntamiento ha venido retrasando la activación del plan de tráfico hasta que el pasado 24 de septiembre fue aprobado finalmente en un Pleno que coincidió con el anuncio de una moratoria: no habrá multas hasta el inicio del plan de tráfico de Navidad. El Gobierno local planteó entonces que sería un periodo de adaptación, de preparación para los ciudadanos, y que durante este tiempo se podría notificar a los vecinos que incumplan la norma por haber cometido una irregularidad. Pese a esto, y aunque la Delegación de Movilidad elude de momento entrar a dar más explicaciones sobre la aplicación del plan, la resolución difundida a través de la web no permite comunicar a nadie una irregularidad por circular demasiado tiempo por el casco histórico dado que realmente no es ilegal: “La limitación de tiempo de 45 minutos será de aplicación a partir del 10 de diciembre para que los conductores que accedan a la zona de tráfico restringido conozcan el funcionamiento del plan”. De momento, lo deberán conocer a través de la web del Ayuntamiento ante la ausencia de cualquier señalización.

Sí parece que hasta el inicio del plan de tráfico no habrá más cambios en un proyecto que ha experimentado decenas de alteraciones para adaptarse así a las reivindicaciones de distintos sectores. La última propuesta, la planteada por la asociación de hosteleros para acotar aún más el horario de restricciones, de forma que los accesos sean libres a partir de las nueve de la noche –ahora es desde las diez– queda de momento aparcada. Aunque el Consistorio deja abierta en su resolución la posibilidad de alterar determinados detalles del proyecto: “Se podrán modificar de forma temporal por planes especiales de ordenación del tráfico cuando las circunstancias de interés público así lo aconsejen”.

Serán sólo pequeños cambios. El grueso del plan ya está definido y dejará libertad de circulación en el Centro sólo para los grupos de vehículos autorizados. El resto, a partir de diciembre, tendrán la limitación de 45 minutos que de incumplirse podrá ser sancionada como una infracción de carácter leve. Las multas serán de 70 euros.

La flexibilización del plan desarrollado a lo largo de los últimos años, desde que en 2007 se aprobó la ordenanza de peatones y ciclistas, ha incrementado progresivamente el número de vehículos autorizados. Los residentes conforman el paquete principal: más de 40.000 vehículos de vecinos del Centro tienen ya o pueden solicitar los permisos para circular y aparcar libremente en el Centro siempre que estén empadronados y abonen en Sevilla el impuesto de circulación. Le siguen los propietarios y usuarios de las plazas de garaje, que deberán acreditar que cuentan con una plaza en propiedad o compartida y que no requerirán ni estar empadronados ni pagar el sello del coche en Sevilla.

También tienen libre acceso los vehículos de distribución de servicios y reparto a domicilio, sin límite de tiempo ni obligación de respetar las rutas señalizadas de acceso al casco histórico, y los vehículos de carga y descarga, aunque estos sí con una limitación horaria: de siete a once de la mañana y de tres a cinco de la tarde. Las restricciones no existen tampoco para motos, vehículos de discapacitados y todos los servicios especiales y públicos. Al margen de las autorizaciones de permisos temporales que se puedan solicitar, los clientes de hotel pueden circular libremente por el Centro durante su estancia; y todas las plazas de los aparcamientos rotatorios del casco histórico continuarán pese a que el PGOU planteó su cierre.

El Consistorio cree haber resuelto con su sistema las numerosas excepciones de un plan complejo que arranca esta semana y cuyo futuro se decide en las elecciones de mayo.

  • 1