miércoles, 20 febrero 2019
19:56
, última actualización
Local

El político nace y se hace

Los expertos coinciden en que debe haber un equilibrio entre la preparación y el carisma.

el 23 may 2010 / 18:55 h.

TAGS:

¿Están bien preparados los políticos andaluces? ¿Hace falta estudiar para serlo? Los expertos coinciden en que un político nace y se hace, es decir, que es necesario un conocimiento sólido pero que no servirá si no hay una base de "pasión, valores y voluntad de servicio público". La receta que mejor funciona -aseguran- es un equilibrio entre la preparación y el carisma personal. Hoy en día, sin embargo, la difícil situación social y económica como consecuencia de la crisis hace más necesario que nunca que los que mandan tengan un potente bagaje formativo. "Hay que tomar decisiones complejas porque nos enfrentamos a una realidad compleja y no basta con el instinto. Hay que prepararse bien", opina el profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Pablo de Olavide Javier Torres Vela.

Los expertos sostienen que los partidos deben ofrecer formación independiente a sus cargos públicos. "No se puede exigir una carrera determinada, pero es mejor que estén preparados", explica Luis Hinojosa, catedrático del departamento de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales de la Universidad de Granada . Cree que las organizaciones políticas deberían proporcionar a los suyos una "formación externa y técnica, no tanto ideológica".

Ya hay experiencias en este sentido. El PP acaba de abrir una escuela para preparar de forma personalizada a sus candidatos municipales, a los que enseñará durante un año gestión económica y urbanística. También puso en marcha un aula de enseñanza virtual para sus militantes y cargos públicos. El PSOE se nutre a nivel nacional de la Fundación Jaime Vera , una escuela para que sus cargos y afiliados aprendan, sobre todo, los entresijos del partido. También cuentan con la Fundación Alfonso Perales y la de Ideas para el Progreso . Ahora lo que más se demanda es el uso de las nuevas tecnologías y la Red 2.0, señala la secretaria del Formación del PSOE andaluz, Soledad Pérez.

Nivel educativo. Para evitar el adoctrinamiento, el aprendizaje debería quedar lejos de las siglas partidistas. Una buena opción es el máster para políticos que arrancará en breve en la Pablo de Olavide de Sevilla. También el Parlamento andaluz ha promovido varias iniciativas. En esta legislatura se han organizado dos cursos específicos para diputados: uno sobre el uso de las herramientas informáticas (intranet o móvil), al que se apuntó el 80%, y otro para mejorar la oratoria, que contó sólo con 13 de los 109 parlamentarios.

En este debate no hay que pasar por alto que el perfil educativo de los políticos andaluces ha mejorado considerablemente a lo largo de los años. En la actualidad, el 88% de los diputados son universitarios, diez puntos más que en la primera legislatura, según un estudio elaborado por el catedrático de Sociología de la Olavide, Xavier Coller. El PP es el que tiene un mayor número de parlamentarios licenciados (un 95%), seguido del PSOE (84%) e IU (67%). Entre sus señorías siguen predominando los educadores (uno de cada cuatro es profesor), una profesión que, según este sociólogo, es "afín a la política, igual que los abogados". Hace dos mandatos, el 46% de los parlamentarios eran educadores.

Según Coller, que está desarrollando actualmente para el Centro de Estudios Andaluces el proyecto de investigación Élites parlamentarias andaluzas: federalismo e identidad colectiva en la España de las Autonomías, hay dos tipos de políticos: los que "viven de la política", que han hecho de ella su profesión, y los que "viven para la política", es decir, aquellos que pueden volver a sus respectivos trabajos cuando dejan un cargo público. A su juicio, si abundan los primeros se corre el "riesgo" de rozar la "oligarquía", porque siempre mandan los mismos en distintos puestos.

El resto de expertos consultados por este periódico coincide en que es desaconsejable que los políticos no tengan otro oficio. Al secretario general del PSOE andaluz, José Antonio Griñán, se le criticó que al formar la nueva ejecutiva del partido colocara en los primeros puestos a dirigentes cuya única experiencia profesional se ciñe al ámbito de la política. "El político que sabe y vale para todo no es la mejor opción", afirma Hinojosa. "Ese modelo no es bueno. Hay que llegar a la política después de haber trabajado, dado clases, etc.", añade Torres Vela. Pero puntualiza: "Quien sólo aporta conocimiento no suele ser un buen político, sino un tecnócrata", matiza. Lo dicho, en el equilibrio está la virtud.

  • 1