Local

El policía que secuestró un autobús con más de 25 pasajeros libera a 6 de ellos

el 23 ago 2010 / 05:40 h.

TAGS:

Un ex policía armado que hoy ha secuestrado en Manila un autobús con pasajeros, entre los que hay unos 25 extranjeros y varios niños, para exigir su readmisión en el cuerpo, ha liberado ya a tres mujeres y a tres menores, indicaron fuentes policiales.

El secuestrador, que está armado fusil de asalto M-16, tomó el control del vehículo a las 09.00 de la mañana hora local (01.00 GMT) y mantiene negociaciones con las autoridades.

La Policía identificó al presunto secuestrador como Rolando Mendoza, un antiguo inspector con el grado de capitán que fue apartado del cuerpo en 2008 después de ser acusado de robo, extorsión y tráfico de drogas.

El portavoz de la Policía Nacional, Agrimero Cruz, indicó que las tres mujeres y los tres niños han sido liberados por Mendoza han sido trasladados a las dependencias policiales para que aporten información.

El secuestrador ha colocado una cartulina en una ventana del autocar en la que ha escrito las condiciones para la poner en libertad a los rehenes, y que incluyen la de que debe ser absuelto por la defensora del Pueblo de Filipinas de los cargos que sobre él pesan.

Mendoza también ha hecho llegar mensajes escritos en pequeños trozos de papel a los agentes desplegados en la zona, mientras que la Policía trata de hablar directamente con él llamando al teléfono móvil del conductor.

Las imágenes de televisión mostraron al autocar con todas las cortinas echadas y a negociadores de la Policía hablando con el secuestrador sentado en el asiento del conductor.

Aunque en un primer momento una fuente policial indicó que los pasajeros eran de nacionalidad surcoreana, el jefe policial de Manila, Rodolfo Magtibay, señaló después que son chinos, la mayoría de Hong Kong, y que con ellos viajan tres filipinos: el conductor, un guía y un fotógrafo.

El autobús, perteneciente a la agencia Hong Tai Travel, ha sido rodeado por las fuerzas de seguridad cerca del parque de Rizal, uno de los lugares más visitados de la capital filipina.

 Comandos policiales fuertemente armados y tiradores de élite del cuerpo han sido desplegados en las cercanías, explicó el portavoz de la Policía Nacional.

"Continuamos negociando con el secuestrador", añadió Cruz a los periodistas.

El secuestrador se subió al vehículo cuando éste provenía del casco histórico de Intramuros y se encontraba a apenas 150 metros de una comisaría.

Según los datos policiales, el inspector Rolando Del Rosario Mendoza fue expulsado del cuerpo el pasado enero junto a otros cuatro agentes por la Defensora del Pueblo de Filipinas.

El ex inspector extorsionó hace dos años a un ciudadano filipino, Christian Kalaw, al que exigió 20.000 pesos (unos 444 dólares, 349 euros) por permitirle aparcar en un lugar prohibido, conducir sin licencia y consumo de drogas.

De acuerdo al informe policial, el ex oficial y otros tres agentes obligaron a Kalaw a tragarse un sobre lleno de metanfetamina hidroclórida, una droga alucinógena de extendido consumo en el sudeste de Asia.

En septiembre de 2007 ocurrió un hecho similar, en el que un persona, que finalmente fue detenida, secuestró en Manila un autobús con unos treinta niños que se dirigían al colegio.

  • 1